Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Actividades e Axenda
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Majestad el Rey con motivo de la Despedida del contingente español con destino a Afganistán

Base Aérea de Zaragoza, 24.01.2002

S

oldados,

Vais a partir para una nueva misión fuera de nuestras fronteras. Una nueva misión que contribuirá a la pacificación de Afganistán y al restablecimiento y seguridad de sus instituciones.

Dentro de la escena internacional, España ocupa un puesto destacado en los terrenos económico, político y cultural. De acuerdo con esta realidad, es necesario que ocupemos también en el ámbito de la defensa el puesto que nos corresponde y asumamos con convicción nuestros compromisos y nuestras responsabilidades para con la comunidad internacional.

Hace más de una década, emprendimos una nueva senda de compromiso en la defensa de la paz y la legalidad internacional. Primero con nuestra participación en la misión de las Naciones Unidas en el proceso de independencia de Namibia. A ésta le siguieron, entre otras, nuestras misiones en Angola, en Nicaragua, en El Salvador, en Mozambique, en Bosnia o en Kosovo.

De año en año, nuestras Fuerzas Armadas han ido aumentando su compromiso internacional en cantidad y calidad. En la actualidad, tenemos más de tres mil soldados desplegados fuera de nuestras fronteras en distintas misiones de mantenimiento de la paz, en tres teatros de operaciones y en siete misiones de observación auspiciadas por las Naciones Unidas, la Unión Europea y la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa.

Hoy, con esta nueva misión a Afganistán, podemos reconocer orgullosos que nuestro compromiso se extiende por cuatro continentes. Nuestro compromiso con el mantenimiento de la paz y la defensa de la legalidad internacional tiene hoy una vocación de alcance global.

Esta participación ha supuesto un enorme coste, y no estoy hablando en términos económicos. Además del esfuerzo y desvelo de los miles de soldados que os han precedido, la contribución española a la paz mundial ha supuesto el sacrificio de veintidós de nuestros compañeros de armas. Su compromiso ha supuesto el sacrificio de lo más valioso que tenían, su vida, en cumplimiento de su deber y de la misión que les fue encomendada.

España está inequívocamente volcada en la lucha contra el terrorismo, que es la defensa de la libertad. Sentimos y expresamos nuestra solidaridad ante las amenazas a la estabilidad y al orden internacional y tenemos la capacidad y la voluntad de hacerlo.

Formamos parte importante de una acción concertada para luchar contra el terrorismo y para rescatar a un pueblo del horror del fanatismo. Vuestra misión viene respaldada por vuestra experiencia en escenarios alejados y complejos.

Las Fuerzas Armadas españolas se han ganado el respeto de aquellas poblaciones a las que han acudido a socorrer. Ese respeto a las culturas ajenas y al sufrimiento de esas poblaciones os ha permitido escribir nuevas páginas de orgullo y gloria en la historia de nuestras Fuerzas Armadas.

Soy consciente de la dificultad de vuestro trabajo. A los peligros inherentes a la misión asignada en tierras afganas, se unen los problemas derivados de la gran distancia que las separa de nuestra patria y las complicaciones logísticas que ello trae consigo. Nunca, desde hace más de un siglo, tropas españolas habían sido destacadas tan lejos.

Estoy seguro de que, con vuestra profesionalidad y preparación, con vuestra capacidad de entrega y de sacrificio, superaréis todas las dificultades y pronto estaréis de vuelta con la satisfacción de haber cumplido brillantemente vuestra misión.

Marchad con orgullo. Tened presente que contáis con el aplauso y la confianza de todos los españoles y que detrás de todos vosotros están sus mejores ideales de solidaridad, de libertad y de paz, así como el afecto, el aliento y la confianza de vuestro Rey.

Jefe de la Formación, mande firmes:

Soldados, gritad conmigo:

¡Viva España!

Volver a Discursos
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+