Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Actividades e Axenda
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Alteza Real la Infanta Doña Elena en la inauguración de la XIV Conferencia Internacional del Sida

Barcelona, 07.07.2002

E

s para mi un placer darles a todos la bienvenida a España con motivo de la XIV Conferencia Internacional del Sida, y transmitirles la satisfacción de mi país por haber podido apoyar este encuentro, y ayudar a reunirnos hoy en Barcelona.

Los últimos informes sobre el sida reiteran la gravedad de una situación que sigue creciendo exponencialmente y fuera de control en muchos países.

De una parte, por la falta de conocimiento de los estragos que produce esta enfermedad, y la despreocupación respecto al uso de los medios que previenen su contagio. Y a la vez, cerrando este círculo vicioso, por la insuficiencia de la ayuda internacional, incluso para objetivos tan primarios como el de facilitar el acceso de los afectados a un tratamiento adecuado.

Hace un año la Declaración de Compromisos que suscribieron ciento ochenta y nueve países en la Sesión Especial de la Asamblea General de Naciones Unidas para la lucha contra el sida, llamó la atención sobre la necesidad de llevar a cabo una labor de alcance mundial en este sentido.

La Conferencia que hoy inauguramos representa una oportunidad para avanzar en este camino y para diseñar planes de acción prácticos para el futuro.

El tema de esta reunión es "Conocimiento y compromiso para la acción", y supone compartir las novedades más importantes en las áreas de la investigación, el tratamiento y la prevención, así como definir una serie de programas concertados, y comprometerse a realizarlos.

Una tarea que implica la creación de una red de apoyo y solidaridad, que, además del aspecto asistencial, se propone sobre todo promover el respeto a la dignidad y la aceptación de todos aquellos a quienes se dirigen nuestros esfuerzos.

Todos coincidimos en que el objetivo prioritario es garantizar una atención sanitaria básica, que facilite el tratamiento de los afectados, incluso en los países y entornos más carentes de recursos, y la disponibilidad de medidas de prevención, así como el asesoramiento necesario para mejor utilizarlas.

Pero el sida no es un fenómeno aislado, sino el resultado de un panorama general de carencias básicas en materia de salud. En este campo nos esperan muchos objetivos igualmente necesarios: el control de recursos y servicios básicos, como el agua potable y el saneamiento; la mejora de las condiciones sanitarias de las madres; la lucha contra la mortalidad infantil y tantas otras cosas necesarias para mejorar la salud.

Luchar contra el sida es atacar sus implicaciones sociales, demográficas, políticas y económicas, y las causas que las producen. Es, ante todo, una cuestión de educación, capaz de promover un desarrollo auténtico y de convertir a los sujetos pasivos y víctimas potenciales de la enfermedad en colaboradores activos de la lucha contra ella.

Es mucho el trabajo que tenemos por delante. Animo a todos ustedes a consolidar y profundizar el conocimiento científico sobre el sida. Invito a las instituciones públicas y privadas y a las autoridades sanitarias internacionales a renovar e incrementar su compromiso en la lucha contra esta enfermedad. Y pido a todos los presentes que mantengan su dedicación a esta tarea cuando este encuentro haya terminado.

Estoy convencida de que la Conferencia de Barcelona será un nuevo hito en la lucha contra el sida si trabajamos todos juntos en la dirección correcta.

Señoras y señores, con esta esperanza y el deseo de que sus trabajos supongan un avance decisivo en esta cuestión, que a todos nos atañe, declaro inaugurada la XIV Conferencia Internacional del Sida.

Volver a Discursos
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+