Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Actividades e Axenda
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Majestad el Rey en la firma del Tratado de Adhesión de España a las Comunidades Europeas

Palacio Real de Madrid, 12.06.1985

S

eñores primeros Ministros, señor Presidente del Consejo, señores Presidentes de las instituciones comunitarias, señoras y señores, bienvenidos a España. Bienvenidos a Madrid su capital. Bienvenidos a este Palacio de Oriente. Como acostumbramos a decir los españoles, sentíos en vuestra casa.

España se honra en recibir a los más ilustres dignatarios de las Comunidades Europeas y de las naciones que las integran. Encarnáis lo que el pueblo español entiende por Europa: los principios de libertad, igualdad, pluralismo y justicia, que también presiden la Constitución española.El pueblo español os recibe satisfecho y consciente de la alta significación que este acto encierra.

Si vuestros países son Europa, España lo es también por su cultura y por voluntad secular. En el alba de la época moderna, al constituirse la comunidad internacional, España estaba presente como uno de los primeros Estados-Nación constituidos en nuestro continente.

Antes, España, este país, que convivió durante siglos con las culturas islámica y hebrea; este país, que asentó su condición de nación en una empresa transeuropea llamada América, nunca quiso dejar de ser Europa. A lo largo de la historia, España ha estado presente en los principales esfuerzos de Europa y se propone seguir estándolo.

Estamos hoy aquí sancionando la participación de mi país en el proyecto común europeo. Esto representa una responsabilidad para todos nosotros, y los gobiernos españoles sabrán cumplir el compromiso europeo de España.

Vivimos un gran día para España y para Portugal, la nación peninsular hermana; juntos emprendemos una andadura que ha de vivificar nuestras relaciones. Vivimos un gran día para Europa. Un día que debe tener también significado positivo más allá del continente europeo.

No es la primera vez que digo que Europa es transeuropea: que en su ser está el tratar de ir más allá de sí misma. Una Europa cerrada, desdeñosa de lo ajeno, sería menos Europa.

Por eso, España, al poner de manifiesto constantemente sus vínculos con los pueblos de habla hispana, al fomentar la amistad con el mundo árabe y africano, no disminuye su europeidad, sino que la manifiesta creadoramente.

Señores primeros Ministros, señor Presidente del Consejo, señores Presidentes de las instituciones comunitarias, señoras y señores, es para mí una especial satisfacción invitaros a que procedáis a dar testimonio del empeño que todos compartimos de ampliar las Comunidades Europeas. Y, más allá, de la voluntad común de construir una Europa unida, lo que constituye un objetivo que llena de esperanzas nuestro futuro.

Volver a Discursos
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+