Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Actividades e Axenda
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Alteza Real el Príncipe de Asturias y de Girona en la presentación, en Barcelona, de la Fundación Príncipe de Girona

Barcelona, 14.12.2011

En primer lloc agraeixo profundament al Molt Honorable President de la Generalitat de Catalunya la seva presència en aquest acte i pel seu interès i recolzament constant a la nostra Fundació. Agraeixo igualment l?assistència i companyia de les altres autoritats (Ministro de Educación, Presidenta del Parlament, Alcalde...)i també, per suposat, la de tots aquells que heu volgut venir a conèixer més i millor la nostra activitat i els nostres propòsits. Això ens alegra, ens estimula i ens fa sentir encara més la responsabilitat de la nostra tasca.

A totes les presentacions de la Fundació dutes a terme fins ara hem tingut la sort d?escoltar les paraules d?un conferenciant de prestigi; persones que ens donen suport des del nostre Consell Assessor o des d?altres instàncies acadèmiques i científiques, que comparteixen les nostres inquietuds. Amb el seu saber i la seva visió personal i professional ens han ajudat a comprendre moltes coses, ens han aportat idees, coneixement i perspectiva respecte dels joves, de la nostra tasca en benefici seu. Avui ho ha fet el Professor Rolf Tarrach i, per això, en nom de tots, li ho agraeixo de manera especial i el felicito molt sincerament per la intervenció brillant i lúcida que tant ens ha enriquit.

Quisiera también agrader las palabras de bienvenida del alcalde de Barcelona y las palabras del ministro y del presidente de la Generalitat, que tanto nos ayudan en nuestros propósitos.

Senyores i senyors,

Per la FPdGi avuiés un dia molt especial. Si bé ja formem part del paisatge quotidià de la societat gironina, on per cert ens sentim molt ben acollits, hem volgut?i cregut important- presentar-nos formalment davant del conjunt de la societat catalana. Perquè la Fundacióés una iniciativa que neix en aquesta terra i aspira a reflectir els valors que la caracteritzen, a projectar-los envers la resta d?Espanya?i més enllà-, a convertir-se, en definitiva, en una referència positiva per la nostra joventut.

Fem doncs la presentació en aquesta capital de Catalunya, amb la que m?uneixen records i vivències inoblidables, Alcalde. Sobre totes elles sobresurt en la meva memòria la imatge entrant a l?Estadi Olímpic de Montjuïc, tant a prop d?on som ara mateix, aquell 25 de juliol del 92, cap a les deu de la nit, quan vaig tenir l?honor d?encapçalar, amb una emoció inigualable, la delegació olímpica espanyola. Tantes alegries, tants esforços per arribar a aquell moment; tanta intensitat per molts motius, també esportius... Encara avui, proper ja el vintè aniversari (sembla mentida!), sento quelcom molt especial en recordar-ho. Els barcelonins, especialment els de la meva generació, saben que hi ha un abans i un després de la Barcelona Olímpica. La ciutat va millorar el seu urbanisme, les seves infraestructures, i va deixar de donar l?esquena al mar.

Però també va transformar-se l?ànima de Barcelona. La XXV edició dels Jocs Olímpics fou el resultat d?una aposta per un gran projecte comú: Catalunya i Espanya tota van acompanyar els barcelonins en el seu afany per celebrar uns Jocs que marcarien història. El món sencer va descobrir llavors aquesta ciutat que va despertar, i continua fent-ho, l?admiració de milions de ciutadans de tot el món. Des d?aleshores, Barcelona continua el seu camí, orgullosa de la seva tradició, i sempre revalidant la seva aposta per la modernitat.

El President de la Fundació, Toni Esteve, ha parlat sobre la seva orientació i les seves línies principals d?activitat. Per això, em permetran que no hi insisteixi, però sí que els transmeti els sentiments que ens han inspirat, les conviccions que compartim i els objectius als quals aspirem tots els qui en formem part.

Els moments actuals són temps pel compromís; la societat no ha de romandre indiferent front als problemes que ens afecten. Per això, a més de les nostres obligacions, creiem que hem d?assumir responsabilitats més grans de cara als demés, aportant el nostre esforç, talent i imaginació a l?interès comú, sense esperar més reconeixement que la pròpia satisfacció de contribuir?en aquest cas- a millorar la vida i les expectatives dels nostres joves.

Ens uneix molta il?lusió i molt d?entusiasme, imprescindibles per l?èxit de qualsevol projecte a la vida i especialment necessaris en els nostres dies per contribuir a fer més positius elsànims i les actituds. I la raóés tant simple com potent: creiem en allò que fem. I aquesta fe es converteix en l?instrument, en el motor més poderós de la nostra activitat, que contagia a tots els qui comparteixen les nostres activitats i impregna la feina diària de la Fundació.

Tenim confiança en el nostre projecte, confiança basada en el rigor, la serietat i la coherència que pretenem imprimir a les nostres iniciatives. Aspirem, per això, a deixar petjada i, amb el temps, a liderar i marcar la diferència. Ho farem sense pressa, ferma i serenament, i fent bé la nostra feina, buscant sempre l?excel?lència.

Som una fundació jove, però comptem amb valuoses aliances i una ambició honesta i transparent. Aliança amb els nostres patrons, que ens aporten recursos amb gran generositat, ens ajuden a orientar-nos i ens reforcen en les nostres idees: aliances amb altres institucions públiques i privades; i aliances, sobretot, amb aquells que són la nostra raó de ser, els joves i el futur que ells representen.

Però a més d?aquests sentiments, a la Fundació compartim també les mateixes conviccions. Valorar les idees dels altres, respectar els seus sentiments, resoldre les diferències mitjançant el diàleg i unànim constructiu, unit a un esperit integrador, formen part essencial de la nostra cultura de treball.És una manera de sentir però també d?actuar.És un missatge que volem per a la nostra societat.

Señoras y Señores,

La Fundación se ha fijado como objetivo prioritario la juventud. Decía Steve Jobs que no hay que rendirse nunca ni conformarse; que no debemos permitir que nadie ahogue nuestros sueños ni que el ruido de las opiniones ajenas apague nuestra propia voz interior; que hay que tener valor para seguir a nuestro corazón, para tener fe en uno mismo. Esas palabras definen a un visionario de la sociedad del conocimiento y reflejan el espíritu emprendedor de estos comienzos de siglo. Pero en esas palabras late también la idea de lo que constituye la clave de nuestros días: las personas, que han sido y serán siempre el corazón y el alma de toda empresa, de toda actividad. Esa es siempre la clave deléxito.

En estos momentos, en los que debemos afrontar una profunda crisis económica y adaptar, al mismo tiempo, tanto nuestro sistema productivo, como muchos de nuestros hábitos y comportamientos a los avances tecnológicos y científicos, debemos ver en cada uno de estos problemas un reto formidable. Si creemos en nuestro futuro es la hora de la mayor responsabilidad.

Y precisamente si pensamos en el futuro, nuestra preocupación por la juventud es ineludible. La Fundación, con la colaboración de los propios jóvenes, sin paternalismos, quiere ayudarles para que conozcan mejor el entorno, bien diferente al actual, en el que van a tener que desenvolverse; hacerles ver que deben formarse y prepararse, con el mayor esfuerzo para vivir y trabajar en un mundo mucho más abierto, como hemos escuchado, más complejo, menos protegido que el que hemos conocido; pero también un mundo que ofrece muchas oportunidades, y que hay que saber aprovecharlas con imaginación y competencia; hay que saber moverse para saber encontrarlas; ese es el mundo globalizado que llegó, y en el que estamos inmersos.

Queremos también reconocer trayectorias y mostrar ejemplos que les convenzan de que otros, con trabajo y sacrificio, han podido hacer realidad sus sueños; enseñarles el valor de la creatividad y de la innovación, a rehuir el miedo al riesgo y a superar el fracaso; y, sobre todo, impulsarles a que afronten su futuro con una nueva mentalidad, abierta y creadora, en la que la capacidad de iniciativa individual vaya de la mano de la solidaridad. Particularmente me alegra comprobar que muchos jóvenes habéis aceptado nuestra invitación para estar aquí y confío en que compartáis estos criterios.

Señoras y Señores,

Apoyar la constitución de esta Fundación e implicarme en su puesta en marcha y desarrollo ha supuesto para mí una satisfacción muy grande por varios motivos que quisiera compartir con todos esta tarde:

En primer lugar, porque este proyecto da contenido y pone en valor, más allá de su alcance institucional, el título de Príncipe de Girona, un símbolo de nuestra historia; Un título, felizmente recuperado y amparado por nuestra Constitución después de casi tres siglos y cuya voluntad de ejercicio, contribuye a hacer realidad mi deseo, firme y permanente?hoy como Heredero de la Corona- de adaptar, de adecuar la institución a los tiempos que vivimos en cada momento, impulsando un proyecto que une nuestra historia con el futuro, que engarza nuestra tradición a un espíritu de vanguardia y de progreso.

Por otra parte, la Fundación me permite también materializar mi deseo de impulsar iniciativas que ayuden y resultenútiles a la sociedad, y hacerlo desde la propia sociedad. Al fin y al cabo, servir con dedicación al Estado, al conjunto de los españoles; trabajar por los intereses generales y promover acciones o iniciativas que sirvan al interés común, constituyen para mí un compromiso personal inalterable y sin matices. Una tarea, en definitiva, a la que dedico mi vida y que forma parte de mis deberes y convicciones, especialmente tras mi juramento de la Constitución hace ya 25 años. Y ahora también junto a la Princesa.

Finalment, aquesta iniciativa em dóna la gran oportunitat de profunditzar en la meva vinculació amb Catalunya i de poder apreciar tant l?orgull que els catalans senten per la seva història i les seves tradicions, com l?amor profund per la llengua catalana en la que, modestament, tant em plau expressar-me; un patrimoni extraordinàriament valuós que a tots ens enriqueix . Un poble, finalment, treballador i sensat, respectat pel seu esperit obert i dialogant, amant de la cultura i de la feina ben feta.

I he de dir-los que a la Princesa i a mi sempre ens ha emocionat i motivat el suport i l?empenta que Catalunya, i especialment Girona, han donat a aquest projecte; i a la vegada ens ha emocionat també l?afecte, el respecte i l?estimació amb els que sempre ens han envoltat i que, vostès ho saben bé,és ben recíproc.

Señoras y Señores

Confío en que en este acto de presentación de la FPdGi hayamos conseguido ganarnos su simpatía, su amistad y su colaboración con nuestros objetivos. Pero también me gustaría haber conseguido su complicidad con los principios fundacionales de una institución de la que forman parte personas y entidades de diversos territorios de España y de sensibilidades diferentes, pero unidas en un esfuerzo común, en un proyecto nuevo nacido en el siglo XXI y que mira hacia el futuro con esperanza.

Me siento legítima y profundamente orgulloso de ostentar la Presidencia de Honor de esta Fundación cuyas señas de identidad, que he descrito en mis palabras, son las propias de la tierra en la que ha nacido: una Cataluña que, con su personalidad propia, tanto puede contribuir al futuro de España?como así ha hecho tantas veces en nuestra Historia- con esas cualidades que hoy, y siempre, son tan necesarias: ilusión, responsabilidad, confianza, seriedad y liderazgo.

Por eso quiero terminar, compartiendo con todos la esperanza de que se hagan realidad las palabras de uno de los historiadores más grandes que han dado estas tierras catalanas, nacido precisamente en Girona: Jaume Vicens Vives; cuya visión integradora y defensa del respeto mutuo como base para la convivencia inspiraron a muchos hombres de Estado; y quien, poco antes de morir prematuramente, escribió:?Trobarem el pas i la clariana i ens desfarem de la nit i de la boira?. "Encontraremos el camino y la luz y nos desharemos de la noche y de la niebla".

Este proyecto da contenido y pone en valor, más allá de su alcance institucional, el título de Príncipe de Girona, un símbolo de nuestra historia; Un título, felizmente recuperado y amparado por nuestra Constitución después de casi tres siglos y cuya voluntad de ejercicio, contribuye a hacer realidad mi deseo, firme y permanente –hoy como Heredero de la Corona- de adaptar, de adecuar la institución a los tiempos que vivimos en cada momento, impulsando un proyecto que une nuestra historia con el futuro, que engarza nuestra tradición a un espíritu de vanguardia y de progreso. Servir con dedicación al Estado, al conjunto de los españoles; trabajar por los intereses generales y promover acciones o iniciativas que sirvan al interés común, constituyen para mí un compromiso personal inalterable y sin matices. Una tarea, en definitiva, a la que dedico mi vida y que forma parte de mis deberes y convicciones, especialmente tras mi juramento de la Constitución hace ya 25 años.

Muchas gracias.

[Versión en castellano]

En primer lugar, agradezco profundamente al Molt Honorable President de la Generalitat de Catalunya su presencia en este acto y su interés y apoyo constante a nuestra Fundación. Igualmente agradezco la asistencia y compañía de las demás Autoridades (Ministro de Educación, Presidenta del Parlamento, Alcalde); y también, por supuesto, la de todos los que habéis querido venir a conocer más y mejor nuestra actividad y propósito. Ello nos alegra, nos estimula, y nos hace sentir aún más la responsabilidad de nuestra tarea.

En todas las presentaciones de la Fundación llevadas a cabo hemos tenido la suerte de escuchar las palabras de un conferenciante de gran prestigio; personas que nos apoyan desde nuestro Consejo Asesor o desde otras instancias académicas y científicas, y que comparten nuestras inquietudes. Con su saber y su visión personal y profesional nos han ayudado a comprender muchas cosas, nos han aportado ideas, conocimiento y perspectiva respecto de los jóvenes, de nuestra labor en su beneficio. Hoy lo ha hecho el Profesor Rolf Tarrach y, por ello, en nombre de todos, se lo agradezco de manera especial y le felicito muy sinceramente por la intervención brillante y lúcida que tanto nos ha enriquecido.

Quisiera también agrader las palabras de bienvenida del alcalde de Barcelona y las palabras del ministro y del presidente de la Generalitat, que tanto nos ayudan en nuestros propósitos.

Señoras y Señores,

Para la FPdGi hoy es un día muy especial. Si bien ya formamos parte del paisaje cotidiano para la sociedad gironina donde, por cierto, nos sentimos muy bien acogidos, hemos querido -y creído importante- presentarnos formalmente ante el conjunto de la sociedad catalana. Porque la Fundación es una iniciativa que nace en esta tierra y aspira a reflejar los valores que la caracterizan, a proyectarlos hacia el resto de España -y más allá-, y a convertirse sobre todo en una referencia positiva para nuestra juventud.

Hacemos la presentación en esta capital de Cataluña, con la que me unen recuerdos y vivencias inolvidables, Alcalde. Sobre todas ellas sobresale en mi memoria la imagen entrando en Estadio Olímpico de Montjuic, tan cerca de aquí, aquél 25 de julio del 92 hacia las diez de la noche, cuando tuve el honor de encabezar con una emoción inigualable la delegación olímpica española. Tantas alegrías, tantos esfuerzos hasta llegar a ese momento; tanta intensidad por muchos motivos, también deportivos... Todavía hoy, cercano ya el XX Aniversario (¡parece mentira!), siento algo muy especial al recordarlo. Los barceloneses, especialmente los de mi generación, saben que hay un antes y un después de la Barcelona Olímpica. La ciudad mejoró su urbanismo, sus infraestructuras y dejó de darle la espalda al mar.

Pero también se transformó el alma de Barcelona. La XXVª edición de los JJOO fueron el resultado de una apuesta por un gran proyecto común: Cataluña y España entera acompañaron a los barceloneses en su empeño y ambición por celebrar unos Juegos que marcarían historia. El mundo entero descubrió entonces esta ciudad, que despertó y sigue despertando la admiración de millones de ciudadanos de todo el mundo. Y desde entonces, esta ciudad sigue su camino, orgullosa de su tradición, y siempre revalidando su apuesta por la modernidad.

El Presidente de la Fundación, Toni Esteve, ha hablado sobre su orientación y sus principales líneas de actividad. Por ello, me van a permitir que no insista en ello, pero sí que les transmita los sentimientos que nos han inspirado, las convicciones que compartimos y los objetivos a los que aspiramos cuantos formamos parte de ella.

Los momentos actuales son tiempos para el compromiso; la sociedad no debe permanecer indiferente frente a los problemas que nos afectan. Por ello, además de nuestras obligaciones, creemos que debemos asumir mayores responsabilidades para con los demás, aportando nuestro esfuerzo, talento e imaginación al interés común sin esperar mayor reconocimiento que la propia satisfacción de contribuir -en este caso- a mejorar la vida y las expectativas de nuestros jóvenes.

Nos une mucha ilusión y mucho entusiasmo, imprescindibles para eléxito de cualquier proyecto en la vida y especialmente necesarios en nuestros días para contribuir a hacer más positivos losánimos y las actitudes. Y la razón es tan simple como potente: creemos en lo que hacemos. Y esa fe se convierte en el instrumento, en el motor más poderoso de nuestra actividad, que contagia a cuantos comparten nuestras actividades e impregna el trabajo diario de la Fundación.

Tenemos confianza en nuestro proyecto; confianza basada en el rigor, la seriedad y la coherencia que pretendemos imprimir a nuestras iniciativas. Aspiramos, por ello, a dejar huella, y con el tiempo, liderar y marcar la diferencia. Pero lo haremos sin prisa, firme y serenamente, y haciendo bien el trabajo, buscando siempre la excelencia.

Somos una fundación joven; pero contamos con valiosas alianzas y una ambición honesta y transparente. Alianza con nuestros patronos, que nos aportan recursos con gran generosidad, nos ayudan a orientarnos y nos refuerzan en nuestras ideas: alianzas con otras instituciones públicas y privadas; y alianzas, sobre todo, con aquellos que son nuestra razón de ser, los jóvenes y el futuro que ellos representan.

Pero además de estos sentimientos, en la Fundación compartimos también unas mismas convicciones. Valorar las ideas de los demás, respetar los sentimientos ajenos, resolver las diferencias mediante el diálogo y unánimo constructivo, unido a un espíritu integrador, forman parte esencial de nuestra cultura de trabajo. Es una forma de sentir pero también de actuar. Es un mensaje que queremos para nuestra sociedad.

Señoras y Señores,

La Fundación se ha fijado como objetivo prioritario la juventud. Decía Steve Jobs que no hay que rendirse nunca ni conformarse; que no debemos permitir que nadie ahogue nuestros sueños ni que el ruido de las opiniones ajenas apague nuestra propia voz interior; que hay que tener valor para seguir a nuestro corazón, para tener fe en uno mismo. Esas palabras definen a un visionario de la sociedad del conocimiento y reflejan el espíritu emprendedor de estos comienzos de siglo. Pero en esas palabras late también la idea de lo que constituye la clave de nuestros días: las personas, que han sido y serán siempre el corazón y el alma de toda empresa, de toda actividad. Esa es siempre la clave deléxito.

En estos momentos, en los que debemos afrontar una profunda crisis económica y adaptar, al mismo tiempo, tanto nuestro sistema productivo, como muchos de nuestros hábitos y comportamientos a los avances tecnológicos y científicos, debemos ver en cada uno de estos problemas un reto formidable. Si creemos en nuestro futuro es la hora de la mayor responsabilidad.

Y precisamente si pensamos en el futuro, nuestra preocupación por la juventud es ineludible. La Fundación, con la colaboración de los propios jóvenes, sin paternalismos, quiere ayudarles para que conozcan mejor el entorno, bien diferente al actual, en el que van a tener que desenvolverse; hacerles ver que deben formarse y prepararse, con el mayor esfuerzo para vivir y trabajar en un mundo mucho más abierto, como hemos escuchado, más complejo, menos protegido que el que hemos conocido; pero también un mundo que ofrece muchas oportunidades, y que hay que saber aprovecharlas con imaginación y competencia; hay que saber moverse para saber encontrarlas; ese es el mundo globalizado que llegó, y en el que estamos inmersos.

Queremos también reconocer trayectorias y mostrar ejemplos que les convenzan de que otros, con trabajo y sacrificio, han podido hacer realidad sus sueños; enseñarles el valor de la creatividad y de la innovación, a rehuir el miedo al riesgo y a superar el fracaso; y, sobre todo, impulsarles a que afronten su futuro con una nueva mentalidad, abierta y creadora, en la que la capacidad de iniciativa individual vaya de la mano de la solidaridad. Particularmente me alegra comprobar que muchos jóvenes habéis aceptado nuestra invitación para estar aquí y confío en que compartáis estos criterios.

Señoras y Señores,

Apoyar la constitución de esta Fundación e implicarme en su puesta en marcha y desarrollo ha supuesto para mí una satisfacción muy grande por varios motivos que quisiera compartir con todos esta tarde:

En primer lugar, porque este proyecto da contenido y pone en valor, más allá de su alcance institucional, el título de Príncipe de Girona, un símbolo de nuestra historia; Un título, felizmente recuperado y amparado por nuestra Constitución después de casi tres siglos y cuya voluntad de ejercicio, contribuye a hacer realidad mi deseo, firme y permanente?hoy como Heredero de la Corona- de adaptar, de adecuar la institución a los tiempos que vivimos en cada momento, impulsando un proyecto que une nuestra historia con el futuro, que engarza nuestra tradición a un espíritu de vanguardia y de progreso.

Por otra parte, la Fundación me permite también materializar mi deseo de impulsar iniciativas que ayuden y resultenútiles a la sociedad, y hacerlo desde la propia sociedad. Al fin y al cabo, servir con dedicación al Estado, al conjunto de los españoles; trabajar por los intereses generales y promover acciones o iniciativas que sirvan al interés común, constituyen para mí un compromiso personal inalterable y sin matices. Una tarea, en definitiva, a la que dedico mi vida y que forma parte de mis deberes y convicciones, especialmente tras mi juramento de la Constitución hace ya 25 años. Y ahora también junto a la Princesa.

Finalmente, esta iniciativa me da la gran oportunidad de profundizar mi vinculación con Cataluña y de poder apreciar tanto el orgullo que los catalanes sienten por su historia y sus tradiciones, como el profundo amor a la lengua catalana, en la que, modestamente, tanto me place expresarme; un patrimonio extraordinariamente valioso que a todos nos enriquece. Un pueblo, en fin, trabajador y sensato, respetado por su espíritu abierto y dialogante, amante de la cultura y del trabajo bien hecho.

Y tengo que decirles que a la Princesa y a mí siempre nos ha emocionado y motivado mucho el apoyo y el empuje que Cataluña y, especialmente, Girona han dado a este proyecto; y al mismo tiempo nos ha emocionado también el afecto, el respeto y el cariño con los que siempre nos han rodeado y que, saben muy bien, es recíproco.

Señoras y Señores

Confío en que en este acto de presentación de la FPdGi hayamos conseguido ganarnos su simpatía, su amistad y su colaboración con nuestros objetivos. Pero también me gustaría haber conseguido su complicidad con los principios fundacionales de una institución de la que forman parte personas y entidades de diversos territorios de España y de sensibilidades diferentes, pero unidas en un esfuerzo común, en un proyecto nuevo nacido en el siglo XXI y que mira hacia el futuro con esperanza.

Me siento legítima y profundamente orgulloso de ostentar la Presidencia de Honor de esta Fundación cuyas señas de identidad, que he descrito en mis palabras, son las propias de la tierra en la que ha nacido: una Cataluña que, con su personalidad propia, tanto puede contribuir al futuro de España?como así ha hecho tantas veces en nuestra Historia- con esas cualidades que hoy, y siempre, son tan necesarias: ilusión, responsabilidad, confianza, seriedad y liderazgo.

Por eso quiero terminar, compartiendo con todos la esperanza de que se hagan realidad las palabras de uno de los historiadores más grandes que han dado estas tierras catalanas, nacido precisamente en Girona: Jaume Vicens Vives; cuya visión integradora y defensa del respeto mutuo como base para la convivencia inspiraron a muchos hombres de Estado; y quien, poco antes de morir prematuramente, escribió:?Trobarem el pas i la clariana i ens desfarem de la nit i de la boira?. "Encontraremos el camino y la luz y nos desharemos de la noche y de la niebla".

Muchas gracias.

Volver a Discursos
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+