Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Actividades e Axenda
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Majestad el Rey en el acto de clausura de la XXI Cumbre Iberoamericana y de Traspaso de la Secretría Pro Témpore

Asunción, 29.10.2011

S

eñor Presidente de la República del Paraguay,

Señoras y Señores Jefes de Estado y de Gobierno,

Señor Secretario General Iberoamericano,

Señoras y Señores,

Culminamos hoy los trabajos de la vigésimo primera Cumbre Iberoamericana.

Mis primeras palabras son para agradecer al Gobierno y al pueblo paraguayos su cariñosa hospitalidad y su generosidad con todas las delegaciones aquí presentes.

No es una frase ritual, señor Presidente. Es la expresión del profundo sentimiento que brota de todos nosotros.

Hemos tratado un tema complejo y de gran actualidad:?Transformación del Estado y Desarrollo?.

Complejo, porque se proyectan sobreél distintos enfoques a la hora de abordarlo.

Actual, porque vivimos en un mundo de cambios y la globalización nos ha hecho cuestionarnos muchos paradigmas.

Sin embargo, es obvio que la actuación del Estado, sea por acción o por omisión, tiene una incidencia directa en el desarrollo de nuestros países y en el bienestar de nuestros ciudadanos.

Como en ocasiones anteriores, en la Declaración hemos incluido propuestas y planteamientos concretos, que suponen un nuevo peldaño en la consolidación de este proyecto común.

Ahora dependerá de nuestros Gobiernos dar el mayor impulso a estas iniciativas.

También el Programa de Acción aprobado en esta Cumbre supone un avance cualitativo en nuestra cooperación. Su Documento de Estrategia busca estructurar los programas de cooperación de una manera más eficiente, adaptándolos a las necesidades de nuestros días.

Todo ello, Señor Presidente, ha sido posible gracias al buen hacer y la entrega del equipo de la Secretaría Pro Témpore bajo vuestra acertada dirección, y a la permanente labor de la Secretaría General Iberoamericana dirigida por su Secretario General, don Enrique Iglesias.

De nuevo, mi más cordial enhorabuena a ambas.

Señoras y Señores,

El próximo año 2012 será Cádiz la bella ciudad española que albergue la Cumbre Iberoamericana.

En Cádiz conmemoraremos el bicentenario de la Constitución de 1812, un hito fundamental de la historia del constitucionalismo español e iberoamericano.

En su elaboración, como bien saben, participaron representantes de numerosos países y territorios de lo que, con los siglos, sería la Comunidad Iberoamericana.

Para muchas de nuestras Naciones fue sin duda un momento histórico.

La Constitución de 1812, que convertía al súbdito en ciudadano, no fue solo la primera promulgada en España, sino también una de las más avanzadas de suépoca.

Estoy seguro de que el simbolismo de la ciudad de Cádiz, como lugar de encuentro iberoamericano en torno a las cuestiones de la ciudadanía y la construcción del Estado, será fuente de inspiración para nuestros trabajos.

Recibo con gran ilusión, Señor Presidente, este testigo de vuestras manos. Es un reto difícil de igualar.

Pero tengo el convencimiento de que, entre todos, lograremos otra Cumbre con resultados muy positivos

Por ello quiero invitarles a todos Ustedes, con todo nuestro afecto, a que nos acompañen en la Cumbre de Cádiz. Les esperamos con los brazos abiertos.

Tengo la certeza de que esta Cumbre contribuirá a impulsar el espacio iberoamericano reforzando nuestros vínculos comunes en beneficio de los hombres y mujeres de toda Iberoamérica.

Muchas gracias.

Volver a Discursos
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+