Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Actividades e Axenda
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Majestad el Rey en el acto solemne en recuerdo y homenaje a las Víctimas del Terrorismo

Madrid, 27.06.2010

M

uchas gracias Presidente por tan amables palabras.

Me sumo de corazón a este Acto solemne de emocionado recuerdo y profundo homenaje a las víctimas del terrorismo.

Un Acto que, con motivo del sexto aniversario de la tragedia del 11-M, el Congreso de los Diputados ha decidido establecer con carácter anual, junto a todas las Asociaciones de Víctimas, a las que deseo expresar mi mayor afecto y reconocimiento.

Nada mejor que esta sede parlamentaria para rendir tributo de respeto, afecto y solidaridad, a las víctimas y a sus familiares.

Queremos que sepan y que recuerden que su inmenso dolor y vibrante testimonio pervivirán siempre en nuestros corazones.

Señores Presidentes,

Señoras y Señores Diputados y Senadores,

Señoras y Señores,

Como dije en esta Cámara con motivo de la apertura de la presente Legislatura, la unidad de todas las fuerzas democráticas frente a la barbarie terrorista, "es una de las demandas más unánimes de la sociedad española, una obligación de todos los demócratas y un deber frente a las víctimas y sus familias".

Nos debemos a las víctimas; aunque nada ni nadie pueda reparar la terrible pérdida de sus vidas, ni sus profundas heridas y cicatrices.

Nos debemos igualmente a sus familias; aunque nada ni nadie puede tampoco compensarlas por el terrible sufrimiento vivido y que arrastran a lo largo de sus vidas.

Al honrarlas con la debida solemnidad, no sólo cumplimos con la deuda de inmensa gratitud que tenemos contraída con ellas, sino que enaltecemos los mejores valores de nuestra sociedad. Son un referente cívico, un símbolo de la firmeza de nuestro compromiso con la democracia y la libertad.

Todos tenemos el deber y la responsabilidad de agradecer su coraje, de proteger su dignidad, de garantizar sus derechos, de reparar su sufrimiento.

Señorías, Señoras y Señores,

Para quienes compartimos una misma pasión por la vida y por la libertad -que les fueron arrebatadas a nuestras víctimas-,éste es un día para reiterar la más firme condena y repulsa a la violencia terrorista. Un día para reafirmar nuestra determinación de erradicarla de la faz de la Tierra.

El terrorismo es, por esencia, perverso, cobarde e injustificable, contrario a los más elementales derechos humanos y valores democráticos.

Trunca vidas, destruye hogares y nos desgarra a todos, pero nunca podrá con la fuerza de nuestras convicciones.

Acabar con el flagelo del terrorismo, empleando todos los instrumentos del Estado de Derecho, es una prioridad insoslayable para todo país libre y democrático que no puede tolerar sus atentados, intimidaciones o chantajes.

España y los españoles llevamos mucho tiempo soportando sus estragos, su odio y fanatismo. Agradezco por ello los avances habidos en la lucha contra esta lacra, contando con la entrega de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, la actuación de la Justicia y la cooperación internacional.

La Reina y toda mi Familia se unen a mí en este día para reiterar todo nuestro cariño, respeto y solidaridad hacia las víctimas y sus allegados, para hacerles sentir -hoy y siempre- nuestra cercanía a sus corazones.

Para decirles que toda España está y estará en todo momento con ellas.

Sólo deseo que el espíritu de unidad, determinación y solidaridad de esta conmemoración trascienda este Acto, e impregne nuestras vidas y actuaciones como corresponde a una sociedad democrática y plural como es la española, comprometida con la convivencia en paz y en libertad.

Muchas gracias.

Volver a Discursos
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+