Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Actividades e Axenda
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Alteza Real el Príncipe de Asturias en la entrega de despachos de la LX Promoción de la Carrera Judicial

Barcelona, 01.06.2010

M

uchas gracias a todos por vuestra bienvenida y, especialmente, al Presidente del T.S. por sus palabras de afecto a SS.MM. los Reyes y a toda la Familia Real. Ellos me encargan que os transmita su recuerdo, su saludo y su felicitación más afectuosa.

Es realmente un gran honor para mí presidir este solemne Acto de entrega de despachos en Barcelona y poder expresar mi respeto y admiración hacia las mejores virtudes y preparación de los miembros de nuestra Judicatura.

Hoy es un día muy especial y emocionante para nuestro Poder Judicial, para la Justicia española y para todos los presentes. Nos hallamos ante los integrantes de la LX Promoción de nuestra Carrera Judicial, 120 Jueces, hombres y mujeres, que van a incorporarse a su alta función; y eso es una magnífica noticia para todos.

Por ello, después de tener el privilegio de entregaros en mano vuestro?despacho?, junto a las principales autoridades que me acompañan en la mesa, me alegra mucho poder felicitaros de corazón y con todo mi afecto, no sólo a vosotros, esforzados y sufridos ex-opositores?y ya flamantes nuevos jueces-, sino también a vuestras familias, compañeros y amigos, que han sido una fuente de apoyo fundamental para llegar hasta aquí y que, naturalmente, comparten con vosotros la inmensa alegría de este día.

Como tantas veces se ha dicho, el secreto de la felicidad no está en hacer siempre lo que se quiere, sino en querer siempre lo que se hace. Esa felicidad, en parte, la tenéis garantizada al satisfacer vuestra vocación profesional, esa pasión por el oficio que vais a ejercer, aquél que más deseabais y por el que habéis demostrado ser capaces de grandes sacrificios, empezando por los que entraña una oposición y una preparación tan ardua como la vuestra.

Muchos años de esfuerzo, disciplina y constancia, una vez terminados vuestros estudios universitarios han sido necesarios para adquirir la sólida formación como Jueces que os ha permitido llegar a este día.

Una formación que habéis culminado con el apoyo de la Escuela Judicial en Barcelona a cuyo Director, equipo docente, y personal administrativo y de servicios, quiero también felicitar hoy por su excelente trabajo.

Os enfrentáis a una tarea tan apasionante como exigente y compleja, clave para el buen funcionamiento de todo Estado moderno y que, sin duda, os llenará de satisfacciones. Y es que, como mandaba escribir el Rey Alfonso X al empezar el Título Primero de la Partida Tercera, la?Justicia es una de las cosas por que mejor y más rectamente se mantiene el mundo?.

Vuestra etapa de formación inicial ha terminado, pero -bien sabéis- que vuestro compromiso con el estudio debe continuar a lo largo de toda la vida, para manteneros perfectamente al día de los cambios legales y doctrinales, así como de la continua evolución de la realidad social. En ese sentido, el conocimiento y la aplicación del Derecho en el ejercicio de la tarea jurisdiccional es la mejor garantía de seguridad para las relaciones sociales.

Os incorporáis a partir de ahora a vuestros puestos y responsabilidades profesionales en destinos por toda España, al servicio del Estado de Derecho. En cada uno de ellos deberéis trabajar intensa y prudentemente, guiados por los principios de independencia e imparcialidad,únicamente sometidos al imperio de la Ley y al pleno acatamiento de nuestra Constitución, para juzgar y hacer ejecutar lo juzgado.

Es mucha la confianza que deposita en vosotros la sociedad española, a la que como Jueces y servidores públicos os debéis. Una confianza de la que os haréis acreedores sólo correspondiendo a los ciudadanos con el cumplimiento más leal y responsable de vuestro trabajo.

Decía Cervantes que?El hombre bien preparado para la lucha ya ha conseguido medio triunfo?. En este sentido, vosotros ya disponéis de la preparación necesaria para triunfar plenamente como jueces. Salvo una, claro: la experiencia, que lógicamente sólo ejerciendo puede lograrse. Por ello, sólo me queda reiteraros mi enhorabuena y desearos muchos años de aciertos y deéxitos, teniendo siempre como norte vuestro afán de servicio a España y a los españoles y vuestro compromiso diario con la mejora de la calidad y del prestigio de nuestra Justicia. Una preciosa y envidiable tarea para la que podéis contar, desde ahora, con todo mi apoyo, reconocimiento y gratitud.

Mantened siempre viva la ilusión, el entusiasmo y la alegría que sentís al inicio de vuestra Carrera Judicial, buscando en vuestras resoluciones el Ideal de Justicia que establece la Ley y que anima vuestros corazones.

Muchas gracias.

Volver a Discursos
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+