Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Actividades e Axenda
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Majestad el Rey en el 1100 Aniversario del Reino de León

León, 04.05.2010

S

ean mis primeras palabras de gratitud por la cálida hospitalidad que hemos sentido desde nuestra llegada a León. Una hospitalidad presente en cuantas autoridades y leoneses nos han acogido con tanta amabilidad.

A todos ellos queremos corresponder desde aquí con la expresión de nuestro mayor afecto y agradecimiento.

Quiero además añadir que son hondos los sentimientos de admiración que siempre nos suscita esta querida y hermosa ciudad, de soberbios monumentos, venerables piedras y murallas romanas.

Estos sentimientos hoy cobran una especial dimensión ante la indudable relevancia de la solemne celebración histórica que nos reúne en este Auditorio.

La conmemoración del Mil Cien Aniversario del Reino de León es motivo de profundo orgullo para todos los españoles, pues aviva nuestra conciencia sobre los diversos, nobles y antiguos orígenes de nuestra gran Nación.

Mi más cordial felicitación a quienes, con mucho trabajo y acierto, os habéis esforzado por dar a conocer un patrimonio tan significativo de nuestra Historia, un magnífico legado para España entera.

En los Reinos medievales tiene España referentes históricos fundamentales. Y uno de los principales fue, sin duda, el de León.

Efectivamente, y como hemos escuchado anteriormente, la instalación de la Corte en la ciudad de León tuvo consecuencias perdurables.

Por un lado, la consolidación del Reino que dos siglos antes había comenzado a forjarse y, por otro, su expansión, llena de significado y de trascendencia, como "Reino de León".

El Reino de León evoca una serie de visiones y conceptos políticos y culturales que resultaron fundamentales para el ser de España, y de gran significación para el resto de Europa.

Entre aquellos que más deseo subrayar figuran, sin duda, el origen de la democracia representativa, la vocación de integración y unidad, las primeras manifestaciones de autonomía municipal, o las valiosas aportaciones culturales que emanaron de aquel Reino.

Este es un día para sentirnos especialmente orgullosos de que los orígenes del parlamentarismo en Europa, tuvieran su cuna en León. Aquí, en 1188 la "curia regia" se transformaría en unas Cortes, novedosas y abiertas a la voz de los ciudadanos, convocadas por aquel gran Rey, Alfonso Noveno.

Fue una versión incipiente de la democracia representativa, al tiempo que un hito histórico para el tránsito a la modernidad.

La vocación de unidad fue, otra de las tendencias que marcarían una voluntad de integración a lo largo del tiempo.

Aquí nacieron además las primeras "Cartas Puebla", expresión primigenia de la autonomía municipal. También surgieron los fueros que dotaban a las gentes de fundamentos jurídicos más sólidos para la convivencia.

León fue, finalmente, un Reino volcado en el progreso cultural al apadrinar, en los inicios del Siglo Trece y al calor de los llamados Estudios Generales, el nacimiento de las primeras Universidades, hoy Centros del Saber de incontestable prestigio internacional.

Al mismo tiempo nos dejaría un patrimonio monumental y artístico de primera magnitud, ligado al corazón de nuestro Continente por un Camino de Santiagoíntimamente asociado al Reino de León.

Por todos esos motivos, resulta tan acertado tomar la palabra "raíces" como lema de esta Conmemoración. No podía haber mejor representación sintética de lo que el Reino de León nos aportaría.

Esésta una Conmemoración jalonada por numerosos actos, y que realzan bellos edificios. Esta misma mañana nos hemos felicitado por la remodelación del Palacio del Conde Luna, una muestra singular de la arquitectura leonesa.

Esta obra, promovida por el Ayuntamiento de León y realizada con la colaboración de diversas instituciones, albergará entre otras importantes iniciativas, la segunda sede en Europa de la Universidad de Washington con un amplio programa de cooperación académica.

Posteriormente hemos disfrutado del incomparable esplendor románico de la Real Colegiata de San Isidoro, en la que hemos recibido la "Medalla de Oro de Castilla y León".

La Reina se une a mí para agradecer de corazón al Presidente de la Junta una distinción que estimula el permanente compromiso de la Corona con estas queridas tierras y su afán por seguir contribuyendo a construir una España cada vez más justa, próspera y solidaria.

Señoras y Señores,

Para terminar quiero dejar un apunte personal referido a los emotivos momentos vividos esta mañana al visitar el Panteón Real en el marco de esta Conmemoración.

Muchos de mis antepasados, los Reyes que ahí descansan, gobernaron con sentido de Estado en su empeño por hacer del ejercicio del poder un acto compartido.

De ese modo dotaron a las gentes de leyes y de normas sin reflejo ni espejo en ningún otro lugar de la Europa de entonces.

Celebramos por ello los Mil Cien Años de un Reino y de una tierra que han servido de adelantados a la causa de una España moderna, unida, diversa y plural. Con este acto solemne, y las distintas actividades previstas, estamos pues rindiendo un tributo de gratitud a quienes tanto nos aportaron.

Extendemos ese tributo al espíritu de cuantos supieron enriquecer nuestra Historia y nuestra convivencia, alimentando la nobleza, solidaridad y generosidad de los españoles.

Ese espíritu de convivencia y afán de modernización son precisamente las claves de la construcción de la España democrática que, todos juntos y con mucho esfuerzo, hemos sabido y querido edificar en torno a nuestra Constitución.

Una España que con el esfuerzo, la determinación, la capacidad de entendimiento y el compromiso de todos, podrá seguir progresando con solidez y solidaridad.

Por ello, quiero reiterar mi profunda convicción de que debemos trabajar juntos para superar la crisis y recobrar una dinámica de crecimiento, empleo y mayor bienestar.

El orgullo colectivo y la grandeza de miras que nos aporta esta Conmemoración, deben animarnos a avanzar en esa dirección.

Muchas gracias.

Volver a Discursos
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+