Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Actividades e Axenda
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Majestad el Rey en la cena de gala ofrecida por Sus Excelencias el Presidente de la República de Letonia y la Sra. Zatlers

Riga, 05.05.2009

S

eñor Presidente,

Ante todo quiero expresar a Vuestra Excelencia y al pueblo de Letonia, nuestro profundo pesar por la muerte el pasado uno de mayo de dos soldados letones, junto a otros tres norteamericanos y tres afganos, víctimas de un ataque en el cumplimiento de la misión encomendada a ISAF en Afganistan, de la que también forma parte España.

Señor Presidente,

Esta Visita de Estado nos permite celebrar el alto nivel alcanzado por nuestras relaciones y expresar la mutua voluntad de impulsarlas.

Alentados por ese espíritu, mucho agradezco Vuestra atenta invitación, generosas palabras y sinceros deseos de mayor colaboración con España.

Hace tiempo que deseábamos efectuar esta Visita de Estado para traeros un mensaje de solidaridad y esperanza en el futuro de Letonia.

Me llena de especial alegría encontrarme hoy, junto a la Reina, en esta capital de largo arraigo histórico. Una ciudad cuyos edificios reflejan con singular belleza los diferentes estilos arquitectónicos que han ido moldeando esta capital, fuente de inspiración para otras urbes bálticas y europeas.

La Riga medieval, la Riga hanseática y comercial, la Riga modernista o la Riga vanguardista actual, se funden en una armónica realidad que nos demuestra, cómo a través de la Historia, esta ciudad ha sido ejemplo de dinamismo y laboriosidad.

España ha seguido con interés y afecto la modernización y transformación vividas por Letonia.

Constatamos y comprendemos asimismo los esfuerzos de Vuestro país hacia sus minorías, y confiamos en el proceso de integración emprendido, desde el respeto a los derechos fundamentales de aquéllas.

Señor Presidente,

La incorporación de Letonia a las instituciones europeas y atlánticas, ha sido clave para el mayor acercamiento entre nuestros dos países.

La relativa juventud de las relaciones hispano-letonas no debe, sin embargo, ocultar vínculos anteriores.

Algunos son tan antiguos como la concha gallega de un peregrino medieval a Santiago de Compostela, que se muestra en el Castillo de Turaida, y que pone de relieve cómo, en los territorios de la entonces denominada Livonia, nacía uno de los Caminos de Santiago más nórdicos de Europa.

En Riga vivió y falleció, el diplomático y ensayista, Ángel Ganivet, que como Cónsul General de España contribuyó como pocos a estrechar los lazos culturales entre nuestros dos pueblos.

En el Siglo Veinte los hispanistas letones cultivaron ese intercambio cultural. Me refiero a personalidades como Konstantins Raudive, estudiante en Salamanca y amigo personal de Unamuno y de Ortega y Gasset, traductor de muchos textos clásicos, incluyendo a?Don Quijote?.

Hoy la cultura española vive un gran auge en Letonia y me alegra constatar el interés de los letones por ella, así como por nuestro idioma, una de las lenguas más habladas y con mayor proyección en el mundo.

Señor Presidente,

En los últimos años, hemos ido desarrollando nuestras relaciones en todos los ámbitos.

Disponen de importantes perspectivas de futuro si somos capaces de mantener un enfoque pragmático para seguir intensificándolas.

En el plano económico, ya en 2004, celebramos un importante Foro bilateral de Empresarios para promover nuestros intercambios. Desde entonces, se han producido avances significativos.

Mañana inauguraremos conjuntamente la central termoeléctrica más moderna construida en el Báltico, que acaba de ser concluida por una gran empresa española.

Otras muchas compañías de nuestro país, especialmente del sector textil, se han establecido en Letonia con una clara vocación de permanencia. También se ha generado un creciente intercambio turístico, esencial para el progreso y conocimiento mutuos.

Algunos letones siguen repitiendo el Camino de Santiago. Otros se han ido familiarizando con nuestras ciudades, con nuestro rico y variado patrimonio histórico-artístico, o con las soleadas playas de las Islas Canarias.

Señor Presidente,

Letonia y España se han reencontrado en la Unión Europea y en la OTAN. Somos conscientes de la importancia que tiene para Letonia el vínculo transatlántico.

Por pasado histórico y dimensión atlántica, España siempre ha sido partidaria de fortalecer la cooperación entre ambos Continentes.

La Unión Europea, cuya Presidencia España ejercerá en el primer semestre de 2010, ha abierto muchos ámbitos para un fructífero trabajo en común. La Unión, no sólo es un área de paz, prosperidad y desarrollo, sino también de libertad y justicia, de respeto a los Derechos Humanos y de igualdad entre nuestros ciudadanos.

Conforme a nuestro interés por aproximarnos aún más a los grandes temas del mar Báltico, España agradece a Letonia su apoyo para ingresar, con el estatus de Observador, en el Consejo de Estados Ribereños del Báltico.

En suma, tanto en el plano bilateral, como en el atlántico, el comunitario y el multilateral, España seguirá propiciando sus relaciones con Letonia y aportando, junto a otros países amigos, sus mejores esfuerzos para hallar soluciones a los desafíos de un mundo cada vez más complejo.

Un mundo que se enfrenta a una crisis económica y financiera de grandes proporciones. Su severidad no debe hacernos perder la perspectiva de que esta no es la primera crisis de carácter global.

Es, sin embargo, la primera que afrontamos de manera compartida y solidaria, conscientes de que sólo una reacción eficaz y conjunta permitirá una recuperación más sólida y más rápida.

Señor Presidente,

Para concluir quiero aseguraros que Letonia siempre podrá contar con España en el desarrollo de nuestras relaciones y en el futuro de Europa.

Con este espíritu, levanto mi copa por Vuestra ventura personal y la de Vuestra esposa, así como por Letonia y el pueblo letón, confiando en el fortalecimiento de nuestras relaciones en el seno de la gran familia europea.

Muchas gracias.

Volver a Discursos
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+