Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Actividades e Axenda
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Alteza Real el Príncipe de Asturias en la entrega de la XVIII edición de los Premios Nacionales de Diseño 2008

Córdoba, 05.05.2009

M

uy buenos días y gracias por vuestro recibimiento

Permitidme que inicie mis palabras con un saludo especial al Presidente de la Junta en esta primera ocasión que tenemos la Princesa y yo de compartir con él una actividad oficial. Felicidades Presidente y nuestros mejores deseos para tu gestión al frente de la Junta de Andalucía por el bien de todos los andaluces y españoles.

Por su importancia estratégica para nuestro progreso económico y social, por el claro potencial de futuro que tiene en España, y por el alto nivel que ya ha alcanzado, el diseño?nuestro diseño- es, sin lugar a dudas, uno de los campos que mayor reconocimiento y estímulo merece por parte de toda la sociedad.

Y es que su trascendencia económica, social y cultural para nuestro país es enorme, ya sea desde la óptica del ejercicio de una profesión tan creativa como rigurosa en el caso de los diseñadores; ya sea desde la visión estratégica y la excelencia en la gestión del diseño por parte de las empresas. La Corona también lo reconoce así y lo valora.

Por ello, nos alegra muy sinceramente a la Princesa y a mí volver a participar en este Acto y apoyarlo con nuestra presidencia haciendo entrega de estos Premios Nacionales de Diseño en su XVIII Edición (correspondiente a 2008). Ella se une a mí para agradecer y felicitar a las instituciones y personas que año tras año hacen posible estos galardones, los más destacados de cuantos se conceden en nuestro país al buen hacer de los profesionales y de las empresas en este ámbito.

La celebración de este Acto esta vez en Andalucía, en la imponente y querida ciudad de Córdoba, nos aporta a todos los presentes la savia de la belleza, de la imaginación y de la creatividad que encierra su milenaria historia y la riqueza patrimonial que han ido dejando en herencia las culturas diversas que la han fertilizado. Una ciudad a la que agradecemos siempre su hospitalidad, su alegría y su capacidad para hacerse querer por cuantos la visitamos.

Pero la importancia de estos Premios resulta especialmente evidente en unos tiempos de grave crisis económica, con severas repercusiones en términos de paro, en los que necesitamos alentar el gran valor que encierra el diseño para nuestras empresas, al dotar a sus productos y servicios del mayor atractivo, calidad, funcionalidad y accesibilidad posibles. Características todas ellas que, al fin y al cabo, han ampliado el significado inicial del diseño, nacido básicamente para dotar de belleza y valor artístico a los objetos de uso cotidiano.

Con su actual trascendencia, el diseño realza la eficacia de nuestras compañías y favorece el éxito de su oferta a escala internacional, ayudando a reactivar su penetración y crecimiento en los distintos mercados. Por eso debemos insistir, una vez más, en la necesidad de fomentar una cultura empresarial y social que asuma e interiorice el verdadero potencial del diseño, por encima de sus aspectos más visibles y mediáticos.

Nuestro diseño, el diseño español, dispone de un elevado nivel, no sólo estético-artístico, sino también científico y tecnológico: ligado a su componente de innovación -y gracias al talento, inteligencia e imaginación de sus creaciones- no sólo embellece, sino que mejora y enriquece los espacios que ocupamos o los productos que empleamos en nuestro trabajo, en el transporte, el ocio y la vida cotidiana.

Contribuye, así, a la identificación y diferenciación de lo que producimos, y a su constante adaptación a unas exigencias individuales y colectivas que están en permanente evolución; y hay que decir que en esa evolución tanto las TIC como el medio ambiente tienen hoy un peso enorme.

El diseño es, también y por todo ello, un factor clave en la proyección de nuestras marcas y de la imagen de España en el plano internacional. En definitiva, la incorporación más intensa del diseño a nuestro tejido empresarial resulta imprescindible para garantizar la competitividad de nuestros productos en los mercados de este mundo globalizado cada vez más exigentes y diversos.

Pero, volvamos a los premios, porque ante la tarea siempre ardua de evaluar y decantarse por unos determinados ganadores entre muchos candidatos, queremos expresar todo nuestro reconocimiento al Jurado de esta edición.

Aunque nuestra felicitación más efusiva va lógicamente para los galardonados en 2008; empezando por SUMMA, una conocida Consultora que acumula dos décadas de dedicación con gran acierto -desde Barcelona y Madrid- a la imprescindible labor de creación y gestión de marcas por la que ya ha sido merecedora de otras importantes distinciones. Como empresa de servicios, en este caso de diseño, aporta a sus clientes visión, estrategia y herramientas de comunicación, con valiosos resultados conceptuales y formales.

Felicidades, asimismo, a STUA con sus más de veinticinco años volcados, desde San Sebastián, en el diseño y producción de muebles que han conquistado el favor de un amplio público nacional e internacional. Como firma de prestigio en el panorama del hábitat español, sus muebles visten proyectos de gran calidad arquitectónica en los más distantes rincones del globo. Tecnología, ergonomía, racionalidad, función, procesos ecológicos y, sobre todo, una visión que está por encima de modas y tendencias, constituyen la esencia de una empresa empeñada en aportar mejoras a los entornos en los que trabajamos y vivimos.

La Princesa y yo os damos la enhorabuena de corazón a ambas empresas, a todos vuestros equipos directivos, empleados, colaboradores y familiares. Sois un orgullo y estamos convencidos de que vuestras trayectorias, los valores y cualidades que han visto en vosotros los miembros del jurado, favorecerán la aparición de nuevas vocaciones y son un buen ejemplo de cómo el trabajo de muchos otros profesionales y compañías hoy, más que nunca, al apostar por el diseño y la innovación, pueden asegurar un impulso?tan necesario- a nuestra competitividad y, con ello, a la creación de riqueza y empleo en España.

Muchas Gracias a todos y en especial a la ciudad Córdoba, nuestra anfitriona.

Volver a Discursos
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+