Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Actividades e Axenda
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Majestad el Rey en la entrega del Premio Velázquez de las Artes Plásticas 2008

Madrid, 09.06.2008

E

l solemne acto de entrega del "Premio Velázquez de las Artes Plásticas 2008" nos reúne una vez más en esta emblemática Sala del Museo del Prado, tantas veces visitada y que despierta la admiración de todos.

Un magnífico escenario en el que mucho me alegra presidir esta ceremonia de entrega de un Premio al que atribuyo gran importancia, y al que me siento especialmente vinculado.

Me permite renovar, año tras año, el pleno apoyo y el permanente compromiso de la Corona con el fomento y la divulgación de la creación artística en España e Iberoamérica.

Agradezco, de antemano, el esfuerzo e ilusión de cuantos han participado en el desarrollo de esta convocatoria, en especial a los miembros del Jurado y al Ministerio de Cultura.

El Premio Velázquez se otorga para reconocer la obra entera de un gran creador. Su lista de galardonados es un motivo de orgullo para todos, y el mejor aval con que cuentan estas distinciones.

A ellos se une hoy el nombre de Don Cildo Meireles, extendiendo así el horizonte iberoamericano del Premio Velázquez que ya cuenta, entre sus premiados, con la prestigiosa aportación del méxicano Don Juan Soriano.

Y es que la vocación universal de la cultura española no puede entenderse sin su proyección americana, tupida por el cultivo de estrechos lazos en la creación artística a ambos lados del Atlántico.

Unos lazos que se manifiestan con particular sensibilidad en el ámbito de las artes plásticas.

Con Meireles, el Premio Velázquez distingue a un genial artista de Brasil, una Nación a la que nos une, como iberoamericanos, un bagaje de emociones, de valores culturales y de sentimientos.

Su obra es testigo de los grandes cambios del lenguaje artístico, desde los años sesenta hasta nuestros días.

Su destacada contribución al desarrollo de las artes contemporáneas, así como a su difusión y promoción, son por ello el mejor exponente del acierto de la concesión de este Premio en su persona.

Nos encontramos ante un artista sólido, una figura de gran relieve y alcance internacionales que, desde sus orígenes, ha influido en el mundo entero.

Cuando todavía era un niño aficionado al dibujo, su padre le regaló un libro sobre Goya. Desde entonces, su arte no ha dejado de evolucionar, inventando y produciendo nuevas formas.

Su trayectoria artística está presidida por el rigor conceptual y el compromiso social. Meireles ha buscado siempre ámbitos de trabajo y de reflexión para explorar - en libertad y desde múltiples soportes - el arte y sus procesos de creación, transmisión y recepción.

Dibujante y escultor, Meireles ha sido pionero en el arte de las denominadas "instalaciones", propuestas abiertas que invitan a experimentar con el espacio y el tiempo.

Busca la reacción del espectador frente a objetos de la vida cotidiana, sacados de su contexto o manipulados. Su propósito ha sido siempre crear un arte que se interroga sobre su propio valor y que se instala en el corazón de nuestra vida cotidiana.

Con razón ha dicho Meireles que los artistas de su generación han buscado disolver o redefinir la frontera entre arte y vida, entre ficción y realidad.

Sus obras, no sólo dialogan con cuestiones artísticas y sociales específicas de su propia tierra, sino también con los paradigmas formales de la historia del arte del siglo XX.

En él, como dijo Salvador de Madariaga, "el espíritu creador no pregunta: sabe".

Meireles expresa preguntas, al tiempo que sacude nuestras conciencias, en una interacción continua. Crea experiencias y viajes, en los que brinda la oportunidad de reflexionar sobre nuestro lugar y destino.

Se afirma por todo ello, que nuestro premiado ha sabido reinterpretar algunos de los parámetros del arte occidental, desde un punto de vista crítico y desde una amplia conciencia social, que le hacen merecedor de este Premio.

Felicito de corazón a Don Cildo Meireles por este Premio Velázquez 2008, y le dedico mi admiración por la calidad innovadora de su obra.

Reunidos hoy para celebrar la obra de este gran creador, le quiero expresar asimismo mi sincero reconocimiento por su contribución al enriquecimiento y difusión del acervo de las artes plásticas iberoamericanas de nuestros días.

Muitos parabéns ao novo Prémio Velázquez, um grande artista e criador, o senhor Cildo Meireles, y muchas gracias a todos.

Volver a Discursos
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+