Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Koroa gaur
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

LOS SÍMBOLOS DEL ESTADO

Son “Símbolos de Estado” el conjunto de signos, emblemas, y distintivos empleados con carácter oficial para representar la soberanía de la Nación y el conjunto de los poderes constitucionales del Estado emanados del pueblo español.
Entre estos símbolos de Estado de ámbito nacional se encuentran, la Bandera, el Escudo y el Himno nacionales, cada uno de los cuales simboliza la soberanía de la Nación y representa la vigencia en España de los valores contenidos en la Constitución. Existe así una fuerte identificación entre la función representativa de los símbolos del Estado y la Jefatura del Estado, que hace que estos símbolos se identifiquen de forma preferente con la persona de S.M. El Rey y con las funciones que la Constitución le encomienda.
Origen, régimen jurídico y utilización.
La totalidad de los símbolos nacionales que representan hoy los poderes constitucionales del Estado se encuentran vinculados en su génesis histórica a la Corona de España. Recogiendo este origen simbólico, el ordenamiento jurídico vigente reconoce estos símbolos como patrimonio de todos los españoles, establece su carácter oficial y regula su utilización, honores y protección.
a) Bandera.


La bandera es un signo empleado originalmente por los ejércitos como soporte visible para alzar los escudos de armas representativos de los monarcas, ayudando a sustituir el alzamiento de un pesado objeto metálico por la representación de éste bordada sobre un paño y unida a un asta, cuyo resultado es un objeto ligero, fácilmente transportable y visible sobre las cabezas de los combatientes. Así, el Ejército español empleó históricamente muy diversas banderas hasta que la necesidad de buscar un paño de colores vivos sobre el que colocar las Armas reales y que se distinguiese fácilmente en alta mar de los buques de guerra extranjeros, hizo que Carlos III encargara en 1785 al bailío de San Juan frey Antonio Valdés y Bazán, titular de la Secretaria de Marina, la sustitución del pabellón naval empleado hasta entonces, por otro más visible en la mar y para el uso de la Real Armada. Inicialmente se presentaron al Rey doce bocetos de entre los cuales el monarca eligió por Decreto de 28 de mayo de 1785, el que constituye el antecedente de la que es hoy la bandera de España. Colores de la Real Armada, que pasaron luego a identificarse con todos los Ejércitos nacionales y más tarde con la Nación española con el dictado de la Real Orden unificadora de Isabel II, de 13 de octubre de 1843, siendo Ministro de la Guerra don Francisco Serrano, y después en cumplimiento de otra Real Orden de 14 de marzo de 1844, izándose ya la bandera nacional en edificios no marítimos. Tras numerosos reconocimientos legales desde entonces, la Ley 39/1981, de 28 de octubre, por la que se regula el uso de la bandera de España y el de otras banderas y enseñas regula hoy los usos de la bandera nacional, y en sintonía con la Constitución establece que “La bandera de España simboliza la nación; es signo de la soberanía, independencia, unidad e integridad de la patria y representa los valores superiores expresados en la Constitución” y debe utilizarse en todos los edificios públicos y actos oficiales, según ha interpretado también el Tribunal Supremo en una consolidada jurisprudencia recogida, entre otras muchas, en sus Sentencias de 24 de julio de 2007, 25 de noviembre de 2008 y 2 de diciembre de 2008.
b) Escudo.
 
El escudo, cuyo antiquísimo origen heráldico se remonta a los distintos Reinos medievales de España, ha tenido muy diversas representaciones a lo largo de la Historia, cambiantes con las Armas personales de los sucesivos monarcas españoles. Con el tiempo, la representación heráldica pasó de tener una significación personal a adquirir una significación territorial que en España parece consolidarse desde la Guerra de la Independencia a partir de 1808, comenzando la progresiva identificación de las Armas de los Reyes con el conjunto de la Nación. Así, conviven diferentes heráldicas hasta que el Rey Alfonso XIII por Real Orden de 3 de julio de 1922 ordenó consultar a la Real Academia de la Historia, que por Informe de 9 de enero de 1923, recomendó adoptar preferentemente como “blasón nacional” el creado en 1868, al que se añadirían la Corona Real y el escusón de la Casa de Borbón, acercándose progresivamente desde entonces las armas personales del Rey y el emblema representativo de la Nación. Actualmente la disposición que regula el uso del Escudo de España es la Ley 33/1981, de 5 de octubre, del Escudo de España, desarrollada en su expresión gráfica por el Real Decreto 2964/1981, de 18 de diciembre, por el que se hace público el modelo oficial del Escudo de España, así como el Real Decreto 2267/1982, de 3 de septiembre, por el que se especifican técnicamente los colores del Escudo de España.
c) Himno.
El Himno nacional tiene su origen en un toque o marcha militar llamada Marcha Granadera, cuya primera mención documental data de 1749, siendo su primer manuscrito, fechado en 1761, encargado al maestro Manuel de Espinosa por el ayudante general de Infantería y caballero de Santiago, Martín Álvarez de Sotomayor. Su carácter oficial aparecerá ya como toque militar en las Ordenanzas Generales de Infantería de 1762, definitivamente promulgadas por Carlos III el 22 de diciembre de 1768; siendo su función de toque militar llamar a las armas, armonizar la marcha de la tropa y acompañar la rendición de honores militares. Este himno servirá así desde 1768 para cumplir con el deber de Ordenanza de presentación de honores al Santísimo Sacramento y a las personas reales, desbordando con el tiempo el ámbito de los honores castrenses y pasando pronto a denominarse Marcha Real, llegando seguidamente a identificarse por el pueblo español como un símbolo de soberanía del conjunto de la Nación. La última adaptación oficial de este Himno se debe al General de Brigada del Cuerpo de Músicas Militares, Maestro Francisco Grau Vergara, que fue Director de la Unidad de Música de la Guardia Real, en colaboración con la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando. Adaptación que adquirió carácter oficial a través del Real Decreto 1560/1997, de 10 de octubre, por el que se regula el Himno Nacional. El Real Decreto 2027/1998, de 18 de septiembre, dispuso asimismo la cesión gratuita al Estado de todos los derechos de explotación de la actual versión del Himno Nacional, por expreso deseo de su autor.
Texto facilitado por el Centro de Estudios Políticos y Constitucionales