Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Jarduerak eta agenda
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Alteza Real el Príncipe de Asturias en el acto de clausura del II Congreso De Empresarios de Castilla-La Mancha

Toledo, 28.05.1996

M

​is primeras palabras han de ser por un lado de agradecimiento  a la Confederación Regional de Empresarios de Castilla-La Mancha por su invitación para clausurar las jornadas de este II Congreso en el que habéis tenido la oportunidad de reflexionar en común sobre vuestras preocupaciones e inquietudes. Y por otro de satisfacción por que ello me da una nueva oportunidad para venir a Toledo.

He escuchado al Presidente Regional de la Confederación las conclusiones y propuestas a las que habéis llegado durante la celebración de este Congreso , así como la importancia que dais al establecimiento de un marco idóneo para la inversión y el desarrollo empresarial.

Recojo con gran interés vuestras iniciativas, pues conocer los problemas de los diferentes ámbitos la sociedad española y las alternativas para su solución constituye una de mis dedicaciones primordiales. Quiero manifestaros que soy consciente de las dificultades a las que, como empresarios, os enfrentáis cada día. En Castilla-La Mancha, todas estas dificultades se ven incrementadas al ser la práctica totalidad  de las empresas  medianas y pequeñas y de origen marcadamente familiar.  Pero estoy seguro que con el apoyo de todos y especialmente con vuestro esfuerzo y tesón sabréis superarlas con éxito.

Para ello es necesario incrementar la calidad y la competitividad de los productos y servicios que ofrecéis. Tenéis unas ventajas competitivas que se han de aprovechar y debéis llevar a cabo, además, un gran esfuerzo en materias tan importantes como son la introducción en mercados exteriores, la promoción y mejora de la comercialización en el mercado interior, la formación profesional, la investigación y el desarrollo tecnológico o la incorporación del diseño a la empresa, temas, entre otros muchos,  que  habéis tratado en este Congreso.

En la realización de esa labor podéis contar con el apoyo de las organizaciones empresariales, pues comunes son vuestros intereses en procurar que el proceso de adaptación de vuestras empresas se realice con el menor coste posible y con la máxima prontitud. Igualmente, esa colaboración es imprescindible en el necesario diálogo con los representantes de los trabajadores  pues la armonización y conciliación de  los intereses de trabajadores y empresarios es indispensable para el progreso económico y social. Finalmente, los poderes públicos han de conocer vuestros problemas y dificultades con el objeto de establecer el marco mas idóneo que permita el  adecuado desenvolvimiento de la actividad empresarial.

En el proceso que vais a desarrollar no estaréis solos pues la renovación de las estructuras productivas constituye una necesidad de los tiempos actuales y ha de ser un objetivo básico de todas las empresas españolas. La globalización de las relaciones económicas, la liberalización del comercio y la consiguiente desaparición de las barreras arancelarias, los procesos de unificación de mercados en Europa, América y Asia han alterado sustancialmente las bases sobre las que se asentaba, en el pasado, la actividad empresarial y sitúan a los Gobiernos, a los empresarios y trabajadores ante nuevos retos que han de afrontar.

Los  poderes públicos, los empresarios y los trabajadores no pueden ni deben  vivir ajenos a esos acontecimientos ni permanecer indiferentes ante las nuevas exigencias del orden económico que han de abordarse sin vacilaciones y con ilusión, siendo conscientes de las nuevas oportunidades que se nos van a ofrecer y de que el futuro nos deparará grandes satisfacciones si sabemos conducirnos con acierto y decisión.

Nos va mucho en ese empeño, pues la empresa no solo constituye un vehículo de realización de la iniciativa individual sino también el instrumento mas efectivo de creación y generación de una riqueza que supone un progresivo incremento del bienestar y de la calidad de vida de todos los ciudadanos, fines sin duda queridos por todos. De esa significación y alcance social de la actividad que desarrolláis  se deriva el reconocimiento que merece la figura del empresario pues de su gestión, de sus aciertos y de sus fracasos, depende en una gran medida el bienestar de los demás.

Vuestra actividad tiene, además, una importancia  decisiva en una materia que es objeto siempre de Mi especial preocupación: el acceso de la juventud al trabajo. De una parte, vuestro ejemplo debe ser aliento para que jóvenes emprendedores, con nuevas ideas y con vuestro apoyo y el de vuestras organizaciones, se incorporen con ilusión   a la actividad empresarial como un vehículo viable y digno para su desarrollo personal. De otra parte , vuestro esfuerzo ha de hacer posible que accedan a un empleo nuestras más jóvenes generaciones que, después de una intensa dedicación a su cualificación personal, no pueden ver defraudadas sus expectativas de integración plena en la sociedad.

No quiero terminar mis palabras sin desearos que los trabajos de concreción de propuestas e iniciativas que habéis desarrollado en este Congreso sean válidos y útiles para Castilla-La Mancha y sus empresas. Esa es mi esperanza y mi ánimo para que, entre todos, colaboréis decididamente en conseguir el grado de progreso y bienestar que esta Región en justicia merece. En esta labor me tendréis siempre a vuestra disposición y contaréis siempre con mi  apoyo. Y ahora con mucho gusto tengo el honor de declarar clausurado el II Congreso de Empresarios de Castilla-La Mancha.

Itzuli Hitzaldiak atalera
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+