Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Jarduerak eta agenda
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Alteza Real el Príncipe de Asturias en la conferencia “el reto mediterráneo y la respuesta europea” de la Fundación Bertelsmann

Barcelona, 02.10.1991

Q

​uiero expresar mi satisfacción por asistir a esta Conferencia de la Fundación Bertelsmann, en la que tantas personalidades políticas y académicas han debatido durante dos días sobre el tema "El Reto Mediterráneo y la respuesta Europea", y pro presidir su acto de Clausura. No es sólo una satisfacción sino también un acto que considero de responsabilidad para con mi generación y para con nuestro futuro.

En primer lugar quiero felicitar a la Fundación Bertelsmann por la oportunidad y el acierto de haber organizado este debate y a la Generalidad de Cataluña por haber acogido y apoyado su celebración en Barcelona. Esta feliz colaboración, impulsada por la activa participación de la Generalidad y su President en las tareas que la Fundación dedica, desde hace tiempo, a las estrategias y opciones del futuro de Europa, ha cristalizado en la celebración de esta Conferencia en España, y precisamente en la Capital de Cataluña, que ha jugado un papel preponderante en la cuenca mediterránea a lo largo de la historia.

Es cierto que, en la actualidad, ninguna zona del mundo puede sernos indiferente, pero también es verdad que existe un entorno próximo que nos influye con más fuerza y exige de nosotros una atención más urgente. El Mediterráneo ha sido para nosotros el "Mare Nostrum" y cuna de civilizaciones que han irradiado poderosamente a toda Europa. Pensemos, por ejemplo, en la herencia de raíces judeo-cristianas en toda Europa, o en la profunda huella de la cultura musulmana en España y en el enriquecimiento que ha supuesto esta interpenetración de culturas para todos nosotros.

Pero el proceso histórico de los pueblos y civilizaciones introduce profundos cambios y nuevos planteamientos en las relaciones políticas, económicas, sociales y culturales de un ámbito geográfico. Hoy en día, hemos de enfrentarnos con nuevos problemas que exigen un esfuerzo de comprensión y soluciones comunes. Algunos de ellos han sido objeto de debate en esta Conferencia: las migraciones y sus secuelas de injusticia social, los desequilibrios económicos y ecológicos... y otras muchas (religiones).

Por ello, es una prueba de responsabilidad y lucidez plantearse, como han hecho los participantes de esta Conferencia, cuales son los problemas y nuevas circunstancias de la región del Mediterráneo (parte y vecindad de la Europa occidental), cuales son los lazos que determinarán en el futuro el destino de Europa y de los pueblos de la cuenca Mediterránea. En definitiva, de qué modo los países de la ribera mediterránea y los países del Sur de Europa pueden jugar un papel importante en la Europa comunitaria.

Este mar que habíamos llamado y sentido como nuestro, que fue crisol de civilizaciones, culturas y religiones para la humanidad, no puede llegar a ser nunca frontera, una barrera, que impidiera a los hombres seguir avanzando en el camino del entendimiento, de la paz y del progreso. Europa ha de retomar sus raíces mediterráneas y el diálogo se ha de afianzar como único medio de solución de este reto que hoy en día nos plantea la relación entre el Sur y el Norte.

Es por ello que no puedo dejar de felicitar también a todas las personalidades políticas, expertos y estudiosos, que preocupados por estos problemas han querido venir a Barcelona a dedicar parte de su valioso tiempo a intercambiar experiencias y aportar opiniones que han de ayudar a encontrar aquellas vías de entendimiento y de diálogo.

Pero, además de mi felicitación, quiero expresaros también unas palabras de aliento y de perseverancia, para que el camino que habéis recorrido durante estos días en Barcelona en fructífero debate, tenga una continuación cuando emprendáis vuestra tarea diaria. Que las conclusiones a que hayáis llegado os ayuden a proseguir por el camino de la reflexión para superar en bien de todos los pueblos de Europa y del Mediterráneo el reto que este momento histórico nos plantea.

Los beneficiados de todos estos esfuerzos, que gracias a Dios van en aumento, seremos sobre todo los jóvenes, tanto aquellos que viven en niveles altos de bienestar y justicia social, como aquellos otros, que son los más, y que aún siguen sufriendo las secuelas del odio, la incomprensión y el egoísmo, y más aún las generaciones venideras que esperamos estén libres de esta indeseable herencia. Nosotros y ellos debemos agradecer este tipo de iniciativas, apoyarlas y no permitir que sus trabajos se queden en meras conclusiones retóricas recogidas en infinidad de memorias. El paso a la acción debe ser rápido y determinante, y esa acción es la que todos debemos exigirnos y emprender en nuestras vidas cotidianas. Con inteligencia inspirándonos en aquellas conclusiones.

Con estas reflexiones termino felicitando nuevamente a los organizadores, Ponentes y participantes, por sus exposiciones y su presencia. Con mucho gusto declaro clausurada la Conferencia principal de la Fundación Bertelsman sobre "El reto Mediterráneo y la respuesta europea".

Itzuli Hitzaldiak atalera
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+