Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Jarduerak eta agenda
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de S.M. la Reina en el acto de entrega de la Bandera de España a la Policía Nacional

Escuela Nacional de Policía. Ávila, 10.11.2015

B

​uenos días. Estoy hoy en Ávila, como saben, para entregar de modo solemne la bandera de España a la Policía Nacional. Tras la publicación, hace unos días, del Real Decreto  por el que se concede su uso, todos los que formáis parte de esta institución seguiréis haciendo vuestro impecable trabajo con un aliciente más: un estímulo que encierra una dimensión mayor, más profunda, de lo que este acto puede significar. Esta entrega de bandera, la regularización de su uso, nos recuerda en el ámbito de lo simbólico, por tanto, como productor de sentido y como modo de significación, lo que es vuestra insustituible competencia diaria en nuestro país. Sois garantes de las libertades públicas y de la seguridad ciudadana. Sois más de setenta mil hombres y mujeres movidos por vuestra entrega y dedicación profesional al servicio público, a todos los ciudadanos españoles.

La entrega de la enseña nacional simboliza, sobre todo, un reconocimiento al trabajo, a menudo silencioso, de ese cumplimiento impecable de vuestra labor. Un reconocimiento al que se une Su Majestad el Rey, que me ha pedido que haga llegar a todos su enhorabuena y su afecto sincero. Este país os necesita y os aprecia. Y la concesión del uso de la bandera es la expresión de ese reconocimiento. Es un estímulo de unión, compromiso y emoción para todos los que dedican su vida al servicio de España y de los españoles.

Quiero recordar aquí a todos los que, cumpliendo su deber, perdieron la vida. A todos, especialmente a los que han sido víctimas de la violencia terrorista.

Y quiero recordar también a vuestras familias, a su abnegación y comprensión.

Estoy aquí para entregar una bandera, la nuestra. Pero también estoy aquí para daros las gracias, en mayúsculas y de corazón, en nombre de tantos ciudadanos que confían en vosotros, que os necesitan y que os valoran. Gracias.

La entrega de la enseña nacional simboliza, sobre todo, un reconocimiento al trabajo, a menudo silencioso, de ese cumplimiento impecable de vuestra labor. Un reconocimiento al que se une Su Majestad el Rey, que me ha pedido que haga llegar a todos su enhorabuena y su afecto sincero. Este país os necesita y os aprecia. Y la concesión del uso de la bandera es la expresión de ese reconocimiento. Es un estímulo de unión, compromiso y emoción para todos los que dedican su vida al servicio de España y de los españoles

Itzuli Hitzaldiak atalera
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Jarduerak