Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Jarduerak eta agenda
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Alteza Real el Príncipe de Asturias en la presentación de la nueva edición digital del diario “El País” en portugués

São Paulo. Brasil, 26.11.2013

P​ermítanme comenzar diciéndoles que siento mucho no poder asistir en persona, por razones que ya conocen, al lanzamiento de un proyecto de tanta significación, como éste que hoy nos convoca. Sin embargo no quiero dejar de transmitirles mi testimonio ante el nacimiento de un nuevo proyecto periodístico que siempre es un motivo de celebración; sobre todo después de un periodo de gran incertidumbre en el panorama de los medios −que todavía no se ha terminado−; después de años en que la crisis ha golpeado a todos los sectores de la actividad económica, y de manera especialmente virulencia al mundo de la comunicación.

Todos nos sentimos de enhorabuena cuando se abre paso el impulso emprendedor, cuando nace una nueva empresa o cuando una ya existente decide ampliar su actividad y abrir nuevas líneas de negocio. La decisión de romper las ataduras del pesimismo representa en estos momentos el ánimo con el que la sociedad española está afrontando la salida de la crisis económica: con decisión y realismo, con espíritu emprendedor, y con una vocación clara y decidida de apertura al exterior.

Que un diario de la relevancia de “El País” haya escogido Brasil como marco para su expansión internacional viene a confirmar, de una parte, el compromiso del grupo PRISA −y de España en su conjunto− con Iberoamérica; y de otra, la importancia de Brasil y el gran atractivo que este país ha conseguido desarrollar como polo de atracción de inversiones y proyectos de todo el mundo.

Brasil ha recorrido un extraordinario camino en la última década reduciendo disparidades sociales, sacando de la pobreza a una gran parte de su población e incrementado de manera notable su peso diplomático en la región y en todo el mundo. También ha sabido abrir su mercado laboral a profesionales extranjeros altamente cualificados y ha buscado alianzas estratégicas con empresas consolidadas y de prestigio en sus respectivos sectores.

Brasil, por tanto, aún cuando tiene que seguir afrontando las dificultades y los retos intrínsecos a su desarrollo, es un país que merece un espacio de honor en los titulares y portadas de la prensa internacional y que presenta unas oportunidades únicas para el desarrollo y el crecimiento de cualquier empresa.

Para España esto no supone sorpresa alguna. Nuestras grandes firmas fueron las primeras en apostar por esta exitosa realidad que protagoniza Brasil; hace ya bastantes años que España se convertía en el segundo inversor internacional en Brasil, sólo superado por EEUU. Y hoy comprobamos con satisfacción que, tras las grandes multinacionales, llegaron las pequeñas y medianas empresas españolas que se han sumado con entusiasmo a ese mismo impulso inversor. Por supuesto, nada de esto hubiera sido posible sin el inquebrantable compromiso del gobierno brasileño por hacer de su país un mercado atractivo, pujante y receptivo, con una economía abierta y competitiva.

Y la crisis económica no ha hecho mella en ese compromiso, sino todo lo contrario. Aquellas compañías españolas que más habían invertido en Brasil, o en otras zonas del mundo, han visto cómo esa vocación internacional les ha permitido capear con éxito los rigores de la crisis en el ámbito interno.

Estamos, pues, ante la constatación de un hecho: Brasil es, para España, un socio estratégico de primera magnitud; prueba de ello es que este año se ha convertido en el principal destino de las inversiones españolas en el exterior, con un montante acumulado que supera los 90.000 millones de dólares.

Que un diario de la relevancia de “El País” haya escogido Brasil como marco para su expansión internacional viene a confirmar, de una parte, el compromiso del grupo PRISA −y de España en su conjunto− con Iberoamérica; y de otra, la importancia de Brasil y el gran atractivo que este país ha conseguido desarrollar como polo de atracción de inversiones y proyectos de todo el mundo

Senhoras e Senhores,

A importância crescente do  Brasil, seu sucesso internacional e sua liderança como representante sul-americano entre os BRICS supõem uma atenção permanente para o jornalismo. Sem falar dos acontecimentos que aí se celebrarão durante os próximos anos, como a Copa do Mundo de Futebol e os Jogos Olímpicos, que terão interesse e atração no mundo enteiro.

Brasil pode, cada vez mais, ser um polo de influência mundial, de atração de novos projetos e de geração de todo tipo de noticias. Por isso, seria natural que uma empresa espanhola tenha decidido apostar aí e também no campo da comunicação. Com esta edição do jornal do “El País” no Brasil, o grupo PRISA faz honor à sua forte vocação ibero-americana, que tem demonstrado nos seus mais de 40 anos de historia no mundo da comunicação. Minhas afetuosas congratulações.

Quiero destacar, además, la profundidad de este compromiso, porque no se trata de una alianza para abrirse a nuevos lectores y mercados abordando proyectos de colaboración conjunta; de hacer contenidos específicos para distintos mercados, o de traducir la edición del país de origen. Estamos, en realidad, ante la creación de un medio completamente nuevo, con una redacción propia y e independiente de la matriz española. Pensado para el público brasileño y escrito, por tanto, en la lengua de ese público.

Nos encontramos, pues, ante una feliz coincidencia de intereses. El nacimiento de un nuevo medio amplia la pluralidad informativa y enriquece más si cabe el potente panorama informativo en Brasil. El grupo PRISA, a su vez, refuerza su posición en la región y se convierte en un pionero en este modelo de expansión internacional. Y el conjunto de  Iberoamérica gana una nueva voz compartida para mirar al mundo con una visión cosmopolita, atenta a la realidad de Brasil y de Iberoamérica, pero también a la de Pekín, Roma, Washington o Berlín.

Señoras y señores, en la sociedad de la información y en el mundo de la economía global en que nos movemos nada nos es ajeno o lejano; cada vez estamos más y mejor conectados porque lo que ocurre en los confines más remotos del planeta no solo suscita nuestro interés, también acaba afectando a nuestras vidas.

En ese nuevo paradigma de la sociedad global nuestra Comunidad Iberoamericana se muestra con una nueva identidad, más atractiva y más reconocida internacionalmente. Por sus dimensiones y su posición entre Europa y Asia, por sus indudables avances sociales, por su mayor fortaleza institucional y por su pujanza económica, Iberoamérica suma. Lo hace en ambas orillas del Atlántico y hacia el Pacífico, lo hace en los dos hemisferios y lo hace también en nuestras dos grandes lenguas vehiculares iberoamericanas.

Desde ese convencimiento España promueve desde hace dos años y en el marco de las Cumbres Iberoamericanas un foro de comunicación en el que las grandes empresas del sector puedan compartir inquietudes y experiencias y buscar soluciones globales a problemas que a todas afectan, como los derechos de propiedad intelectual o la monetización o valoración económica de los contenidos ante el reto de las nuevas tecnologías. Estoy convencido de que en la próxima edición de ese Foro, que tendrá lugar en Veracruz, podremos analizar el caso de esta edición brasileña de “El País” como otra muestra del exitoso principio “piensa en global, actúa en local”

Felicidades, por tanto, a los inspiradores del proyecto y al equipo encargado de ponerlo en marcha. Estoy convencido de que la sociedad brasileña lo acogerá con la misma receptividad e interés con los que ha acogido tantas iniciativas e inversiones españolas que se han realizado en los últimos años.

Le deseo larga vida a este nuevo periódico de Brasil, con un alma española e iberoamericana y una proyección universal. Desde hoy las relaciones entre España y Brasil son más ricas y profundas; con ello ganamos los dos países, ganan nuestros ciudadanos, ganan nuestras empresas y gana toda Iberoamérica.

Muchas gracias.

Itzuli Hitzaldiak atalera
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+