Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Jarduerak eta agenda
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Alteza Real el Príncipe de Asturias en el XXV Aniversario de la refundación de Fomento del Trabajo

Barcelona, 01.10.2002

V

inc amb molt de gust a celebrar amb tots vosaltres aquest aniversari, i expresar-vos la meva felicitació per la vostra contribució al desenvolupament industrial de Catalunya, i a la vostra constant tasca social, mitjançant institucions com ara la Caixa de Pensions, i la Borsa de Treball de Barcelona.

Ara fa vint-i-cinc anys, la Llei de llibertat sindical de l'any 77 va crear un marc, homologable amb el dels països democràtics del nostre entorn, dins el qual Foment del Treball va dur a terme la seva reestructuració com a organització empresarial.

Però val la pena recordar que aquesta institució és una etapa d'un procés que va començar l'any 1771, quan un grup d'industrials li va demanar al rei Carles III permís per a constituir la Companyia de Fabricants d'Indianes de Catalunya. Des d'aquell moment, allò que avui és Foment va anar afermant el seu protagonisme en la vida econòmica i empresarial no només de la sempre dinàmica Catalunya, sinó també de tot Espanya, i en paral.lel amb la nostra evolució històrica.

1977 és una fita important en aquests camí. L'impuls i la gran personalitat dels Bonaplata, Güell i Ferrer, Ferrer Vidal o Muntadas, i altres dirigents que van personificar l'empresariat català en diferents èpoques, es van renovar en les persones, i els fets de Félix Gallardo, Andrés Ribera Rovira, Carlos Ferrer Salat, Antonio Algueró o Alfredo Molinas. Tots ells van demostrar que van estar en aquell moment a l'alçada de les circumstàncies, i es van guanyar la col.laboració de molts empresaris que, tot creient en la llibertat d'associació, van retornar a Foment la seva condició d'institució representativa de l'empresariat català .

En el escenario de la transición, con un proceso de reforma política, una crisis económica profunda, y un clima social alterado, ellos tuvieron la visión y el temple necesarios para alumbrar instrumentos eficaces de concertación, con el propósito de acercar nuestra sociedad y nuestra economía a las de los países más avanzados.

El balance es más que positivo. Ha cuajado en estructuras sólidas de representación empresarial, acordes con los valores y principios constitucionales y democráticos que, como organizaciones territoriales, y éste es el caso de Fomento, han sabido adaptarse al marco autonómico establecido por nuestra Ley fundamental, y han cooperado activamente a su desarrollo y eficacia.

Casi simultáneamente con su propio proceso de reestructuración, Fomento participó también activamente en la constitución de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales CEOE, el mismo año 1977, en concierto solidario con las demás organizaciones del resto de España.

Al recordar lo que se inició hace veinticinco años, en modo alguno cerramos una etapa. Las organizaciones empresariales, en cuanto agentes sociales, evolucionan ininterrumpidamente. No sólo en las personas y los relevos generacionales, que en sí mismos son un factor y un estímulo de cambio, sino en el conjunto de su quehacer, en sus prioridades, medios y objetivos.

Para llevar a cabo su tarea, deben trabajar en estrecho contacto con su entorno, sintonizar con sus aspiraciones, y contribuir activamente al interés general, en el ámbito que les es propio, el empresariado, y todo lo que le afecta.

España ha superado en este cuarto de siglo retos muy importantes, sobre todo los derivados de nuestra rápida integración en Europa y nuestra apertura al mundo, gracias a que nuestra sociedad está vertebrada por instituciones que impulsan el cambio como motor de progreso y proporcionan los estímulos y apoyos necesarios para que las personas aprovechen al máximo sus oportunidades y den el máximo de sus aptitudes.

El horizonte en el que hoy nos movemos plantea en este sentido nuevos desafíos e interrogantes, pero debemos saber extraer las ventajas que aquellos siempre llevan consigo. Asumir la dinámica del cambio, y proyectar su energía en sentido positivo, es el reto al que principalmente ha de responder la actividad empresarial. Estoy convencido de que Fomento, una vez más, volverá a asumir con éxito los nuevos cambios.

Celebramos constatar en nuestros agentes sociales, y entre ellos los empresariales, su voluntad de modernización y su capacidad de innovación. Hoy más que nunca, ante unos mercados cada vez más exigentes y que evolucionan sin cesar, ambas cualidades se hacen precisas para mantenerse siempre en vanguardia, para liderar cualquier proceso, e imprescindibles para asegurar nuestro rumbo hacia metas más altas y ambiciosas.

Fomento ha demostrado en su larga historia esta capacidad. Y estos últimos 25 años son una buena prueba de ello. Esperamos y deseamos que esta institución continúe fiel a sus principios, y que como representante del empresariado de Cataluña, siga contribuyendo a la prosperidad y al bienestar de todos los españoles.

Muchas gracias.

Itzuli Hitzaldiak atalera
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+