Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Jarduerak eta agenda
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Intervención de Su Majestad el Rey en la sesión extraordinaria del Consejo de Política Exterior

Madrid(Palacio de La Zarzuela), 21.01.2002

M

e complace dirigir esta sesión extraordinaria del Consejo de Política Exterior, la primera de este 2002.

Se trata de un año determinante para las relaciones exteriores de España, pues durante los primeros seis meses presidiremos la Unión Europea, lo que implica un conjunto de serias responsabilidades.

La presidencia es siempre una necesaria armonización de voluntades diversas, a veces muy distintas, a la vez que supone el deber de avanzar con paso seguro en el camino de la unidad europea.

El semestre español tiene ante sí muchas cosas que hacer en el funcionamiento y en la adaptación de la propia Unión. Además, sobre esta amplia agenda gravitan las profundas repercusiones internacionales de los inesperados y gravísimos atentados en los Estados Unidos.

Por otro lado, como nación singularmente vinculada a la América española, sentimos como algo propio las dificultades económicas de Argentina. España mantiene un decidido espíritu de compromiso con ella y agradezco las declaraciones oficiales realizadas en este sentido.

Volviendo a Europa, la Unión encara los desafíos derivados de su propio acierto. Pocos ejemplos ilustran mejor este éxito que la rápida aceptación del Euro por millones de europeos en su vida cotidiana.

España, que se encuentra entre los países que apostaron por la moneda común, ha sabido imponerse la necesaria disciplina económica para cumplir con solvencia las exigencias de su establecimiento.

El funesto 11 de septiembre el mundo cayó en la cuenta de hasta qué punto la amenaza del terrorismo no es local y puede afectar a la seguridad colectiva. En consecuencia, tuvimos por vez primera una clara conciencia de presentarle un frente unido sin dilaciones.

España, que era, desgraciadamente, conocedora del enorme reto de esta amenaza para toda democracia, ha prestado un nítido apoyo a la nación atacada y ha desplegado una intensa acción europea, promoviendo una serie de trascendentales medidas en defensa de una justicia y seguridad verdaderamente comunes.

Me consta la atención y el tesón que venís prestando, en los respectivos Consejos europeos, a esta misión estratégica para los intereses permanentes de España. Os agradezco todo ello y os estimulo en esta tarea imprescindible.

Confío en que las posibilidades de coordinación y análisis que ofrecen las sesiones de este Consejo sirvan para conducir con éxito la proyección exterior de nuestro país en un año que espera una activa presencia española.

Itzuli Hitzaldiak atalera
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+