Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Jarduerak eta agenda
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Alteza Real el Príncipe de Asturias en la presentación y entrega de los proyectos y ayudas-contrato de la Fundación Científica de la Asociación Española contra el Cáncer.

Madrid(Parque Ferial Juan Carlos I), 06.06.2003

C

on mucho gusto he aceptado la invitación para presidir este acto de la Asociación Española contra el Cáncer, cuyos antecedentes históricos están directamente relacionados con mi familia, y en particular con las Reinas Doña Victoria Eugenia y Doña María Cristina y que nuevamente me permite acercarme más para conocer mejor sus actividades y a las personas que las ponen en marcha.

No es casual que este acto se celebre en el marco de su cincuenta aniversario. Una cifra redonda, que nos habla de un gran esfuerzo y una continua preocupación, así como de su balance positivo. Todo ello es motivo de gozo y orgullo para cuantos lo han conseguido, y de gratitud para los que han recibido su asistencia generosa.

El papel que la Asociación ha desempeñado en la lucha contra el cáncer, y su intensa proyección social, son consecuencia de su capacidad para responder a situaciones concretas, individuales y colectivas, y también de su continua adaptación a las necesidades sanitarias y asistenciales en cada momento.

Con estas bases vuestra actividad se ha ido ampliando sucesivamente. Desde las primeras ayudas a dotaciones hospitalarias y la apertura de Centros de Diagnóstico y tratamiento, hasta los servicios de atención psicológica, cuidados paliativos, rehabilitación e inserción.

Y también mediante convenios con centros públicos asistenciales, una estrecha relación con las Administraciones y agentes sociales, y la incorporación del voluntariado como uno de los pilares básicos que, junto con el personal laboral de la Asociación, han hecho realidad tantos proyectos y servicios a lo largo de estos cincuenta años, y a quienes hago llegar mi sincera felicitación.

La lucha contra el cáncer no habría avanzado tanto, ni logrado los éxitos que ha alcanzado en la actualidad, sin la actividad constante de cuantos emplean su esfuerzo en la prevención de esta enfermedad, apoyan y ayudan a quienes la sufren y a sus familias y contribuyen activamente a la formación de investigadores y a la difusión del resultado de sus trabajos.

Por eso, este acto es una excelente ocasión para destacar los méritos de la Fundación Científica, que ha dado pruebas de su capacidad para superar en sus comienzos un ambiente menos favorable a las cuestiones científicas, para consolidar una estructura sólida y estable, y contribuir al avance de la ciencia.

Muestra patente de ello es la gran apuesta por la investigación de excelencia que están promocionando. En este sentido, hay que destacar la importancia de la iniciativa pionera de la convocatoria de este año, superando el estatus de becario post doctoral y convocando por primera vez ayudas-contratos para los investigadores.

Mi más cordial enhorabuena a quienes han visto distinguidos sus proyectos y han recibido las ayudas-contrato de este año. Les deseo mucho éxito y les animo a procurar, con su vocación, un mayor avance en el ámbito de la salud y la calidad de vida colectivas.

Felicito también a los patrocinadores de estas ayudas, que su ejemplo se perpetúe para que ningún proyecto de calidad científica y repercusión en el progreso común dejen de llevarse a cabo por falta de medios.

Nos sentimos orgullosos de contar en España con investigadores, médicos y cirujanos brillantes, con fama y competencia reconocida, y que se mueven con soltura en el escenario de los mejores, aquí y más allá de nuestras fronteras.

Las intervenciones que hemos escuchado, con el interés que merecen los argumentos presentados y las personas que las han realizado, coinciden en esta línea de servicios a la colectividad. Un objetivo en el que todos, desde nuestra determinada situación, debemos comprometernos.

En este momento, en el que las Administraciones Públicas, las Instituciones y Fundaciones privadas, los patrocinadores, y la sociedad en su conjunto, se muestran cada día más sensibles a la cooperación en estas tareas, conviene, más que nunca, destacar la intuición de los pioneros que abrieron este camino. Entre ellos, la Asociación Española contra el Cáncer, y su Fundación Científica, ocupan, por sus propios méritos, un lugar muy destacado, fruto de profundas reflexiones, de decisiones meditadas, una organización eficaz, y una inagotable suma de colaboraciones.

Muchas gracias por su ejemplo.

Itzuli Hitzaldiak atalera
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+