Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Jarduerak eta agenda
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Majestad el Rey en el acto de Entrega de Despachos a los alumnos de la LII Promoción de la Carrera Judicial

Barcelona, 04.04.2002

M

i más cordial enhorabuena a todos vosotros, alumnos de la cincuenta y dos promoción de la Carrera Judicial, que hoy recibís vuestros despachos.

Es éste uno de esos momentos que, por su fuerza y entidad, jalonan y dan sentido a toda una vida. En este acto solemne termináis vuestra formación, y recibís la justa recompensa a vuestros esfuerzos y desvelos.

Con los saberes que aquí se os han transmitido cristaliza vuestra vocación, que os invito a considerar como un servicio a la sociedad, de la que venís y a la que vais a dedicar vuestra actividad profesional.

Vivimos un tiempo en que el derecho se percibe ante todo como un concepto primordialmente social, un valor colectivo, que es propio tanto de quien lo declara como de quien lo reclama, y cuyo ejercicio y tutela tiene por consiguiente un carácter fundamental, reconocido en nuestra Constitución.

De ahí la trascendencia, y a la vez la responsabilidad, de la función que se os encomienda. Pues ésta no se agota en la aplicación de la ley a cada caso concreto, en la solución de conflictos o en la armonización de intereses. Vuestra función consiste, sobre todo, en la búsqueda constante y la consideración ponderada de lo que es justo, y en incorporar efectivamente el resultado de esa búsqueda a las realidades cotidianas, para ir construyendo y ampliando día a día la convivencia y la libertad de todos.

Grande es vuestra tarea, y también exigente, pues va a requeriros, quizá con mayor intensidad que otras profesiones, una continua actualización de vuestros conocimientos jurídicos y a la vez de vuestra formación integral y humanística, indispensable para forjar criterios con los que interpretar adecuadamente el horizonte de un mundo en cambio.

Os animo a mantener el rumbo, y a desempeñar brillantemente vuestro trabajo, con la energía y entusiasmo que en este momento especialmente os animan.

Como Rey, en cuyo nombre administraréis Justicia, como el texto constitucional dispone, os expreso mi confianza y apoyo, y os reitero mi felicitación en esta fecha tan señalada.

Itzuli Hitzaldiak atalera
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+