Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Jarduerak eta agenda
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Majestad el Rey en Utrillas

Teruel(Utrillas), 21.05.2002

M

uchas gracias, Señor Presidente, por sus palabras de bienvenida, y a los turolenses aquí congregados por su cordial recibimiento, al que correspondo con todo mi afecto.

Aragón ocupa un lugar especial en mi ánimo y mis recuerdos. Aquí comencé mi formación castrense y pasé gratas e intensas jornadas de mi juventud. En los pueblos y ciudades aragonesas que entonces tuve la oportunidad de conocer, viví días inolvidables de aprendizaje y amistad.

A estas experiencias se suman las que he recogido en mis visitas oficiales como Rey de todos los españoles. En la que hace años hice a Teruel pude comprobar vuestro deseo de cambios precisos, y la necesidad de movilizar las energías de dentro y fuera de vuestra tierra para conseguirlos.

Por eso celebro ampliar ahora estos recuerdos, en mi visita a estas comarcas turolenses, que hace tiempo deseaba conocer. Quiero sentiros cercanos y que me sintáis a vuestro lado. Porque la España que, entre todos, hacemos cada día no se concibe sin Aragón y sin Teruel.

Vengo a Teruel con el reconocimiento expreso hacia su esfuerzo permanente por mejorar, en condiciones que me consta no son fáciles, y con la admiración y el respeto que siempre me merecen quienes se alzan frente a los obstáculos con voluntad de vencerlos.

Deseo manifestaros que mi visita es una expresión no sólo de afecto, sino de admiración por vuestros empeños pasados y, sobre todo, por los actuales. Y, además, un gesto de gratitud: porque, en mi permanente preocupación por España, he adquirido la vigorosa impresión de que, al igual que la personalidad de Aragón es percibida nítidamente por los españoles, España vive muy arraigada en la conciencia de los aragoneses.

Los ecos de la Historia y sus valiosos testimonios nos acompañan a cada paso en Teruel. Son ellos lo que han ido construyendo la fuerte personalidad de los turolenses, que se manifiesta en tantos nombres ilustres que han regalado al mundo el genio de esta tierra.

Un historiador aragonés ha dicho que "los aragoneses han sido siempre pocos, pero nunca poco". Sé que vivís con preocupación la despoblación del Aragón rural, porque la primera fortaleza de una tierra son, precisamente, sus habitantes.

Hemos de aprovechar las oportunidades que brindan iniciativas como el Plan Especial de Teruel o la inclusión de nuestras comarcas menos favorecidas en los programas de la Unión Europea, cuya presidencia desempeña nuestro país en este semestre.

Conseguir fijar, aumentar y rejuvenecer a nuestra población exige un esfuerzo especial, extraordinario, constante, y tanto más grande si tenemos en cuenta que el crecimiento demográfico nunca se logra con rapidez. Pero eso mismo debe aumentar nuestra determinación y reforzar cuanto suponga creación de empleo y de servicios, sobre todo pensando en los jóvenes que, aquí, como en todas partes, son el futuro.

Por eso venimos a estar con vosotros. Para escucharos, hacer nuestras las inquietudes turolenses y aragonesas de ahora mismo y formar adecuado juicio sobre los asuntos de vuestro interés, que es siempre el de la Corona.

Vamos a compartir estos días, en primer lugar, con los ciudadanos de estas comarcas. Nos reuniremos con vuestras autoridades y, en especial, con los alcaldes de toda la provincia, sus más directos representantes y portavoces, que están en la primera línea del esfuerzo político; con las autoridades comarcales y provinciales; y con los diputados autonómicos y los parlamentarios nacionales elegidos en Teruel.

Conoceremos también de primera mano lo que preocupa o ilusiona a los agentes económicos y sociales, a los empleados y a los empresarios; es decir, a quienes promueven la actividad que genera riqueza y bienestar para todos.

Os agradecemos el amor que mostráis por Teruel, por Aragón y por España, y el ejemplo que dais de constancia, fortaleza ante la dificultad presente y empuje por ganar el futuro. El deber de todos es también el de la Corona: no ahorrar nada que pueda aportar mejora, avance y dinamismo.

Señor Presidente, traemos, junto al profundo afecto de siempre, interés verdadero por conocer vuestra realidad en Teruel y cordial aliento para sus gentes. Trabajar unidos por alcanzar un mismo fin es la clave de un éxito que, sin duda, alcanzaremos.

Muchas gracias.

Itzuli Hitzaldiak atalera
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+