Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Jarduerak eta agenda
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Majestad el Rey en la inauguración de los actos conmemorativos del Centenario del Instituto de Reformas Sociales

Madrid, 26.06.2003

E

s un motivo de satisfacción ostentar la presidencia del Comité de Honor de los actos conmemorativos del Centenario de la creación del Instituto de Reformas Sociales, y compartir con todos ustedes esta importante celebración.

El Centenario del Instituto nos trae un mensaje de modernización y concordia, que debemos actualizar en nuestros días.

Nos da la oportunidad de expresar nuestro reconocimiento a los hombres, de muy diversas procedencias, que fueron capaces de aparcar sus diferencias y unir sus fuerzas en torno a un proyecto de hondo contenido y proyección social, original por su novedad en las fechas y circunstancias en que fue concebido.

Con este acto se inicia hoy una serie de actividades que se van a celebrar en varias Comunidades Autónomas, las de Andalucía, Asturias, Cantabria, Cataluña y Madrid, y que tiene como objetivo recordar a los españoles lo que fue y significó una Institución, sin la cual difícilmente se podría entender la modernización social y económica de nuestro país.

La creación del Instituto, que hoy conmemoramos, es uno de los capítulos relevantes de nuestra historia, un episodio de la construcción de una España más moderna, que fue sentando las bases de una convivencia elaborada desde dentro del mundo social y realizada por sus más ilustres representantes.

Estos fueron los hombres de la Institución Libre de Enseñanza, con el apoyo de las más altas instituciones del Estado, y con la participación de los representantes del Gobierno, de las organizaciones empresariales y del mundo obrero.

Contando con el apoyo inestimable de las secciones técnicas, dirigidas, entre otros, por nombres tan significativos como los de Adolfo González Posada, el general Marvá, Adolfo Álvarez Buylla, y sobre todo, del presidente del Instituto, Gumersindo de Azcárate, construyeron una legislación laboral a la altura de los países socialmente más avanzados de su tiempo.

También desarrollaron acuerdos de conciliación, recomendaciones, informes y las primeras estadísticas sociolaborales. Pusieron en marcha el Instituto Nacional de Previsión y la Inspección de Trabajo, y promovieron una presencia activa de España en los principales organismos internacionales encargados de los temas laborales.

Todo ello en un clima de diálogo que, haciendo frente a una dialéctica de polarización ideológica y social, desplegó la legitimidad del Estado para contribuir a ordenar intereses diferentes, e incluso contrapuestos, apelando a la fuerza del derecho.

El ilustre hispanista Raymond Carr calificó al Instituto de "organismo único en Europa". Por eso su labor, centrada en un diálogo continuado y fructífero entre empresarios y trabajadores, llamó la atención del continente europeo, y tuvo una clara y directa influencia en muchos países iberoamericanos.

Convicción, compromiso, educación y conciliación como jalones del progreso, son conceptos actuales que nos invitan a una reflexión. La de renovar los éxitos de entonces en esta etapa de nuestra convivencia libre y pacífica, de diálogo que conduce a la concordia, y nos da fuerza para superar las nuevas disfunciones que todo avance puede traer consigo.

El ejemplar comportamiento moral de los que formaron parte del Instituto de Reformas Sociales, y el continuo entendimiento entre patronos y trabajadores, fue en aquel tiempo la garantía de la coherencia y de los excelentes resultados sociales que caracterizaron a esta institución.

El Consejo Económico y Social encarna hoy la continuidad del Instituto, y es el foro más adecuado para seguir desarrollando esta labor de investigación y diálogo.

Una tarea que hoy se extiende a nuevos ámbitos y preocupaciones prioritarias del presente. A las asociaciones de consumidores, y a los representantes de las cooperativas y de la economía social. Así como a los capítulos de la salud, la educación y la cultura; la vivienda y el medio ambiente; la energía y las comunicaciones; el desarrollo regional y el mercado único europeo.

Al rememorar la historia del Instituto nos alegramos de que aquel espíritu siga vivo, y agradecemos el esfuerzo y dedicación de quienes continúan la muy noble tarea de promover y garantizar el desarrollo de una sociedad democrática, cada vez más justa y solidaria.

Declaro inaugurados los actos conmemorativos del Centenario de la creación del Instituto de Reformas Sociales.

Itzuli Hitzaldiak atalera
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+