Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Jarduerak eta agenda
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Majestad el Rey con motivo de la Pascua Militar

Palacio Real de Madrid, 06.01.2004

Q

ueridos compañeros:

Es para mí un motivo de especial satisfacción poder iniciar el año nuevo reunido con todos vosotros, acompañado de la Reina y del Príncipe de Asturias, para celebrar la Pascua Militar.

Se trata, como bien sabéis, de una antigua e importante tradición establecida por el Rey Carlos III, que nos permite rendir el tributo anual que bien merece la Institución Militar.

Un tributo de gratitud y reconocimiento que los españoles debemos a la noble labor, al servicio de España, que realizan los miembros de nuestras Fuerzas Armadas y Guardia Civil.

Sean, por ello, mis primeras palabras para felicitar muy efusivamente, en nombre propio y de la Familia Real, a todos los componentes de la gran familia militar por el alto espíritu de entrega, el afán de superación y la muy loable eficacia demostrados en el cumplimiento de sus respectivas misiones, muchas de ellas lejos de la Patria.

Junto a esta felicitación, hoy es también un día para rendir nuestro más emotivo y sentido homenaje a cuantos militares españoles perdieron la vida en el transcurso del año que acaba de finalizar.

Un año en el que muchos fueron, por desgracia, los que fallecieron en acto de servicio. Me refiero, especialmente, a los militares fallecidos en el trágico accidente aéreo en Turquía, así como a aquéllos que fueron víctimas de tan brutales y crueles atentados en Iraq.

La pérdida de todos y cada uno de ellos nos llenó de profundo dolor. Les dedicamos nuestro más emocionado recuerdo y profundo reconocimiento por su entrega al servicio de España, a la vez que reiteramos a sus familias todo el afecto y solidaridad que merecen.

Solidaridad, afecto y reconocimiento permanentes que también dirigimos a todas las víctimas del terrorismo y a sus familias.

Lamentablemente, un año más, comprobamos que la lacra del terrorismo sigue siendo la mayor amenaza que nos acecha y a la que debemos enfrentarnos.

Hace escasos días que se ha reafirmado, en toda su crudeza, la plena vigencia de sus más abominables intenciones, de sus inaceptables amenazas e intentos de extorsión.

La mejor forma de poner fin al terrorismo es que nos mostremos unidos y decididos en el empeño de erradicarlo con todos los instrumentos que nos proporciona el Estado de Derecho, desde el amor a la paz, la libertad y la democracia.

Agradezco al Señor Ministro de Defensa sus calurosas palabras de felicitación dirigidas a mi persona y a la Familia Real, pronunciadas en nombre propio y en el del conjunto de la Institución Militar.

Gracias, asimismo, por la minuciosa presentación que nos ha hecho, tanto de las actividades desarrolladas por el Ministerio de Defensa y de las líneas maestras de la política de defensa, como de los proyectos para el futuro.

En el año transcurrido se ha seguido avanzando en la mejor preparación, organización y dotación de nuestras Fuerzas Armadas.

A lo largo de 2003 he tenido ocasión, al igual que el Príncipe de Asturias, de visitar numerosas Unidades militares comprobando esos avances, así como la elevada disciplina, alta preparación y progresiva modernización de sus instalaciones, recursos materiales y procedimientos.

La puesta en marcha de nuevos programas de armamento, que se suman a los que ya están en curso, nos anima a trabajar con renovada ilusión y mayor ahínco si cabe.

Van a permitir dotar a nuestras Fuerzas Armadas de nuevos medios para poder atender con mayor garantía de éxito nuestras necesidades de defensa, y hacer frente mejor a los riesgos y amenazas que nos plantea el mundo de hoy.

Nuestras Fuerzas Armadas disponen de la flexibilidad y capacidad de adaptación que requiere el cumplimiento de sus misiones, gracias a su mejor preparación y a las continuas innovaciones tecnológicas introducidas.

Un objetivo de primer orden, que debemos perseguir a todos los niveles de mando, es el de mejorar las condiciones del trabajo diario de nuestras Unidades y dedicar a la formación todo el tiempo y esfuerzo necesarios.

De nada nos sirve el material más sofisticado si el personal que lo tiene que manejar no está adecuadamente capacitado, debidamente equipado y altamente motivado.

Ésta tiene que ser nuestra principal preocupación, porque los hombres y mujeres que visten uniforme son el fundamento de la Institución Militar y la razón de ser de los valores que la sustentan.

La culminación del proceso de la Revisión Estratégica de la Defensa, orientada a integrar la seguridad y defensa de España en el marco de la seguridad compartida y de la defensa colectiva con nuestros aliados, permitirá determinar las capacidades de nuestras Fuerzas Armadas como instrumento de la acción exterior del Estado.

Reforzar la conciencia de defensa nacional, es una labor que no puede quedar circunscrita al ámbito de las Fuerzas Armadas, sino que debe extenderse al conjunto de la sociedad española.

En el plano multilateral crecen nuestras obligaciones en materia de defensa, derivadas de nuestra participación en la Alianza Atlántica y en la Política Europea de Seguridad y Defensa, así como de nuestra presencia en operaciones multinacionales.

La renovada estructura de mandos y fuerzas con la que la Alianza Atlántica ha respondido a los nuevos retos, supondrá para España un mayor esfuerzo y una mayor implicación en nuestra defensa colectiva.

También una activa participación de nuestro país en la obra de integración europea, así como el desarrollo de las últimas decisiones de la Unión Europea, nos exigirá continuar asumiendo nuevas tareas y mejorar nuestras capacidades para garantizar una Europa segura en un mundo mejor.

El creciente papel de nuestras Fuerzas Armadas en el plano internacional, no sólo se traduce en la aportación de efectivos, sino especialmente en la asunción de nuevos puestos de mando y responsabilidades.

Nuestras Fuerzas Armadas se distinguen por su alta valoración, capacidad y eficacia en el cumplimiento de las numerosas, importantes y complejas misiones asignadas con motivo de su participación en operaciones fuera del territorio nacional, ya sea en los Balcanes, Afganistán, Océano índico, Kuwait o Iraq.

A los integrantes de todas y cada una de las tropas españolas destacadas en los más diversos rincones del mundo dirigimos un saludo especialmente afectuoso, junto con la expresión de nuestro más pleno apoyo y reconocimiento en el desarrollo de sus delicadas y difíciles tareas.

Vemos con orgullo como nuestras Fuerzas Armadas y Guardia Civil mejoran día a día en su vocación de servicio a España y, con ello, en su prestigio y en el respeto que merecen de la sociedad española de la que forman parte y a la que sirven.

Una vocación innata de servicio que los españoles apreciamos muy particularmente por la rápida, generosa y siempre eficaz entrega que demuestran nuestras Fuerzas Armadas y Guardia Civil ante las catástrofes o situaciones de emergencia, que desgraciadamente se presentan a lo largo y ancho de la geografía española, y también en el ámbito exterior.

El personal militar ha puesto así de manifiesto que su elevado y permanente espíritu de servicio está imbuido de la profunda solidaridad que distingue a la sociedad española.

Al iniciar este año os animo, como Jefe Supremo de las Fuerzas Armadas, a renovar nuestros compromisos e ilusiones, para seguir entregando lo mejor de nosotros mismos al servicio de España y de los españoles.

Que todos perseveremos unidos en nuestra aportación a esa gran meta, con la abnegación y ejemplaridad que caracterizan a los miembros de las Fuerzas Armadas y de la Guardia Civil en el cumplimiento del deber.

En esa noble labor bien sabéis que siempre podréis contar con mi entrega ilusionada y el más pleno apoyo y aliento de la Corona.

Para finalizar deseo reiterar, en mi nombre y en el de mi Familia, nuestra más afectuosa felicitación y mejores deseos de paz y prosperidad para el año nuevo 2004 a todos los componentes de la Institución Militar, deseos que hacemos extensivos a sus familias.

¡VIVA ESPAÑA!

Itzuli Hitzaldiak atalera
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+