Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Jarduerak eta agenda
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Majestad el Rey en la recepción al Cuerpo Diplomático acreditado en España

Palacio Real de Madrid, 22.01.2004

S

eñor Nuncio Apostólico,

Señoras y Señores Embajadores,

Me alegra poderme reunir hoy con todos Ustedes en esta tradicional recepción de principios de año, acompañado de la Reina y del Príncipe de Asturias.

Se trata de una grata ocasión que nos permite repasar el desarrollo más reciente de nuestras relaciones diplomáticas, y compartir los nuevos proyectos y anhelos que nos ofrece el año que acaba de iniciarse.

Agradecemos muy sinceramente al Señor Nuncio su felicitación, así como las afectuosas palabras que ha tenido a bien dirigirnos como Decano del Cuerpo Diplomático.

En mi nombre y en el de mi Familia, quiero expresarles los mejores deseos de felicidad, paz y prosperidad para el año 2004, unos deseos que les ruego transmitan a los Jefes de Estado, Gobiernos y pueblos de las Naciones que representan.

Aprovecho asimismo esta oportunidad para reiterarles mi reconocimiento y gratitud por la importante labor que realizan en nuestro país, por su eficaz colaboración y muestras de amistad hacia España, además de por su contribución al desarrollo de nuestras respectivas relaciones bilaterales.

Señor Nuncio Apostólico,

Señoras y Señores Embajadores

España acaba de celebrar el vigésimo quinto aniversario de su Constitución, aprobada por amplia mayoría del pueblo español. Representa el cimiento de nuestra convivencia democrática en paz y libertad, el soporte de nuestro progreso y bienestar, y la clave para explicar las nuevas responsabilidades de España en el mundo.

Nuestra Carta Magna ha permitido modernizar España y crear las condiciones necesarias para impulsar de forma decisiva nuestras relaciones políticas, económicas y culturales con el mundo entero, asegurando nuestra plena y activa participación en la integración europea.

España es hoy un país abierto, dinámico y solidario, cada vez más interdependiente y comprometido con las grandes cuestiones que afectan al mundo.

Nuestra riqueza, seguridad y bienestar dependen de forma creciente de nuestro entorno exterior. También aumentan día a día los retos y desafíos que sólo cabe afrontar con eficacia desde una mayor cooperación internacional.

De ahí la importancia que para España tiene el desarrollo de nuestras relaciones de amistad y cooperación a escala internacional.

En el año que acaba de terminar, hemos seguido trabajando en nuestro afán por crear un mundo más seguro y mejor para todos.

A pesar de ello, el año 2003 ha vuelto a estar marcado por los trágicos efectos del terrorismo. Los atentados en Casablanca y Estambul, en muchos de nuestros respectivos países, o en Iraq, de los que España ha sido también víctima, han dejado el testimonio más odioso de esa brutal amenaza a la que nos enfrentamos.

El terrorismo es siempre cruel e inhumano. Despliega una violencia indiscriminada e injustificada que atenta contra los más elementales derechos humanos. España conoce, por larga y dolorosa experiencia, el enorme sufrimiento que genera.

Dirigimos, por ello, el más hondo reconocimiento y profunda solidaridad a todas sus víctimas y a sus familias.

Debemos de combatirlo desde el Estado de Derecho, el amor a la paz y la convivencia, y el respeto a los derechos y libertades fundamentales.

La lucha contra el terrorismo exige, al mismo tiempo, un redoblado esfuerzo de cooperación internacional, tanto en el plano bilateral como en el multilateral. Este último es un ámbito en el que ahora precisamente ejercemos la Presidencia del Comité Contra el Terrorismo del Consejo de Seguridad.

Señor Nuncio Apostólico,

Señoras y Señores Embajadores,

España aspira a construir una Europa más unida, con mayores espacios comunes de libertad, seguridad y justicia, un crecimiento económico sostenido y más progreso social, volcando su experiencia y esfuerzo en la apasionante obra de construcción europea.

En mayo entrará en vigor el Tratado de Atenas con el ingreso de diez nuevos Estados Miembros en la Unión Europea, a los que España reitera su pleno apoyo, convencida de que su incorporación será tan beneficiosa para ellos como para toda la Unión.

Un proceso que debe proseguir para preparar la adhesión de Bulgaria y Rumanía, y evaluar la candidatura de Turquía, conforme al mandato del Consejo Europeo de Copenhague.

El año pasado se desplegaron grandes esfuerzos en torno al proyecto de Tratado Constitucional de una Unión basada en la legitimidad de los Estados que la integran. Este año los distintos Gobiernos seguirán trabajando para que tan ambicioso proyecto pueda convertirse en una realidad que recoja las legítimas esperanzas y justas aspiraciones de sus Estados Miembros.

España está comprometida con el mantenimiento de la paz y la seguridad internacionales, conforme a los propósitos y principios de la Carta de las Naciones Unidas.

Seguiremos trabajando en ese marco en el seno del Consejo de Seguridad y de la Asamblea General.

Son muchos los españoles, miembros de las Fuerzas Armadas y Cuerpos de Seguridad, o pertenecientes al ámbito de la cooperación, que trabajan al servicio de la paz, la democracia, los derechos humanos, y el desarrollo económico y social de otros pueblos. Destacan los esfuerzos desplegados en los Balcanes, Afganistán o Iraq.

Quiero expresar mi emocionado recuerdo hacia quienes han perdido la vida en el desempeño de tan nobles misiones y manifestar mi profunda solidaridad hacia sus familias.

Esta misma madrugada, un comandante español de la Brigada Plus Ultra destacada en Iraq ha resultado gravemente herido en una acción conjunta desarrollada con la policía iraquí.

Le expresamos nuestros mejores deseos de una pronta recuperación, junto con todo nuestro afecto y solidaridad que hacemos extensivos a su familia.

España, cuya historia, cultura e identidad no podrían entenderse sin Iberoamérica, se felicita del desarrollo de nuestras relaciones en ese otro ámbito prioritario de nuestra política exterior.

Las Cumbres Iberoamericanas han mantenido su impulso político, como eficaz instrumento de cohesión de la Comunidad Iberoamericana.

La reciente decisión de crear la Secretaría General de las Cumbres les otorga una nueva dimensión institucional. Nos alegra la perspectiva de poder recibir en España la Cumbre que se celebrará en 2005.

Por otra parte, España ha seguido impulsando los acuerdos entre la Unión Europea y los países iberoamericanos, consciente de nuestra común pertenencia a una misma comunidad de valores.

Este año se ha profundizado también en la estrecha relación de amistad, alianza y cooperación que nos liga con los Estados Unidos de América.

España considera que el fortalecimiento del vínculo transatlántico, que representa la OTAN, y la acción concertada de Europa y los Estados Unidos, resultan esenciales.

Seguiremos promoviendo la Política Europea de Seguridad y Defensa, en estrecha cooperación con la OTAN, así como la capacidad operativa de la Unión.

Señor Nuncio Apostólico,

Señoras y Señores Embajadores,

En el Mediterráneo, España aspira a crear las bases más firmes sobre las que sustentar el ideal compartido de paz, estabilidad, prosperidad y comprensión intercultural.

De ahí las dos dimensiones esenciales de nuestra acción en esta otra zona prioritaria de nuestra política exterior: el marco euro-mediterráneo del Proceso de Barcelona y el impulso a la integración subregional.

Junto a ello, España otorga la mayor importancia a sus relaciones de amistad y cooperación con los países de la zona.

Aspiramos a estrechar nuestros lazos con el Magreb, desde la firme voluntad política de tejer un entramado de intereses comunes, cada vez más sólido y perdurable.

Durante el último año se han registrado visitas al más alto nivel con cada uno de estos países, profundizando en los distintos ámbitos de cooperación.

Vemos con preocupación como Oriente Medio se halla, una vez más, en un momento crítico de su Historia.

Por lo que se refiere al conflicto árabe-israelí, España ha puesto todo su empeño en contribuir a buscar una paz global, justa y duradera. Debe basarse en el acervo formado por las Resoluciones pertinentes de las Naciones Unidas, los principios de la Conferencia de Madrid, en particular el de "paz por territorios", así como en los acuerdos entre las Partes y la "Hoja de Ruta".

Iraq es otra pieza clave en la región. Hemos de concentrar nuestros esfuerzos comunes para que el pueblo iraquí ejerza su soberanía cuanto antes, alcance el bienestar que merece y pueda desempeñar un papel activo en el concierto de las naciones.

A todos nos interesa la estabilidad de Iraq, el mantenimiento de su integridad territorial y un papel relevante de las Naciones Unidas en la configuración de su futuro.

Señor Nuncio Apostólico,

Señoras y Señores Embajadores,

Sin condiciones mínimas de paz y seguridad, no hay desarrollo posible. De ahí que apoyemos los esfuerzos de la Unión Africana para la pronta puesta en marcha del Consejo de Paz y Seguridad.

Por lo que respecta a Asia, el Plan Marco Asia-Pacífico ya ha alcanzado muchos de sus objetivos. Junto a ello, el pasado mes de junio fue inaugurada la Casa Asia de Barcelona por el Príncipe de Asturias.

Antes de concluir mis palabras, deseo subrayar el importante compromiso de España con la ayuda al desarrollo, la dimensión cultural y la vertiente económica de nuestra acción exterior.

España ha incrementado su Ayuda Oficial al Desarrollo, con una atención preferente hacia Iberoamérica, el Norte de África y el Oriente Medio, sin olvidar otras zonas del mundo igualmente necesitadas.

Una cooperación atenta asimismo a las situaciones de emergencia y catástrofes naturales, como el dramático terremoto que ha afectado a Irán.

Por otro lado, España ha seguido esforzándose en profundizar la cooperación cultural y educativa, la difusión del español, y la promoción de la cultura en español como ejes de su política exterior.

Se trata de proyectar una imagen de nuestro país acorde con su rico acervo y tradición cultural, y los aspectos más innovadores de su creación artística y de su vida cultural.

Les reitero nuestra gratitud por su presencia y nuestros más sinceros y mejores deseos de felicidad para el 2004 que hacemos extensivos a los integrantes de sus familias, así como a todo el personal de sus Embajadas, Misiones, y Consulados en España.

Muchas gracias.

Itzuli Hitzaldiak atalera
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+