Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Jarduerak eta agenda
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Mensaje de Su Alteza Real la Infanta Doña Cristina como Embajadora de Buena Voluntad de las Naciones Unidas para la II Asamblea Mundial del Envejecimiento

Palacio de La Zarzuela, 04.10.2001

E

s un placer para mí dirigirme hoy a ustedes como Embajadora de Buena Voluntad de las Naciones Unidas para la Segunda Asamblea Mundial del Envejecimiento. En España, vemos con ilusión el importante papel que vamos a desempeñar como anfitriones de este acontecimiento mundial. Quisiera hacerles partícipes de nuestro entusiasmo y de invitarles a asistir a la Asamblea Mundial el próximo mes de Abril en Madrid.

Como Embajadora de Buena Voluntad, voy a trabajar para sensibilizar a nuestra sociedad y promover la Asamblea Mundial, llamando la atención sobre los numerosos desafíos que implica el envejecimiento de la sociedad global. Me he comprometido con esta causa, no sólo por la implicación de España como país anfitrión, sino también porque creo en la importancia de aprovechar esta oportunidad para dar respuesta a los interrogantes que plantea este proceso de cambio.

Nunca antes en la historia de la humanidad, nuestra sociedad global ha estado tan envejecida como lo está ahora. En los próximos 50 años, el número de personas mayores pasará de unos 600 millones a casi 2000 millones. Esto es un triunfo demográfico, y el resultado de unos considerables progresos en el ámbito tecnológico y médico que están permitiendo que la gente viva más años y de un modo más productivo.

Como representante de una generación joven, puedo afirmar que estamos agradecidos a las generaciones precedentes por estos avances y que vamos a trabajar para consolidar, y en la medida de lo posible incrementar, estos logros.

Estos destacados avances significan también, que nos estamos enfrentando a desafíos históricos; tenemos por delante un mundo nuevo y sin explorar. Algunos de nosotros estamos mejor preparados que otros, pero cada sociedad debe encontrar las soluciones que se adapten a las diferentes circunstancias.

El lema de la Asamblea Mundial es "Construir una Sociedad para todas las Edades". En ella, delegados de cada nación del mundo, van a buscar vías para integrar el proceso de envejecimiento global en marcha dentro del marco más amplio del desarrollo. El reto es asegurar que la gente, en cualquier lugar, pueda envejecer con seguridad y dignidad y seguir participando de una forma activa en sus sociedades como ciudadanos de pleno derecho.

Itzuli Hitzaldiak atalera
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+