Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Jarduerak eta agenda
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Alteza Real el Príncipe de Asturias en el acto de entrega del Premio al Pueblo Ejemplar de Asturias 2005.

Asturias(Porrúa), 22.10.2005

M

e llena de alegría venir a estas hermosas y prósperas tierras del concejo de Llanes, que la Princesa de Asturias conoce y admira desde la niñez, para vivir unas horas inolvidables con motivo de este acto de entrega del Premio al Pueblo Ejemplar de Asturias, que tan brillantemente habéis ganado en una difícil elección.Como sabéis, la Princesa no ha podido venir, pero me ha encargado que os transmita su cariñosa felicitación. Podéis imaginaros cuánto siente no poder hacerlo en persona.La convocatoria de este Premio y su desarrollo es una hermosa iniciativa de la Fundación que lleva mi nombre que seguimos con verdadero interés, pues su prestigio y arraigo han alcanzado en pocos años unas cotas apenas soñadas cuando nació.Por eso supimos de vuestra alegría cuando el pasado 15 de septiembre las campanas de vuestra iglesia sonaron de manera jubilosa para convocaros a concejo y para anunciar a todos los vientos que Porrúa acababa de ser reconocido con el Premio al Pueblo Ejemplar de Asturias.Sabemos también que os reunisteis, orgullosos y muy felices, a la sombra de vuestro árbol centenario, el aguacate traído hasta aquí por aquellos antepasados vuestros que tuvieron que emigrar para ir al encuentro de nuevas oportunidades y esperanzas. Él simboliza, con la singularidad de su grandeza, los valores que conserváis como vuestro mejor tesoro, a la vez que cuanto le rodea nos habla de la dulzura del bello paisaje llanisco que con tanto amor cantaron vuestros poetas.Se podría también decir de él que sus raíces, al igual que en otro tiempo lo fueron los de vuestra encina centenaria, sustentan desde lo más hondo los valores de vuestras tradiciones, que arraigan en un pasado hecho de trabajo tenaz, sacrificado y solidario, y que sus ramas, que no cesan de crecer buscando la luz, representan ese futuro que queréis alcanzar de un mayor bienestar y progreso para todos.Los llaniscos, como tantos otros asturianos, habéis andado muchos caminos. Aquellos que os llevaban en el pasado hacia la montaña, hacia las cabañas, majadas y pastos, o los que iban tierra adentro, o hacia el mar y aún más allá del mar.Es admirable pensar que los valles y montañas de Asturias, tan hermosos como diversos, que trepan hasta lo más alto o llegan hasta el mismo borde del mar, y que parecen hechos para aislaros, os hayan servido, en cambio, para salir a la búsqueda de otras tierras lejanas y, a la vez, para uniros, para crear esa sólida conciencia de ser al mismo tiempo, con lógico orgullo, asturianos y españoles.En esos caminos hacia nuevos horizontes y oportunidades, los asturianos de la emigración nunca perdieron la esperanza del regreso feliz. Han sido caminos muy largos y difíciles pero que jamás han conducido al desarraigo. Es hermoso poder decir, con profunda admiración, que esos emigrantes, por su ejemplar laboriosidad y ánimo emprendedor, llevaron con dignidad, durante siglos, el nombre de Asturias y el de España, y que su regreso supuso una vuelta generosa y entregada a las raíces y a los paisajes que los vieron nacer.Fruto de ese trabajo y de ese amor fueron las obras civiles que, como en Porrúa, estimularon o emprendieron los que se habían ido con tanto valor y nostalgia. Lo son también esas casas indianas que configuran la personalidad de otros lugares de Asturias y la de vuestro concejo y que admiran a todos por su originalidad y belleza.En este día tan señalado, os animo a seguir trabajando como hasta ahora, con la misma ilusión y la misma tenacidad, desde la satisfacción de saber que como consecuencia del trabajo bien hecho haréis vuestra vida y la de vuestros hijos más plena y mejor. Y os animo también a vivir convencidos de que vuestros gestos, vuestras actitudes, vuestra firme voluntad, vuestro ejemplo, repercutirán no sólo en beneficio de Porrúa, sino en el de toda Asturias.Sabéis muy bien que el verdadero progreso, el logro de una mejor calidad de vida, de una educación que alcance a todas las capas sociales, que la conquista, en fin, de una sociedad más justa, donde haya oportunidades para que todos puedan realizar sus sueños, sólo se puede conseguir con trabajo ilusionado, con sacrificios, siendo emprendedores, asumiendo los riesgos de los cambios vertiginosos y difíciles que se producen en el mundo.Agradecemos al Jurado del Premio su trabajo, siempre comprometido, pues son muchas y muy meritorias las candidaturas que se presentan. Y recordamos, con especial admiración y gratitud, a todos los pueblos, asociaciones y grupos que se han presentado con la ilusión de conseguir este precioso reconocimiento. Les animamos a seguir intentándolo y a continuar luchando para alcanzarlo porque el tiempo y el trabajo, tan ilusionadamente invertidos para conseguirlo, no son ni tiempo ni trabajo perdidos.Quiero agradeceros, por último, la generosidad y el cariño con el que me habéis acogido, la hospitalidad que me estáis brindando, que siempre siento cuando estoy en el Principado. Todos estos hermosos recuerdos y gratitudes arraigan en mi vida y en mi corazón y hacen aún más profundo mi amor por esta Asturias nunca olvidada y siempre tan querida.Muchas gracias.

Itzuli Hitzaldiak atalera
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+