Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Jarduerak eta agenda
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de S.A.R. el Príncipe de Asturias en la clausura del acto de entrega de Ayudas a Investigación Oncológica 2005, concedidos por la Fundación Científica de la Asociación Española contra el Cáncer

Sevilla, 20.09.2005

Q

uiero comenzar estas palabras expresando lo mucho que me satisface acompañar nuevamente a la Asociación Española contra el Cáncer y a su Fundación Científica en un acto en el que formalmente se escenifica el esfuerzo que hacen para apoyar la investigación oncológica y en el que se nos ofrece una magnífica oportunidad para reflexionar sobre algo tan esencial y tan preciado por todo ser humano, como es la salud. Me alegra mucho ser testigo, junto a la Princesa, de la enorme profesionalidad y de la gran ilusión que imprimís en vuestra tarea. Y nos agrada mucho que hayáis escogido este lugar, el imponente Real Alcázar de Sevilla, en el que la historia milenaria se funde hoy con la investigación científica de vanguardia.El asunto que nos reúne concita el mayor interés social. En las últimas décadas la humanidad ha avanzado mucho en la búsqueda constante de mejoras en su calidad de vida. Pero la lucha contra el cáncer, tan difícil y con tantos frentes abiertos, sigue siendo una prioridad universal, pues representa uno de los mayores problemas de salud en el mundo desarrollado, afectando -solo en España- cada año a unos 160.000 ciudadanos. Durante los últimos 52 años, la Asociación Española Contra el Cáncer se ha dedicado a combatir esta enfermedad. El papel que la Asociación ha desempeñado, y su intensa proyección social, son consecuencia de su capacidad para responder a situaciones concretas, individuales o colectivas, y también de su continua adaptación a las necesidades sanitarias y asistenciales en cada momento. Recordemos que en sus orígenes, suministraba bombas de cobalto a nuestros hospitales. Pero aquellos tiempos quedan lejos; hoy la Sanidad Pública Española tiene capacidad para atender con un altísimo nivel de calidad asistencial a los pacientes de esta enfermedad.La misión de la Asociación Española contra el Cáncer está actualmente centrada en varios aspectos, como la prevención e información, el apoyo al enfermo y sus familias, el voluntariado y el fomento de la investigación. Pero consciente de la enorme importancia y del elevado coste de ésta última, la Asociación viene apoyándola de una manera resuelta a través de su Fundación Científica. Esta Fundación, que cuenta ya con más de treinta años de vida manteniéndose fiel a aquella misión, ha desarrollado en pocos años un ambicioso programa de ayudas, entre las que destacan las ayudas-contrato que hoy entregamos. Los que sois beneficiarios directos de estas ayudas para vuestros proyectos seguro que os sentís agradecidos y satisfechos; pero es la sociedad en su conjunto, en la que estamos todos nosotros, la que finalmente recogerá sus frutos, y por tanto es la que os debe gratitud tanto a vosotros como al esfuerzo de la Asociación Española contra el Cáncer y su Fundación. Quiero resaltar que los fondos con los que la Fundación Científica dota las ayudas concedidas, proceden en su mayoría de aportaciones anónimas de miles de personas que, con sus pequeñas contribuciones, permiten la financiación de estos proyectos, haciendo así posible avanzar sin descanso en la lucha contra la enfermedad. También es gratificante constatar la creciente implicación de numerosas empresas y entidades en aquellos objetivos.Y es que la Fundación Científica promueve una investigación de calidad. Gracias a ésta y otras muchas iniciativas, en España podemos contar hoy con más y mejores investigadores. Y podemos ofrecerles mayor estabilidad y tranquilidad, tan necesarias para realizar mejor su trabajo. Hago votos para que esa tendencia se consolide. Estoy convencido de que el decidido trabajo conjunto que están realizando las distintas Administraciones Públicas, entidades, fundaciones y empresas para estimular el esfuerzo investigador, dedicará una atención especial al área de la investigación oncológica, ya que todos conocemos de cerca la cara de esta enfermedad y sus penosas consecuencias. No creo exagerar al decir que nadie aquí puede afirmar que no tiene a un familiar, amigo o compañero padeciéndola.Por tanto, felicitamos y animamos con afecto y esperanza a todos los investigadores que recibís este impulso para vuestros proyectos con las ayudas - contratos de este año. La excelencia plasmada en vuestro trabajo y el tesón demostrado en lograr un mayor avance en la salud y calidad de vida colectivas son ya un ejemplo para todos y un claro testimonio de vuestra mejor disposición a manteneros firmes en el camino que os habéis trazado; eso es también lo que anhelamos de vosotros. Además este acto de entrega de ayudas tiene un sentido profundo que va más allá de su solemnidad formal; sois depositarios de grandes esperanzas, y confío en que siempre podréis contar con el apoyo y los estímulos necesarios para llevar a cabo vuestra abnegada y crucial labor. Nuestro reconocimiento también va dirigido a los patrocinadores de estas ayudas, junto con nuestro deseo de que su generoso ejemplo tenga continuidad, de manera que ningún proyecto de calidad científica deje de llevarse a cabo por falta de medios.Felicitamos, asimismo con la mayor cordialidad, a la Asociación Española Contra el Cáncer y a su Fundación Científica por sus desvelos, por su constante y eficaz labor, y por la puesta en marcha de nuevas iniciativas. Iniciativas que permiten subrayar la trayectoria de aciertos de vuestra entidad asociativa, y que reflejan en buena medida la evolución y el desarrollo de la sociedad española.La Asociación ha querido, muy acertadamente, rendir un homenaje póstumo a Mariam Suárez. Su coraje y vital empuje ante la adversidad fueron un ejemplo para miles de personas. Mariam, con toda seguridad, habría suscrito plenamente el lema de la Fundación, pues fomentar la investigación oncológica para mejorar el futuro de los enfermos de cáncer es, en definitiva, mejorar el futuro de todos. Con este mismo espíritu, os alentamos a perseverar con entusiasmo en vuestro buen hacer, que tantos beneficios ha reportado ya, y seguirá reportando en el futuro, a la mejora de la calidad de vida y la salud de los españoles.Muchas gracias.

Itzuli Hitzaldiak atalera
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+