Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Jarduerak eta agenda
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Majestad el Rey a los participantes en la Conferencia sobre la Energía

Kenia(Nairobi), 10.08.1981

S

eñor Presidente, señores delegados, señoras y señores, creo que todos debemos felicitarnos por el hecho de que las Naciones Unidas hayan convocado esta Conferencia que tiene por objeto examinar, tanto el estado actual, como las perspectivas de futuro que ofrecen las fuentes de energía nuevas y renovables.

La disposición de cantidades crecientes de energía ha permitido una ampliación decisiva del horizonte de la humanidad. La multiplicación de las capacidades del hombre, la posibilidad de confiar a las máquinas los trabajos más penosos y rutinarios, el acceso al bienestar y al tiempo libre, están íntimamente ligados al consumo de energía de tal manera que el índice del nivel de vida y el consumo de energía están relacionados.

Esta realidad, nos conduce a reconocer que, si todos los pueblos de la tierra tienen derecho al crecimiento económico y al bienestar, ello quiere decir que tienen derecho a la energía. Sectores considerables de la humanidad carecen de ella en las cantidades mínimas necesarias para garantizar en las actuales condiciones tecnológicas un modo de vida digno del hombre. Por otra parte, las energías disponibles lo están a un precio que afecta gravemente a sus economías.

En un mundo en que todavía para centenares de millones de hombres, la crisis energética se manifiesta en forma de un incremento de la distancia que, cotidianamente, han de recorrer para encontrar combustible con que cocinar sus alimentos, parece urgente que nos concentremos en un gran esfuerzo de cooperación. Cooperación tanto para asegurar el abastecimiento energético de la humanidad, como para facilitar un equilibrado reparto de los recursos disponibles. La batalla por la energía no debe conducir a enfrentamientos entre los pueblos, sino a la solidaridad internacional ante un problema que es común a todos.

Para asegurarnos el abastecimiento energético, lo que faltan no son precisamente recursos, sino la necesidad de aprender a utilizarlos y ser capaces de poner estos saberes a disposición de todos los pueblos. Ninguna fuente de energía es desdeñable ni puede prescindirse de ella. Todavía en un futuro inmediato será necesario continuar recurriendo al petróleo, al carbón, a la energía nuclear. Pero es evidente que las energías nuevas y renovables deben ser desarrolladas con vigor si queremos mantener nuestras conquistas y hacer posible el acceso de toda la humanidad a cotas más altas de bienestar.

Las energías nuevas y renovables, poseen, además, características que las hacen especialmente atractivas, sobre todo para los países en vías de desarrollo. Su propia dispersión, la dificultad existente para establecer sobre la mayor parte de ellas monopolio de ningún tipo, la espontaneidad y universalidad con que la naturaleza, en general, las ofrece, garantizan, superadas las barreras tecnológicas, una deseable igualdad de oportunidades para todos. Hay un viejo refrán que dice que el sol luce para todos. En esta verdad popular se encierran las razones de la esperanzada expectativa que suscitan estas fuentes de energía.

Afortunadamente, también las diferencias tecnológicas entre los distintos países en este campo no son excesivas. Ello debe convertirse en un común estímulo para dominarlas y ponerlas al servicio del hombre. España tiene en marcha un programa ambicioso pero realista de promoción de estas nuevas tecnologías y, desde aquí, considera un deber poner su experiencia a contribución de los pueblos que puedan estar interesados en ella.Superar la actual crisis energética exige recurrir a dos bienes que sólo nosotros, los hombres, somos capaces de poseer: el ingenio y la solidaridad.

En la confianza en que esta Conferencia no carecerá de ambos para enfrentar su labor y que sus resultados contribuirán a la paz mundial, España pone los que posee a la disposición de este empeño.

Itzuli Hitzaldiak atalera
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+