Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Jarduerak eta agenda
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Majestad el Rey en la entrega de las Medallas de Oro en las Bellas Artes

Madrid, 29.10.1985

C

ada año, la entrega de las Medallas de Oro de las Bellas Artes a algunos de nuestros más señalados artistas es para nosotros motivo de grave satisfacción y orgullo.

Y como siempre, al reunirnos en este solemne acto, nuestra voluntad más inmediata es expresar al mundo del arte nuestro firme reconocimiento de la gran importancia que su dedicación tiene para toda la sociedad. Y concentrar ese reconocimiento en quienes hoy son distinguidos con el más alto galardón que las instituciones del Estado conceden.

Apenas una mínima compensación a los méritos que les cumplen.

Porque si es verdad que los artistas merecen nuestro elogio y nuestra admiración, lo es también que no debemos expresarlo como una pura cortesía justificada, sino en el entendimiento de que al daros las gracias, os pedimos también la continuidad en la tarea, el gozoso sacrificio de vuestra creación y la generosa ofrenda de los sueños que nos brindáis.

España es tierra generosa en artistas, sin duda. A lo largo de su historia, pocas naciones pueden enorgullecerse de haber dado al mundo tantos y tan geniales creadores, de envergadura tan indiscutible como Velázquez, Goya, Picasso o Juan Gris.

No olvidamos que ellos constituyen, muchas veces, la mejor embajada que una nación puede ofrecer, pues engasta en una proyección universal lo mejor y más noble del alma de nuestros pueblos, de nuestros hombres.

Así, a través de su obra y sus personas, este encuentro con los más grandes artistas de nuestro tiempo nos brinda una gran oportunidad de acceder a una visión más profunda y rica de la realidad, de nuestra realidad. Y sabemos la gran importancia que ello tiene en un mundo, como el nuestro, en el que los cambios se producen incesantemente, y con una rapidez mayor cada día que pasa.

En medio de tal torbellino de modas y superficiales cambios de valores, la serena visión que el arte recoge ha de tener para nosotros una inestimable significación.

Aunque hoy nos sentiríamos incapaces de proclamar la fe de algunos antiguos románticos e idealistas, en que la realidad pueda llegar a imitar al arte, no podemos olvidar la grandísima importancia que para toda la sociedad y su futuro tiene la imaginación creadora de los artistas.Un papel de tan gran trascendencia social apenas puede ser recompensado por todo nuestro reconocimiento.

Vaya con él nuestra entusiasta felicitación.

Muchas gracias a todos.

Itzuli Hitzaldiak atalera
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+