Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Jarduerak eta agenda
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Majestad el Rey en la clausura del Curso de la Escuela Diplomática

Madrid, 13.06.1985

A

l terminar el curso de la Escuela Diplomática, empieza, tanto para los nuevos secretarios de Embajada como para los diplomados españoles y extranjeros del Curso de Estudios Internacionales, una nueva etapa de su vida.

Los secretarios de Embajada que ahora se incorporan a las tareas diplomáticas de España dejan atrás años de laborioso acopio de saberes y técnicas.

Mas cuanto aprendieron, no constituye un acervo inerte sino un caudal vivo que habrán de enriquecer al correr de los años para adaptarlo a la cambiante realidad internacional. Conocimientos profesionales que son un medio y no un fin en sí, puesto que están al servicio de una visión -entusiasta y realista a la vez- de los intereses permanentes de España.

A lo largo de los siglos, España ha contado siempre con la acción infatigable, inteligente y leal, brillante muchas veces, otras silenciosa y abnegada, de una larga serie de diplomáticos, tenazmente fieles al servicio del Estado, tanto en etapas de bonanza como en momentos de riesgo y dificultad.

Buen ejemplo de una tarea diplomática llevada a cabo con iguales dosis de ilusión y constancia, de visión histórica y de minuciosidad técnica, ha sido el laborioso proceso de negociación que acaba de culminar ayer con la firma de la adhesión de España a la Comunidad Económica Europea.

Os incorporáis, pues, a un mundo de trabajo apasionante que pondrá a prueba todas vuestras capacidades. En él atravesaréis momentos de soledad y aún de zozobra, ya que no es el vuestro un oficio cómodo ni fácil. Pero debéis tener la certidumbre de que vuestros sacrificios nunca serán vanos, y que los esfuerzos hechos siempre tendrán su fruto aunque a veces, por los cambios constantes de destino y actividad dentro de vuestra carrera, sean otros quienes lo recojan.

Estas palabras de felicitación y de ánimo las hacemos extensivas por igual, a los alumnos que acaban de obtener el diploma del Curso de Estudios Internacionales.

Su clara vocación recibe el respaldo de unos conocimientos que sin duda les resultarán de una gran utilidad en un futuro que les deseo muy activo y lleno de éxitos. No dudo, además, que aquellos que vienen de países extranjeros se llevarán una visión de España y sus gentes, más rica y más honda.

Si es así, estas aulas habrán cumplido una vez más su doble función de lugar de aprendizaje y lugar de encuentro, nociones ambas que se hallan en la raíz misma de esas relaciones internacionales a las que todos vosotros habéis consagrado y seguiréis consagrando vuestros esfuerzos.

Queda clausurado el curso académico 1984-85 de la Escuela Diplomática.

Itzuli Hitzaldiak atalera
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+