Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Jarduerak eta agenda
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Majestad el Rey en la inauguración de la Cumbre Exportadora

Madrid, 22.01.1985

S

eñoras y señores, acudo a inaugurar esta cumbre con gran satisfacción ya que soy consciente del enorme esfuerzo que está realizando el sector exportador en estos últimos años. Un esfuerzo que está contribuyendo a que poco a poco, vayamos saliendo de la larga crisis.

Mientras en estos años de dificultades muchas de las principales magnitudes económicas se encontraban estancadas e incluso decrecían, la exportación se ha mantenido como el elemento impulsor de la actividad económica, permitiendo un crecimiento de la economía española superior a la de otros países europeos. Creo, por ese motivo, que esta actuación merece el reconocimiento de todos los españoles.

Soy también consciente de las dificultades con que se enfrenta la exportación española, y especialmente de las nuevas formas de proteccionismo que están desarrollando muchos países. Sin embargo, la historia nos ha demostrado que las políticas proteccionistas y autárquicas nos permiten superar la crisis.

Conviene no olvidar que los brotes de recesión de finales de los años veinte fueron convertidos por el proteccionismo en una de las más graves depresiones económicas conocidas debido a que el comercio mundial es, en última instancia, una actividad en la que las importaciones tienen que igualar a las exportaciones y sólo se consigue reducir las primeras con medidas proteccionistas a costa de disminuir en igual medida las segundas.

Tengamos también presentes los duros tiempos, no muy lejanos, de la autarquía española, y el cambio radical que se produjo con las sucesivas liberaciones comerciales desde 1959.

La historia reciente española nos ha enseñado que los procesos de reducción del proteccionismo e incremento de la liberalización han resultado siempre positivos para nuestra economía. Y ello me hace considerar con optimismo la futura adhesión de España a las Comunidades Económicas Europeas.

En un contexto de creciente internacionalización de las economías, cualquier intento de salir de la crisis a través de una política proteccionista está abocado al fracaso por ser una concepción equivocada de hacia dónde va la realidad económica.

El comercio internacional se convierte así en el vehículo más apropiado, junto con la ayuda a los países más afectados por la crisis, para salir de ella.

El comercio internacional es hoy en día el que permite no sólo un intercambio de mercancías, cultura e ideas entre los países y, en definitiva, un mayor conocimiento recíproco y solidaridad entre los pueblos, sino también, -y esto es de enorme importancia-, debe ser el vehículo para que el crecimiento económico de los países más ricos y menos afectados por la crisis pueda alcanzar a los demás.

Así se conseguirá un reparto más equitativo de los frutos del crecimiento, y del progreso tecnológico, que tienden a concentrarse, por su propia dinámica, en los países más avanzados.

Digo todo esto porque pienso que España es un país que tiene un gran futuro en el comercio internacional ya que, a pesar del esfuerzo conjunto de todos, las exportaciones españolas aún representan un porcentaje muy pequeño del total mundial. Y aunque sea muy notable el ritmo de crecimiento, todavía nos sitúa lejos del peso relativo que tienen otros países europeos similares al nuestro.

Otro tanto se puede decir del peso de nuestras exportaciones de mercancías en el producto interior bruto. España tiene aún que recorrer un largo camino para colocarse al nivel medio de Europa.

Aún queda, en efecto, mucho por hacer. El ejemplo que dan todos ustedes exportando y arriesgándose en los mercados exteriores debe ser seguido por muchos otros ya que no sólo es una actividad muy rentable a la larga, sino que también es una actividad imprescindible a la vista de como se va internacionalizando la economía mundial, para poder hacer frente a un mundo cada vez más competitivo.

Por eso este tipo de reuniones de exportadores son muy importantes para conseguir una mayor apertura exterior de nuestra economía. El conocimiento de nuevos mercados, el intercambio de experiencias, el diálogo con la administración, son algunas de las formas mediante las que el empresario se va penetrando de la idea de que la actividad exportadora, es no sólo rentable y necesaria, sino también de enorme importancia para incrementar la inversión, reducir el paro y permitir un mayor crecimiento de la economía española que redunde en beneficio de todos.No me queda más que animarles a que sigan por este camino, agradecerles en nombres de todos el meritorio esfuerzo realizado y desearles que estas dos jornadas de intenso trabajo sean lo más fructíferas posibles.

Muchas gracias a todos.

Declaro inaugurada la Cumbre Exportadora.

Itzuli Hitzaldiak atalera
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+