Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Jarduerak eta agenda
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Majestad el Rey a la comunidad iberoamericana con motivo de la Primera Cumbre Iberoamericana

México(Guadalajara), 18.07.1991

S

eñor Presidente, señores Jefes de Estado, señores Presidentes de Gobierno, quisiera agradecer al Presidente de México sus palabras de salutación y su magnífica hospitalidad, puesta de relieve de manera espléndida desde el primer momento de nuestra llegada a este país y, muy singularmente, en esta noche.

España, consciente de la trascendencia del momento que vivimos, acude a este encuentro con espíritu de servicio y voluntad solidaria, para compartir no sólo la historia, sino también el presente y el futuro.

Dijo aquel gran hombre universal que fue Miguel Angel: «Dios dio una hermana al recuerdo y la llamó esperanza.»

Desde el recuerdo compartido, pongamos nuestra esperanza en un futuro común y trabajemos para conseguir el progreso y cimentar los principios de la democracia, del respeto a los derechos humanos y del desarrollo de nuestros pueblos.

Después de haber recibido con honda emoción los sentimientos de afecto de tantos pueblos de este continente y de comprobar la firmeza de los lazos que nos unen, mi país recoge ilusionado y agradecido el testimonio de manos mexicanas y sabrá honrar la confianza que tan altos mandatarios en él han depositado.

Asumimos una gran tarea, pero en nuestro camino no faltarán ni la imaginación ni el desvelo.Tengan la seguridad de que España, con el generoso respaldo de todos ustedes, multiplicará las ilusiones que hoy le confían para poder entregar a su sucesor, Brasil, una comunidad más desarrollada.

1992 es un año de capital importancia para España, pues quedará resaltada de manera particular su personalidad internacional. Al mismo tiempo que nos encaminamos de manera imparable hacia una Europa sin fronteras, España se abrirá al mundo, y de manera muy especial a Iberoamérica. Es una tarea que me incumbe, de acuerdo con nuestro ordenamiento constitucional, y a la que me entregaré con auténtica vocación.

Este año nos brinda una buena ocasión para que ustedes descubran, con su participación en la Exposición Universal y en los Juegos Olímpicos, la nueva imagen de una España, que ilusionada les espera.

Quiero cursarles la más cordial invitación para asistir a la II Cumbre Iberoamericana, que tendrá lugar en Madrid, en julio del año próximo.

Para entonces, el edificio, cuya primera piedra hoy hemos puesto, será ya más sólido y visible en un mundo internacional cada vez más complejo y competitivo.

Señor Presidente, permítame que levante mi copa por esta Comunidad Iberoamericana, libre, próspera y solidaria.

Itzuli Hitzaldiak atalera
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+