Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Jarduerak eta agenda
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Majestad el Rey al Gobernador de Puerto Rico Rafael Hernández Colón y al pueblo portorriqueño

San Juan de Puerto Rico, 25.05.1987

S

eñor Gobernador, es para la Reina y para mí motivo de gran satisfacción encontrarnos en la hermosa Isla de Puerto Rico y en esta acogedora ciudad de San Juan, donde la huella hispánica no es sólo dato del pasado histórico, más o menos próximo, sino realidad cotidiana profundamente vivida y sentida en el corazón de los portorriqueños.

Vengo a San Juan desde otra tierra de raíz hispánica y mi estancia aquí va a desenvolverse en una atmósfera de solidaria hermandad, entre quienes contemplamos ilusionados la proximidad del V Centenario, que debe ser, más que simple rememoración de una gesta, reafirmación de una unidad y su proyección en el futuro.

Puerto Rico también participa de la tradición política de la nación norteamericana, con la que España mantiene estrechas y cordiales relaciones de amistad.

La interpretación de las culturas, la herencia compartida, la universalización de los saberes y las técnicas, hacen cada vez el mundo más pequeño, más homogéneo. El progreso, el camino hacia adelante, hacia una mayor interrelación debe, sin embargo, apoyarse en aquellas peculiaridades y particularidades étnicas y culturales que están en la base del desarrollo histórico de cada pueblo. Esos valores deben ser fermento que canalice las energías, proyectándolas hacia un futuro mejor.

El curso actual de la historia de Puerto Rico, en su doble dimensión hispánica y norteamericana, tiene también presentes los rasgos de su pasado más remoto, que de forma indeleble están inscritos en ella. Desde los primeros tiempos del descubrimiento, soldados y religiosos, como Juan Castellanos y fray Damián López de Haro, nos han dejado el testimonio de las costumbres y las viejas tradiciones de un pueblo, el taíno, cuya herencia aún persiste en el lenguaje y cuya impronta se deja sentir con fuerza en el folklore y en la literatura de esta tierra.

Quiero recordar también a los emigrantes españoles, que forjados en el trabajo y en el esfuerzo, se integraron en la vida de Puerto Rico y contribuyeron a estrechar indisolubles lazos con España. Y pongo como ejemplo a Manuel Fernández Juncos, que desde un origen modesto, llegó a ser ministro del primer gobierno autónomo español en Puerto Rico, alcanzó gran difusión como escritor y contribuyó destacadamente a la conservación del idioma español en esta Isla.

Para los españoles de hoy, Puerto Rico evoca además un acontecimiento singular y entrañable: la calurosa acogida de Juan Ramón Jiménez, nuestro Premio Nobel, figura señera de las letras hispánicas, quien desde su exilio creador de Río Piedras pudo experimentar en su andadura personal las pruebas de amistad y cariño de las autoridades y el pueblo de Puerto Rico.

Asimismo, la estancia de Pedro Salinas y Pau Casals en Puerto Rico y posteriormente la de Enrique Tierno Galván, es testimonio de esa vinculación, nunca interrumpida, de la Isla a la cultura española en momentos trágicos y difíciles para la España peregrina, para una España en la que los valores de la libertad encontraban así, lejos de la península, expresión genuina en una tierra fraternal.

Señor Gobernador, la Conferencia Iberoamericana de Comisiones para la Conmemoración del V Centenario brinda una oportunidad sin igual para impulsar la cooperación y el estrechamiento de los lazos entre España y los pueblos hermanos de Iberoamérica.

El encuentro entre culturas que hizo posible la efemérides, cuya celebración preparamos, es obra que por su alcance nos enorgullece a todos y que constituye una ejemplo histórico de síntesis enriquecedora de razas y culturas milenarias.

La esencia de nuestro quehacer en Iberoamérica ha subrayado la diversidad de nuestras respectivas aportaciones a uno y otro lado del Atlántico, sin vanos esfuerzos de asimilación que rechazan tanto el juicio de la historia como la misma identidad de los pueblos. Esto ha permitido que hoy estemos aquí con inequívoca conciencia de comunidad, legítimamente orgullosos de una herencia común enriquecida por la diversidad y, dispuestos, con estas bazas, a afrontar un futuro inmediato en el que sabremos hacer honor a nuestra historia.

Puerto Rico tiene para España un sentido muy especial, tanto por razones históricas de todos conocidas como por haberse mantenido hasta nuestros días un caudaloso flujo cultural y humano. Esto permite albergar legítimas y razonables esperanzas en un futuro marcado por un incremento de nuestra cooperación en todos los ámbitos.

Para la Reina como para mí, su grata acogida, señor Gobernador, como la del pueblo de Puerto Rico, pone de relieve la realidad de propósitos e ideales que nos anima, expresión de un destino centenario que hoy tengo aquí la satisfacción de subrayar.

Itzuli Hitzaldiak atalera
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+