Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Jarduerak eta agenda
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Majestad el Rey al Presidente de Costa Rica Oscar Arias y al pueblo costarricense

Madrid, 12.05.1987

S

eñor Presidente, constituye para la Reina y para mí un motivo de especial satisfacción recibiros hoy, en esta vuestra primera visita de Estado a España. Quisiera dejar patente también nuestro deseo de que el largo periplo europeo que iniciáis en tierra española culmine satisfactoriamente, en beneficio de la causa de la paz, que Costa Rica ha defendido siempre.

El pasado 19 de marzo se cumplían ciento setenta y cinco años desde que un grupo de hombres, españoles y residentes americanos, culminara en Cádiz la redacción de la primera carta constitucional del mundo hispánico.

Estaba entre ellos un representante de Costa Rica, el presbítero Florencio del Castillo, quien presidió los trabajos de aquellas Cortes por un período de tiempo.

Y es que nunca ha faltado el concurso decidido de Costa Rica en la noble tarea de construir la convivencia democrática basada en la afirmación de los derechos de la persona humana y en la defensa de la libertad.

Ello ha permitido que muchos hombres y mujeres españoles hayan encontrado en vuestro país las posibilidades de realización personal que anhelaban, contribuyendo a configurar la tierra de acogida, abierta y apegada a su libertad, que siempre fue Costa Rica.

España valora especialmente el ejemplo de Costa Rica, su esfuerzo incansable por hacer prevalecer el diálogo ante el enfrentamiento, su tenaz apego al principio de la elección democrática de sus gobernantes y su voluntad de afirmar su soberanía y su identidad nacionales sobre los pilares de la libertad. Destaca asimismo el respeto al derecho y el fomento constante del bienestar y la educación del pueblo, para cuyo mejor servicio renunció a su ejército de soldados, convirtiéndolo en ejército de maestros.

Principios semejantes han inspirado también la acción de Costa Rica en el terreno de las relaciones internacionales: la renuncia al uso de la fuerza y el mantenimiento constante de los principios de no intervención y no injerencia en los asuntos internos de otros países.

Todo ello, sin renunciar un solo instante a la defensa de su soberanía, de su integridad territorial y de su dignidad nacional, sin más armas que la razón y el derecho, y ello en circunstancias no siempre fáciles.

Señor Presidente, España, que observa con profunda atención y preocupación la delicada situación que vive la región centroamericana y que siente íntimamente el sufrimiento de aquellos pueblos hermanos, comparte con vuestro país el convencimiento de que la solución del conflicto actual ha de buscarse exclusivamente a través del diálogo y de la negociación.

Asimismo pensamos que, como demuestra vuestra historia, la paz y la estabilidad duraderas requieren de la existencia de sistemas políticos libres y de estructuras económicas justas que permitan a los pueblos satisfacer sus legítimas aspiraciones de bienestar y justicia social.Mi país ha venido apoyando las iniciativas para la solución de la crisis centroamericana basadas en el respeto al derecho internacional, y en particular el postulado de no recurso a la fuerza para dirimir controversias internacionales, el principio de no-intervención en los asuntos internos de otros países y el principio de la autodeterminación de los pueblos.

Ese es el sentido del respaldo decidido y esperanzado que España ha brindado y brinda a los esfuerzos del Grupo de Contadora desde sus primeros pasos.

Este apoyo español se fundamenta en el convencimiento de que el proyecto que mejor articula y resume las justas aspiraciones de las democracias iberoamericanas a forjarse su propio destino.

Por ello, seguiremos alentando cuantas propuestas sirvan para materializar y potenciar el capital político común que para toda Iberoamérica representa el esfuerzo de Contadora.

En este espíritu, la propuesta de paz surgida por vuestra iniciativa y que el próximo mes de junio será abordada en la cumbre presidencial de Esquipulas, constituye una valiosa contribución centroamericana al logro de la paz, la justicia y la libertad, por las que hoy se afanan los pueblos hermanos de América.

Queremos resaltar la importancia del hecho de que sean los países centroamericanos directamente implicados en el conflicto quienes, sin exclusión alguna, estén buscando más sus afinidades que resaltando sus discrepancias en esta hora crucial para la vida de sus pueblos.

Señor Presidente, sentimos también honda preocupación por la difícil situación económica que viven los pueblos iberoamericanos, Costa Rica entre ellos.

Nos preocupa de manera especial la agobiante servidumbre derivada de la deuda externa, que impide dedicar al desarrollo económico los recursos que serían necesarios, y que constituye así una seria amenaza para la estabilidad y el futuro de los pueblos hermanos de Iberoamérica.

España alienta el diálogo y la concertación entre países deudores y países acreedores en la búsqueda de soluciones justas que permitan hacer compatible el respeto a los compromisos adquiridos con la capacidad real de cada nación para hacer frente a ellos, sin olvidar la aportación de los recursos necesarios que hagan posible la obtención de niveles dignos de desarrollo para sus poblaciones.

La integración de España en las Comunidades Europeas ofrece nuevas posibilidades de cooperación entre Europa e Iberoamérica.

Tenemos la firme voluntad de contribuir desde nuestra posición de socios comunitarios a que la relación entre ambas regiones sea más estrecha y profunda, y contamos ya con un cauce que arranca de la reunión de San José de septiembre de 1984, que se ha materializado en un nuevo marco de relaciones entre Europa y América central.

Tened la seguridad de que España trabaja tenazmente porque este marco se ensanche y las relaciones entre Europa e Iberoamérica se refuercen y profundicen en beneficio de ambas partes.

Señor Presidente, la Reina y yo nunca olvidaremos el cariño y la cordialidad con que se nos recibió en Costa Rica durante la visita que realizamos a vuestro hermoso país en 1977, ni las conmovedoras palabras con que nos recibió el entonces Presidente don Daniel Oduber.

Como corresponde a dos naciones hermanas, las relaciones entre España y Costa Rica han sido siempre francas y amistosas, sin que contencioso alguno las haya enturbiado nunca.

Incluso la independencia fue un acontecimiento pacífico y sin traumas. Compartimos los mismos principios e ideales y, en todos los terrenos, nuestras relaciones se desarrollan de manera creciente y fructífera.

Nuestra cooperación en los campos económicos y técnico ha experimentado un gran desarrollo durante estos últimos años. España está apoyando con recursos financieros, técnicos y humanos el desarrollo de Costa Rica de manera sistemática y creciente y lo seguirá haciendo.

El pueblo y el gobierno costarricenses saben que cuentan con nuestra solidaridad, en la medida de nuestras posibilidades, para la tarea del desarrollo.

Me complace comprobar que nuestra cooperación cultural también avanza por buen camino y que el conocimiento mutuo -que reposa sobre el tronco común de la historia y la lengua compartidas- se ha ampliado a las complejas realidades de nuestra época.

A sólo cinco años del V Centenario del descubrimiento de América, la vitalidad creadora de nuestras sociedades hoy día está permitiendo el logro de un más alto nivel de desarrollo tecnológico y la correspondiente inserción en las grandes corrientes renovadoras del pensamiento occidental.

Debemos hacer compatibles estos factores de renovación con la peculiaridad cultural de nuestra familia de pueblos de origen hispánico y con la conciencia de pertenencia a una comunidad, cuyo protagonismo en la esfera internacional no está tanto en el pasado como en el futuro.

Señor Presidente, levanto mi copa por ese futuro, por la amistad fraternal entre nuestros dos pueblos, por el progreso y el bienestar del querido pueblo costarricense y por vuestra ventura personal y la de la señora de Arias.

Itzuli Hitzaldiak atalera
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+