Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Jarduerak eta agenda
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Majestad el Rey al mundo de la técnica al presentar el proyecto COTEC

Madrid, 13.03.1991

Q

uisiera comenzar mis palabras con una profesión de fe en nuestro país, y de confiada ilusión en su futuro. Porque a través vuestro quisiera transmitir a toda la sociedad española un decidido optimismo y una abierta confianza en esa gran tarea común de innovación y creatividad en la que se inscribe el Proyecto COTEC para la Innovación Tecnológica, que hoy nos reúne.         Nuestra integración en Europa, a la que pertenecemos por derecho e historia, puede estimular la imaginación de los españoles de hoy y ofrecernos un campo abierto para el desarrollo de nuestros empeños colectivos más importantes de cara al porvenir. Porque Europa, que ha optado por la revolución tecnológica como fuente de su poder industrial y de su calidad de vida, representa para nosotros el horizonte de la modernidad.

Y si tenemos una responsabilidad en Europa, también la tenemos y muy especial dentro de la comunidad iberoamericana, con la que compartimos tantos valores culturales, y, sobre todo, el idioma, que nos une y nos identifica ante el mundo.

Una de las claves de este reto histórico es la actualización científica y tecnológica de España. Esa tarea sobrepasa con mucho su dimensión económica y su vertiente puramente técnica, porque la investigación es una faceta principal en la evolución cultural de los países desarrollados. Por eso, al contribuir a que nuestro país mantenga la tensión creadora de los valores científicos y tecnológicos, estamos contribuyendo a situar a España entre los países cultural y económicamente más avanzados.

Estas ideas e inquietudes se nos hicieron especialmente claras al conocer de cerca algunas experiencias particularmente significativas de los Estados Unidos, por medio de dos ilustres empresarios norteamericanos, los señores Zarem y Miscoll, que están hoy con nosotros.

Al volver de un viaje realizado a aquel país, quise compartir mis reflexiones con algunos empresarios de los que conocía su profunda sensibilidad hacia estas preocupaciones.Todo esto ocurría hace un par de años. Y hoy, gracias a una amplia y generosa respuesta del mundo empresarial, COTEC, esta iniciativa de sensibilización y apoyo al desarrollo tecnológico español, es ya un proyecto en marcha, con objetivos ambiciosos y con realizaciones prometedoras.

Por eso, quiero expresaros mi más viva satisfacción. Y al mismo tiempo, mi felicitación, porque vuestra acogida es prueba de responsabilidad social y de compromiso con la modernización del país.

Esta iniciativa empresarial también me es particularmente grata porque representa la expresión de la propia sociedad, con un ánimo de complementar la iniciativa pública, y de aumentar su eficacia y su rentabilidad social.

Es cierto que con el Plan Nacional de Investigación Científica y Desarrollo Tecnológico, la administración ha puesto en marcha un proceso de formación de investigadores y de estímulo de la colaboración entre la investigación pública y las empresas, que ya está aportando respuestas muy positivas.

Pero la actualización científica y tecnológica de España no puede ser sólo tarea del gobierno, sino que requiere un compromiso nacional colectivo, un concurso decidido de la sociedad.

Y vuestro proyecto se coloca, precisamente, en este marco, donde confluyen las aportaciones de la universidad, de la empresa y de la administración, aunando esfuerzos en un diálogo beneficioso para todos.

La ciencia española tiene cada vez más prestigio internacional en muchos campos. Pero, con frecuencia, nos falta insistir en el esfuerzo adicional para pasar del conocimiento a la acción, de la ciencia a la tecnología. En este paso indispensable se manifiesta una de las expresiones más puras del progreso humano: el gesto emprendedor.

Después de todas estas consideraciones, comprenderéis que haya aceptado gustosamente el honroso patronazgo que me habéis ofrecido, porque entiendo que, al hacerlo, asumo mi compromiso institucional y personal con las necesidades plurales y perentorias de la sociedad española.

La innovación tecnológica, que ahora centra nuestros esfuerzos, no es un fin en sí misma. Mientras en el conocimiento científico se trata de separar lo verdadero de lo falso, en la tecnología es donde hay que separar lo bueno de lo malo. No hay ninguna aplicación de la tecnología sin juicio ético y sin responsabilidad moral. La tecnología es un medio para conseguir objetivos sociales que, con frecuencia cada día mayor, trascienden los límites de la economía o las fronteras de la política.

Todos sabemos que estas preocupaciones e inquietudes son compartidas por el gobierno, que siempre ha tratado con una atención y una sensibilidad muy acentuadas la política científica y la política tecnológica. Pero la fusión de distintas iniciativas y esfuerzos diferentes con vistas a un fin común, es garantía de la eficacia que no dudo hemos de alcanzar.No quiero terminar sin resaltar la presencia de unos representantes tan destacados de los medios de comunicación social como los que estáis aquí.

Y confío en que este acto sea el inicio de una colaboración que ya desde hoy quiero pediros, porque vuestro apoyo es un elemento esencial sin el que la ambiciosa empresa de la actualización tecnológica de España no podrá convertirse en una conquista cultura. La ciencia y la tecnología no pueden florecer en medio de un ambiente social que no estime sus logros ni el esfuerzo de los investigadores. Por ello, una tarea decisiva que tenéis por delante es la de seguir contribuyendo a hacer a la sociedad en su conjunto más sensible a los valores y a la importancia de la investigación científica y de la innovación tecnológica, al servicio del hombre.

Os reitero, en fin, a todos, mi agradecimiento y mi respaldo en esta hermosa tarea que os habéis asignado, y que es una forma de pensar y de actuar en pro de esa España que tenemos la obligación de mejorar cada día.

Muchas gracias.

Itzuli Hitzaldiak atalera
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+