Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Jarduerak eta agenda
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Majestad el Rey al Presidente de Guinea Ecuatorial Teodoro Obiang y al pueblo ecuatoguineano

Madrid, 17.01.1989

S

eñor Presidente, desde que en agosto de 1979 se reanudara la especial y entrañable amistad entre nuestras dos naciones, las relaciones entre España y Guinea Ecuatorial se han venido reforzando progresivamente en la mutua consideración y aprecio de nuestras identidades históricas y culturales. A esta realidad han contribuido las visitas efectuadas a España por Vuestra Excelencia en 1980 y 1983 y las que llevamos a cabo la Reina y yo a Guinea Ecuatorial en 1979 y 1980.

Tenemos hoy la satisfacción de recibiros de nuevo en la primera visita oficial que hacéis a España desde 1983, y que es también la primera visita de un Jefe de Estado desde que España ha asumido la presidencia del Consejo de la Comunidad Europea. Os damos la más calurosa bienvenida, y deseamos que vuestra estancia entre nosotros resulte grata y sirva para reforzar las excelentes relaciones de amistad existentes entre nuestras dos naciones.

Saludamos, además, en vuestra excelencia al Presidente de la única nación de habla hispana en el Africa subsahariana. Como habéis afirmado en más de una ocasión, Guinea Ecuatorial es un país hispánico de raíz bantú y podéis estar seguros que ese hispanismo, basado en una historia compartida de dos siglos y en una lengua común, le da a Guinea Ecuatorial un lugar muy especial en la conciencia del pueblo español.

Señor Presidente, cuando se analizan los problemas y cuestiones que tiene frente a sí el continente africano, se percibe pronto la magnitud de su gravedad y de su complejidad.

Así, en el aspecto político, subsiste aún en Africa austral un régimen de discriminación racial que provoca no sólo situaciones inadmisibles desde un punto de vista ético, sino que además obstaculiza los esfuerzos de los países de aquella región en la búsqueda de un desarrollo armónico.

También en el plano económico la situación del continente resulta preocupante: prosigue el deterioro de la relación real de intercambio, persiste en muchos países la excesiva dependencia de la producción de materias primas y de productos básicos y las tasas de industrialización siguen siendo bajas. Por último, se mantiene en toda su magnitud el problema de la deuda exterior, que revela la necesidad de que el orden económico internacional tenga más en cuenta las necesidades de desarrollo de los países menos favorecidos.

Pero existen también algunos elementos positivos. Todos debemos felicitarnos por la firma del Protocolo de Brazzaville y de los Acuerdos de Nueva York, que abren las puertas de la independencia para Namibia y refuerzan el respeto de la soberanía y dignidad de los Estados de la región. Debo referirme también a los recientes esfuerzos de la comunidad internacional para buscar nuevas fórmulas para la rehabilitación económica de Africa, sobre la base de los trabajos de las Naciones Unidas y de la Organización de la Unidad Afriana y en los intentos de abordar la refinanciación de la deuda exterior del continente con criterios más realistas.

En lo que se refiere a Guinea Ecuatorial, la reciente Conferencia de Mesa Redonda, celebrada en Ginebra, ha dado paso a compromisos concretos de la comunidad internacional en favor de vuestro país y ha abierto posibilidades esperanzadoras para el desarrollo económico y social de Guinea.

Señor Presidente, como bien sabéis, España es, por razones históricas y culturales un país que se siente entrañablemente unido al vuestro.

Desde la independencia, que tuvo lugar pacíficamente, España siempre ha estado presta a acudir en ayuda del pueblo guineano. La situación sobrevenida en agosto de 1979 dio lugar a la rápida respuesta de mi país a las necesidades más urgentes del vuestro. Nuestra ayuda ha sido generosa y aunque lógicamente hayan podido cometerse algunos errores en el curso de estos años, éstos no empañan nuestra clara voluntad política de colaborar en el desarrollo de vuestro país y en el bienestar del pueblo ecuatoguineano.

Esa voluntad de ayuda se mantiene en la actualidad. En el plano multilateral, cabe destacar la contribución financiera española al Fondo Europeo de Desarrollo, en el marco del Convenio de Lomé, así como nuestra participación activa en la Conferencia de Mesa Redonda. En el ámbito bilateral, vuestra propia presencia hoy entre nosotros y el reciente viaje a vuestro país de una comisión parlamentaria española son un exponente claro de la voluntad de diálogo y colaboración que existe entre nosotros.

España sigue muy de cerca la evolución política, económica y social de vuestro país, y aprecia por ello los esfuerzos que realiza, señor Presidente, en favor de una más amplia participación en el sistema, procurando integrar a los distintos sectores de la ciudadanía en un esperanzador proyecto político para Guinea Ecuatorial.

Nos anima, además, la decidida apuesta que habéis hecho por el desarrollo de Guinea Ecuatorial y por el fortalecimiento de la economía nacional a través de una participación eficaz del sector privado. Podéis contar, señor Presidente, con la comprensión y el apoyo de nuestro país en vuestros esfuerzos de progreso y estoy seguro que, sobre la base sólida de la amistad y confianza recíprocas, podremos incrementar notablemente nuestra cooperación y reforzar los vínculos que nos unen y que otorgan a Guinea Ecuatorial su puesto en la comunidad hispánica de naciones.

Os reitero, pues, nuestra gran satisfacción por vuestra presencia en España y os rogamos que transmitáis a vuestra nación el saludo y el testimonio de amistad y apoyo del pueblo español.

Invito a todos los presentes a brindar conmigo por el bienestar del Presidente Obiang, por la prosperidad del pueblo hermano de la República de Guinea Ecuatorial y por la renovada amistad hispano-ecuatoguineana.

Itzuli Hitzaldiak atalera
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+