Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Jarduerak eta agenda
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Majestad el Rey en el Ayuntamiento de Valencia

Valencia, 09.11.1992

G

racias por vuestras palabras de bienvenida en nombre de una ciudad cordial y cortés, a la que quiero hacer llegar, una vez más, el afecto de la Reina y el mío. Siempre aceptamos vuestras invitaciones con sincera alegría.

Nos reunimos hoy para rendir homenaje a un valenciano universal, un español europeo y un pensador valiente que aportó, en una etapa crucial de nuestra historia, el magisterio de su sabiduría, su clarividencia, su espíritu de lucha y su fe en Dios y en los hombres.

Sí pensamiento claro, sin tenacidad y sin ideas, las empresas importantes no se culminan ni son atractivas. Hombres de la talla de Juan Luis Vives merecen el agradecimiento permanente de las generaciones que les sucedieron y que saben, como las actuales, que la historia grande, la de los pueblos, se hace y se escribe desde la huella de la inteligencia y la exigencia del servicio a los demás.

Eso fue Juan Luis Vives en su tiempo y por eso es un valenciano de hoy, cuyo mensaje no es sólo recuerdo, sino vivencia y ejemplo.

Estoy seguro de que los actos que iniciamos hoy aquí, organizados con el rigor y la eficacia que os caracterizan, por las instituciones políticas y académicas de máxima autoridad, tienen el respaldo profundo del pueblo valenciano y el de todos los españoles.

La figura gigantesca de Juan Luis Vives y su mensaje nos convoca y une. Su obra, como la de otros valencianos ilustres, está cada vez más viva. Reconocerla en todo su valor, mantenerla y proyectarla es una tarea que os honra y que nos corresponde asumir a todos, en este universal año de 1992, y en la doble dimensión de España y Europa, los enclaves en los que Luis Vives puso todo el amor de su vocación humanista, tan acertadamente representada en los títulos de su obra que acabáis de entregarnos.

Querida Alcaldesa, Valencia, los valencianos, saben honrar a sus hijos, que es condición de bien nacidos.

A esta ciudad dedicó Juan Luis Vives, en alguna de sus obras imperecederas, entrañables recuerdos de su infancia, de sus padres, de sus maestros, de sus sueños y sus primeros pasos como pensador.

A lo largo de los siglos esta capital ha cambiado; pero no en lo más firme y admirable de su carácter: vuestra energía y dignidad, el dinamismo y la apertura al mundo exterior, la tenacidad en no rendirnos por muchas que sean las dificultades.

Juan Luis Vives no pudo morir aquí, entre sus paisanos, pero hoy tiene la gloria de vivir con nosotros, en esta ciudad que es crisol de virtudes y ejemplo de españolidad.

A esta Valencia y a sus gentes les enviamos en esta importante conmemoración un abrazo con los mejores deseos para su prosperidad, que siempre será la de España.

Itzuli Hitzaldiak atalera
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+