Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Jarduerak eta agenda
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Majestad el Rey en la cena de gala ofrecida al Presidente Colombia, Sr. César Gaviria

Palacio Real de Madrid, 28.10.1992

S

eñor Presidente, nos complace daros hoy, con ocasión de vuestra visita oficial a España, la más cordial bienvenida. Bien sabéis el pesar que a todos nos produjo vuestra obligada ausencia entre nosotros durante la II Cumbre Iberoamericana, el pasado mes de julio, por razones que todos lamentamos y comprendimos.

Aquella circunstancia ha propiciado que esta visita se realice ahora, muy próxima a la fecha conmemorativa del V Centenario del descubrimiento -del encuentro de nuestros dos mundos- tan significativa en la historia de nuestros dos países.

La Reina y yo guardamos los mejores recuerdos de nuestra visita a Colombia en 1976, cuando quisimos celebrar en vuestro país el primer Doce de Octubre como Reyes de España.

Nuestros dos países han venido trabajando juntos en la conmemoración del V Centenario, labor en la que la Comisión Colombiana, presidida por la primera dama de la República, se ha distinguido por su dedicación y por el acierto y profundidad de sus planteamientos. Juntos hemos puesto en marcha diversos e importantes proyectos de intercambio cultural, de cooperación educativa, de restauraciones, y muchos otros que evidencian una mentalidad ahora más pragmática y en sintonía con los tiempos, así como un mejor conocimiento de nuestras realidades.

Junto con los demás países iberoamericanos participamos en un proyecto emblemático que nos permite profundizar en la esencia misma de nuestras respectivas identidades: el de la Comunidad Iberoamericana de Naciones, que celebró en Madrid su II Conferencia de Jefes de Estado y de Gobierno y que se reunirá en Colombia dentro de dos años.

Gracias a la entusiasta participación de los países integrantes, en particular la del vuestro, en el seno del grupo coordinador, este proyecto, largamente madurado, está ya en marcha con realizaciones concretas que han de redundar en beneficio de todos los pueblos de Iberoamérica.

Proyectos destinados, sobre todo, a las poblaciones más desprotegidas, a las comunidades indígenas y, en fin, a aquellos hombres y mujeres que están más necesitados de que el desarrollo tecnológico propio de nuestros días tenga una repercusión positiva en sus niveles de bienestar y desarrollo. Iniciativas como la del canal educativo que se pondrá en marcha dentro de unos meses a través del satélite Hispasat -uno de tantos proyectos en que Colombia también participa- han de permitir que la democracia alcance a la tecnología para que ésta, a su vez, pueda repartir los beneficios del conocimiento a muchos habitantes de Iberoamérica por igual.

Señor Presidente, Colombia ha sabido dar en todo momento buena prueba de sus capacidades y de su vocación. En el terreno político, haciendo de su democracia seguro espejo en el que han reflejado sus esperanzas muchos de los hombres que han luchado por las libertades del ser humano.En el orden económico, porque los recursos de todo tipo con que cuenta su país, naturales y humanos, han permitido un crecimiento sin interrupción, año tras año, pese a los graves obstáculos que le han opuesto las plagas de la violencia y el narcotráfico. Ante estos problemas, el nivel cultural del pueblo colombiano y su talante conciliador han impulsado a sus dirigentes políticos -como ahora a vuestra excelencia- a buscar soluciones por la vía del entendimiento y del diálogo. Seguimos con la mayor atención este proceso, señor Presidente, y contáis con nuestra solidaridad y apoyo en vuestra dura y difícil lucha por terminar con la explotación criminal de la droga.

Venimos asimismo observando, con el mayor interés y esperanza, el proceso que vuestra excelencia ha impulsado, dotando a Colombia de una nueva, más abierta y moderna Constitución, que trata de alcanzar un mayor grado de correspondencia entre las formulaciones jurídicas y la realidad político-social.

Iguales expectativas genera el intento de consolidar un modelo económico abierto y competitivo, que permita el saneamiento y la reactivación del potencial económico colombiano.

Concertación es hoy la palabra clave. Lo importante ahora es que la interdependencia no sea sólo la constatación de un hecho sino un flujo recíproco de entendimiento que permita a la Comunidad Iberoamericana construir, sin exclusiones, y contando ante todo con las naciones menos favorecidas, el nuevo orden internacional de paz, justicia social y progreso que el mundo reclama.

Si persistimos en este propósito, dentro de muy poco se abrirá ante nosotros un nuevo y vasto espacio de cooperación igualitaria en todos los terrenos, que completará el que hemos ido tejiendo a lo largo de estos años de historia compartida.

Señor Presidente, Colombia y España mantienen unas excelentes relaciones bilaterales y comparten similares objetivos respecto a la comunidad iberoamericana y a la necesidad de llevar a cabo esfuerzos por consolidarla.

Colombia y España aspiran a que la comunidad de nuestros pueblos sea pronto una realidad influyente porque su consecución dará auténtica carta de naturaleza a nuestra propia identidad como naciones y como individuos.

Además, nuestros dos países están dispuestos a estrechar más los lazos que les unen, de modo que esa comunidad global vaya acompañada de vínculos fuertes bilaterales entre los Estados que la componen.

El Tratado de Amistad y Cooperación que suscribirán mañana los gobiernos de España y Colombia puede convertirse en una sólida plataforma para que se potencien las relaciones económicas y financieras y para que los sectores interesados de los dos países trabajen juntos y cooperen en la prosperidad y el desarrollo íntegro de nuestras sociedades.

Con estos deseos, invito a todos los presentes a brindar conmigo por la ventura personal del Presidente de la República de Colombia y de su distinguida esposa, así como por el bienestar del pueblo hermano de Colombia.

Itzuli Hitzaldiak atalera
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+