Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Jarduerak eta agenda
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Majestad el Rey al mundo olímpico

Barcelona(Palacio de Pedralbes), 25.07.1992

E

stamos a punto de dar comienzo aquí, en Barcelona, al más universal de los acontecimientos de la era moderna: los Juegos Olímpicos. Durante las dos próximas semanas, esta ciudad será el principal escaparate del mundo, el lugar sobre el que estará concentrada la atención de millones de personas de los cinco continentes.

Será una gran fiesta deportiva, una inmensa celebración popular que hemos preparado durante años con un esfuerzo sostenido y prolongado, con serena responsabilidad.

La difusión masiva del deporte de competición es uno de los fenómenos culturales más característicos del siglo xx. Los Juegos Olímpicos han quedado asociados a los ideales de la paz, la cooperación y la comunicación entre los pueblos, y por ello, su valor simbólico es inmenso.

Cada cuatro años, jóvenes procedentes de todos los rincones del planeta se reúnen en una ciudad para competir noblemente en las distintas disciplinas deportivas. Las diferencias políticas, económicas, raciales, religiosas o de cualquier clase que dividen a la humanidad pasan entonces a segundo plano. Triunfa así la tolerancia y, en base a ella, la amistad.

Barcelona ha tenido el gran honor de albergar estos Juegos de la XXV Olimpiada en un año de enorme significado para nosotros, el mismo año en que celebremos el V Centenario del encuentro con nuestros hermanos de América; probablemente, el acontecimiento singular que más universal ha hecho la historia de la humanidad.

En nombre de Barcelona, Cataluña y España, quiero dar la bienvenida a toda la familia olímpica y agradecer muy especialmente la visita de los Jefes de Estado y de Gobierno, de todos los mandatarios y representantes de distintos países que aquí se encuentran, cuya presencia es un testimonio más de la fuerza aglutinante de los Juegos Olímpicos y de su capacidad para promover el diálogo y la solidaridad entre las naciones.

Brindo por el éxito de estos Juegos, los más universales celebrados hasta la fecha, y por quienes han trabajado denodada y eficazmente para hacer realidad la gran fiesta olímpica que hoy comienza.

Brindo por los deportistas, que se han preparado con tesón para estar aquí y que despertarán nuestra emoción y nuestra admiración con su noble competir.

Brindo, finalmente, porque Barcelona sea en estos días el marco en el que todos, unidos por el ideal olímpico, demos una nueva oportunidad a la paz y la concordia entre los hombres y las mujeres del mundo entero.

Itzuli Hitzaldiak atalera
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+