Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Jarduerak eta agenda
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Majestad el Rey en la conmemoración del L aniversario del Colegio Mayor César Carlos

Madrid, 23.11.1995

C

on especial satisfacción me reúno con vosotros para celebrar el cincuentenario de vuestro Colegio Mayor.

Cincuenta años parecen pocos en una institución como ésta, pero constituyen un tramo de historia suficiente para valorar su importante papel en la vida y la realidad española.

Con los inevitables altibajos de tantos siglos, España ha acertado a mantener el legado de los colegios universitarios, cuyas fases de esplendor coinciden, y no casualmente, con la de mayor magnitud de nuestra historia, nuestra cultura y su proyección mundial. La prolongación de la convivencia más allá de las aulas, la comunicación de saberes y el cultivo de estilos y formas de vida comunitaria son características de estas instituciones, a través de las cuales se potencia el valor individual de sus miembros.

Heredero de esta larga historia, este Colegio destaca por su espíritu liberal de convivencia entre personas y criterios diferentes y por la variada procedencia geográfica de sus colegiales, que ha enriquecido vuestra vida en común con el contraste de diversas actitudes y sensibilidades y la experiencia de las distintas universidades de origen de cada uno.

El «César Carlos» ha sido y es ante todo un ejemplo de vida universitaria. Así lo testimonia su práctica de la convivencia como conocimiento y respeto del otro, comunicación de ideas y experiencias, tolerancia de lo diverso y espíritu de servicio a los intereses generales.

De esa escuela de valores humanos y virtudes cívicas han salido ya muchas promociones de universitarios, que han honrado las lecciones allí aprendidas.

La docencia y la investigación en las más variadas ramas del saber, la magistratura, el ejercicio de las profesiones liberales, las funciones de la administración en su amplia gama, la diplomacia, la fe pública, la economía política, y en definitiva el servicio a España no pueden entenderse en estos últimos cincuenta años sin el protagonismo, el trabajo y el ejemplo de tantos y tantos colegiales del «César Carlos». Su número y su relevancia en la vida española son los mejores exponentes de la labor desarrollada en sólo medio siglo de existencia.

Por eso, al conmemorar el cincuentenario de la fundación del Colegio, no sólo quiero felicitaros por el gozoso cumpleaños de vuestra institución, sino agradeceros lo que desde ella habéis hecho por España y exhortaros, con los mejores deseos, a continuar haciéndolo.

Vuestra labor debe servir de ejemplo a las nuevas y a las futuras promociones de colegiales, a las que auguro una España mejor que la que a sus predecesores les tocó vivir y en cuyo engrandecimiento nunca falten las aportaciones de esta institución universitaria.

También yo deseo unirme a la multisecular tradición del aprecio con que los Reyes de España, mis antecesores, distinguieron a los colegios mayores, a los que dispensaron protección y apoyo en reconocimiento de los servicios de ellos recibidos.

El nombre del vuestro, «César Carlos», evoca ese pasado, que yo quiero actualizar al expresaros en esta conmemoración mi gratitud, mis felicitaciones y mi voluntad de ayuda para impulsar y afianzar el futuro de larga vida que merece la ejecutoria de estos cincuenta años de trabajo y de servicio a España.

 

Itzuli Hitzaldiak atalera
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+