Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Jarduerak eta agenda
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Majestad el Rey en la entrega de las Medallas de Oro al Mérito en las Bellas Artes

Granada, 09.02.1996

N

os complace mucho encontrarnos en Granada para la entrega de las Medallas al Mérito en las Bellas Artes. Esta es una nueva ocasión que sé nos ofrece para reconocer y distinguir a quienes promueven y fomentan el desarrollo de la cultura.

Esta ciudad, capital de un antiguo Reino y cruce de varios caminos y civilizaciones ha dado poetas, dramaturgos, pintores, músicos y narradores y los sigue dando como si la, vocación artística de esta tierra tuviera que ver con las raíces de ese pasado que no siempre puede verse en profundidad pero que podemos conocer en sus frutos.

Hoy, Granada se mantiene fiel a su Historia y sigue jugando un papel importante como centro de creación y de divulgación de la Cultura y el Arte y un lugar privilegiado de encuentros culturales y manifestaciones artísticas.

También es Granada una ciudad con una larga tradición y profunda vocación universitaria, no sólo por lo temprano y lo intenso de su vida en las aulas, sino también por la llamada que tantos hijos suyos han sentido por ellas.

En pocas ciudades españolas se tiene conciencia como en ésta de la importancia de su legado artístico y universitario.

En este año que acaba dé empezar, Granada está, además, de celebración. Está de fiesta porque será Uno de los lugares de España en el que se evocará y recordará con mayor. intensidad a uno de los hombres mejores que ha dado nuestro pueblo en los últimos ciento veinte años: el compositor Manuel de Falla.

Me satisface enormemente que haya sido Granada elegida para la entrega de estas Medallas a los, artistas, instituciones e investigadores que nos acompañan.

Aquí quiso Falla vivir y encontrar una de las fuentes principales de su inspiración creadora. Hoy, reconociendo el valor y el talento de los premiados, nos unimos a la conmemoración del Cincuentenario de su muerte.

Las Medallas de Oro al mérito en las Bellas Artes de este año han destacado, una vez más, las vocaciones y las carreras dé quienes les han dedicado una vida; Este galardón es resumen de un ¡t de una obra, dé un recorrido por el más arduo de los terrenos, por la más difícil de las vocaciones, la que nos impone más trabajo y rigor hasta que rinde sus primeros frutos.

Ya dije en otra ocasión que este tipo de galardones son, para los beneficiados, una sorpresa. Porque los mejores casi nunca saben que merecen ser premiados.

Hoy tengo que decirles a esas diez personas, a esa Fundación y a esa revista, que, aunque no la supieran, este galardón les corresponde con plena justicia. Esa obra en fa que han estado tan ocupados durante años y años es lo que les ha hecho acreedores a ello, al tiempo que les mantenía distraídos en cuanto a honores, porque la propia creación no deja demasiado tiempo a lo que se encuentra fuera de ella.

Estos doce nombres son un resumen y una pequeña quintaesencia de la creatividad de nuestra cultura. Las Medallas quieren reconocer esos méritos, esa. creatividad. Es de justicia, pero sobre todo es su mérito. El mérito de haber aportado a la sociedad lo mejor de sí mismos.

Itzuli Hitzaldiak atalera
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+