Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Jarduerak eta agenda
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Alteza Real el Príncipe de Asturias a los representantes del Mundo de la Cultura

Huesca, 07.06.2000

S

ólo unas breves palabras para agradeceros cordialmente vuestra asistencia a esta cena encuentro que quiere tan solo resaltar la necesaria dedicación y atención a nuestro desarrollo cultural como sustento necesario y sólido de todo progreso material.

En mi espíritu, como en el de tantas personas en todo el mundo, el nombre de Aragón es un excelente embajador de la cultura española y esta es una buena ocasión para dar testimonio de esa realidad, tangible y fructífera, que en tan alto grado nos enriquece y conforta.

Muchos hablan, y yo así lo creo, de una cultura de la convivencia propiamente aragonesa, fundada en el radical respeto a la dignidad humana, en la estima por las leyes justas y en el pacto entre personas libres. No es fácil que nadie borre de la memoria de los aragoneses estos rasgos singulares. Personalmente, pienso que crean un paisaje de fondo peculiar, un cierto clima colectivo que impregna muchas de vuestras actividades individuales y colectivas.

Los grandes nombres que Aragón ha dado a la cultura presentan a menudo perfiles personales vigorosos, que se corresponden con caracteres enteros y tenaces, seguros de sus motivos y de un genio que admite mal las cortapisas. Tales cualidades han seguido caracterizando a los grandes creadores nacidos en el Aragón de nuestro siglo, como es evidente en los casos de Luis Buñuel y de María Moliner, cuyos centenarios conmemoramos ahora, como el año próximo lo haremos con Gracián con la admiración que merece.

Hemos llegado a una época en que las sociedades avanzadas aplican el concepto de cultura a todos los ámbitos de actividad. Las asombrosas posibilidades de comunicación universal no permiten ya el aislamiento ni los compartimentos estancos. Las ventajas evidentes de esta nueva situación, que no hará sino extenderse, nos obligan a todos a permanecer atentos y a acrecentar el esfuerzo para no desaprovecharlas y para limitar sus posibles efectos negativos.

La cultura, en el sentido en que los europeos la hemos venido entendiendo hace siglos, debe ser considerada como una componente esencial de nuestro ser individual y comunitario, como un fin deseable en si mismo. Y debemos tomar conciencia de que no siempre se produce como fruto espontáneo, ni se origina, sin más, en la prosperidad material, aunque ésta sea una condición deseable.

Todos recordamos la síntesis magistral de Joaquín Costa, en momentos en que España necesitaba salir de una situación lastimosa: "Escuela y despensa". Y a nadie se escapará, y menos a vosotros, cómo el pensador altoaragonés antepuso la escuela a la despensa, con plena conciencia de lo que decía. En vísperas del siglo XXI, basta con dar al concepto de escuela la dimensión que hoy debe tener para que el lema costiano revele toda su vigencia.

Estamos inmersos en la época de la formación permanente, del aprendizaje constante. Pero es más sencillo, por el sesgo de los tiempos, aprender una técnica que un valor, acceder a un conocimiento de detalle que a una visión general y que permita formar criterio propio. Pues, bien: del criterio propio y bien fundado nace la libertad, condición inmejorable para la creación humana.

Habéis tenido la amabilidad de acompañarme, como representación de los aragoneses que han elegido dedicar su vida a estos afanes. Os dedico el homenaje que se os debe como creadores, educadores y formadores. Comparto con vosotros esa preocupación esencial y, a la vez que os animo en esta tarea, os expreso mi gratitud y admiración personal por vuestro esfuerzo generoso que a todos nos mejora.

Por Aragón, su vigor creativo y artístico y su vocación de elevar la cultura y la educación como valores fundamentales para nuestro futuro.

Muchas gracias.

Itzuli Hitzaldiak atalera
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+