Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Jarduerak eta agenda
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Majestad el Rey en el almuerzo ofrecido por el Presidente de Sajonia

Alemania(Dresde), 18.07.1997

S

eñor Presidente:

Muchas gracias por las amables palabras que acabáis de pronunciar y por este cordial recibimiento que nos dispensáis en Dresde.

Esta visita nos brinda la oportunidad de conocer directamente los esfuerzos de transformación de Sajonia, que con vitalidad y entusiasmo está contribuyendo a la consolidación de una Alemania unida, en paz y en libertad.

Nuestra presencia aquí responde también a un deseo de conocer y de recordar.

Quizá sea la imaginación el bien más necesario, escaso y valioso en las encrucijadas de la Historia. Decía Ortega y Gasset que para tener mucha imaginación hay que tener mucha memoria. Por eso vengo hoy a Dresde: para recordar y refrescar la memoria de nuestros pueblos en este preciso momento histórico.

De regreso a mi país quiero recordar a Dresde como la ciudad de la Música, del Arte, del encuentro entre distintos pueblos. Dresde ganó merecidamente la fama de ser una de las ciudades más bellas de Europa. Los tesoros de arte que conserva y los que, por desgracia, desaparecieron, son la mejor prueba del espíritu refinado y culto, amante del desarrollo científico y del conocimiento, del pueblo de Sajonia.

Pero también quiero que esté en mi memoria Dresde como la ciudad de la desolación y de la congoja. El sufrimiento de Dresde, la muerte y el dolor de tantos hombres y mujeres deben estar presentes, junto con los millones de víctimas inocentes, en el recuerdo de todos los europeos para que tragedias así no vuelvan a suceder.

Por último, quiero recordar a Dresde como la ciudad de la transformación y de la esperanza. La reunificación de Alemania es una tarea inmensa que tiene éxito gracias a las energías y a la vitalidad  de hombres y mujeres como los que hoy viven y trabajan en Sajonia.

En la mejor tradición de su Historia, Sajonia es hoy un ejemplo, por su optimismo y su valentía, para otros pueblos y sociedades en transformación que quieren incorporarse al proyecto europeo.

Por eso, y conocedor de vuestra Historia, vengo hoy a Dresde, para conocer también vuestras ilusiones, vuestra imaginación y vuestro trabajo.

Podéis contar con el apoyo y la simpatía del pueblo español, que os transmite un mensaje de ánimo y de fraternidad.

Brindo por ese futuro de libertad, paz y prosperidad que con vuestro esfuerzo y vuestra vivacidad estáis construyendo para vosotros y para toda Europa.

Itzuli Hitzaldiak atalera
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+