Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Jarduerak eta agenda
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Alteza Real el Príncipe de Asturias en el acto de entrega del Premio "Príncipe de Viana" de la Cultura 1999

Navarra(Monasterio de Leyre), 05.07.1999

A

l presidir este acto, al que vengo acudiendo desde hace siete años, siento la satisfacción en participar en su doble significado, en el que se unen tradición e innovación de un modo a la vez espontáneo y efectivo, que es el secreto de la vitalidad de esta Comunidad Foral y de sus habitantes.

Venimos aquí, en primer lugar, a subrayar una vez más la conexión histórica y al mismo tiempo actual, por ininterrumpida, de Navarra con los monarcas que encabezaron el nacimiento y desarrollo de este antiguo Reino, cuyo título hereditario llevo con orgullo.

Y también a proclamar que la cultura es la expresión más íntima y permanente de vuestra realidad y trayectoria colectiva. Como estímulo de maduración personal, fermento de identidad colectiva y sustento de su convivencia.

Así lo ha entendido el Gobierno de Navarra al desplegar, bajo el nombre del primer titular del Principado, una dinámica cultural en continuo crecimiento y diálogo constante y fecundo con la evolución de los tiempos y de los hombres que los hacen y mejoran.

El Premio Príncipe de Viana, singular exponente de este dinamismo cultural, se ha concedido este año al insigne romanista don Álvaro d´Ors Pérez-Peix, a quien expreso con este motivo mi reconocimiento y sincera felicitación.

De entre sus muchos méritos, tan conocidos, quiero ante todo destacar su coherencia vital e intelectual. Virtud de los mejores, que define al auténtico maestro, y explica su autoridad, que se acepta cuanto menos se impone, porque es expresión del saber auténtico y su riqueza inimitable.

Sus aportaciones académicas están cimentadas sobre sólidos principios: rigor científico, congruencia y osadía intelectual, intuición y capacidad creadora, y atención a lo concreto, para interpretarlo y extraer de su discurrir sus elementos y conceptos esenciales.

A lo largo de su docencia, el profesor D´Ors ha impartido múltiples lecciones. Quizá la más destacada haya sido la de considerar el sistema de las ciencias como un todo coherente y armónico. De ahí que su magisterio, del que dan testimonio tantos juristas españoles y extranjeros, y que le ha valido importantes galardones en todo el mundo, se extienda más allá de la disciplina que va indisolublemente unida a su nombre y fama, y ha ilustrado con su talento e incansable dedicación. Su insaciable afán de conocimiento le ha llevado a cultivar también la Historia Antigua, la Filología, la Epigrafía, la Papirología, el Derecho Civil y Canónico y el Derecho Foral, además de la Filosofía Social.

D´Ors es un universitario cabal, exigente y accesible, ajeno tanto a la exageración del especialista demasiado puntilloso como a la vaguedad de la banalización. Muy al contrario, se preocupa por su entorno social, empezando por el más próximo, el de las aulas y alumnos a quienes se dirige en primer lugar su vocación.

Su caudaloso itinerario intelectual se asienta en el saber, la creatividad y la armonía del mundo clásico, hoy tan olvidado. Precisamente por ser un hombre de profunda raigambre clásica, ha sabido ser siempre un hombre docto de su tiempo.

El nombre de Álvaro d´Ors viene a engrosar la destacada nómina de galardones del Premio "Príncipe de Viana". De su incorporación a ella se deriva un reconocimiento a las ciencias jurídicas como componentes del concepto general de Cultura, en el que le corresponde un destacado lugar. Pues el Derecho es un instrumento imprescindible de nuestra civilización, gracias al cual puede prosperar la comunidad humana, al amparo de la libertad y la justicia y bajo el signo del concierto.

Es lógico, por tanto, que Navarra, que tiene en tan alta estima el mantenimiento y "amejoramiento" de su régimen jurídico privativo, distinga con este premio a tan destacado doctor de las ciencias jurídicas como es don Álvaro d´Ors.

Su nombre y su ejemplo nos invitan a continuar su tarea. Ojalá sepamos hacerlo con la calidad y eficacia que él ha demostrado siempre.

Itzuli Hitzaldiak atalera
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+