Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Jarduerak eta agenda
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de S.M. el Rey a la Diputación de Cuenca y a los conquenses

Cuenca, 17.02.1977

Q

uiero ante todo agradecer muy de verdad la Medalla de la Provincia de Cuenca, que conservaré como recuerdo de la lealtad y el afecto de los conquenses y de la adhesión entusiasta que demostráis a la Monarquía.          He escuchado con el mayor interés la exposición de los problemas más importantes que tiene planteados la provincia de Cuenca y su capital. Vuestra tierra es una tierra de contrastes, y si bien es cierto que su diversidad le proporciona una singular belleza, también es verdad que dificultades naturales han constituido otros tantos obstáculos a un desarrollo que deseáis, legítimamente, impulsar.

Habéis trazado un cuadro de medidas destinadas a fomentar la promoción industrial y agrícola de la provincia, mejorar sus vías de comunicación, ampliar su equipamiento sanitario y educativo, remediar la necesidad de viviendas. Creo que tenéis razón al proponeros estos objetivos, para cuyo logro es tan indispensable vuestro propio trabajo e iniciativa como la acción del gobierno, al que haré llegar cuanto se ha tratado en esta reunión de trabajo, así como la documentación y los estudios que me entregáis.

Una nación es el producto de un esfuerzo común a lo largo de siglos de historia, y una garantía de que nadie está solo al enfrentarse con los problemas del futuro. Esto es España hoy para nosotros: un proyecto de vida en común, de acción solidaria, en el que las partes más ricas del conjunto no pueden ni quieren aislarse del resto, sino aportar cuanto esté en su mano para el bienestar de todos.

La Corona quiere alentar a todos los españoles en esta actitud de unidad, de generosidad y de entrega, sabiendo que este espíritu dio época de grandeza a nuestra patria y puede igualmente presidir un futuro de esperanza.

Deseo para terminar deciros cuán grato es para mí este día pasado entre vosotros y cuánto agradezco vuestra calurosa acogida.

 

Itzuli Hitzaldiak atalera
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+