Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Jarduerak eta agenda
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Majestad el Rey en la cena de gala ofrecida en honor del Presidente de Costa Rica

Palacio Real de Madrid, 16.07.2001

S

eñor Presidente,Señora de Rodríguez,

Es para nosotros un honor darles hoy la bienvenida a España, junto con los miembros de la distinguida delegación que les acompaña. Deseamos que durante esta visita sientan el sincero aprecio y admiración que España siente por esa nación querida y ejemplar que es Costa Rica.

España y Costa Rica celebraron en el año 2000 el 150 aniversario del establecimiento de relaciones diplomáticas. Se trata de un largo periodo en el que las relaciones entre nuestros dos países han estado marcadas por el entendimiento y la concordia.

Nuestros vínculos están asentados en la Historia y en la cultura compartida. Por eso, porque sentimos al Nuevo Mundo como propio, los españoles vemos con orgullo cómo en Costa Rica arraigaron las libertades, el Derecho y las leyes como expresión de auténtica democracia.

Costa Rica ha sabido hacer propios esos principios políticos por medio de su modélica Constitución de 1949 y ha querido constituirse en abanderada y promotora de los derechos humanos en América y en el resto del mundo.

Señor Presidente,

Los sucesivos gobiernos de Costa Rica, cualquiera que fuera su signo político, han concedido una gran importancia a la educación pública, conscientes de que la enseñanza es siempre el fundamento de la prosperidad nacional y que las naciones que progresan de una manera sostenida son aquellas que, en un marco político que respete las libertades individuales, promueven el estudio científico, fomentan el conocimiento y, en definitiva, dan la oportunidad a las personas de desarrollar todas sus potencialidades.

El mundo ha entrado en una fase histórica de avances continuos, de mayores posibilidades técnicas y científicas, de apertura y de integración. La educación será, en este nuevo contexto, un factor decisivo que Costa Rica sin duda aprovechará.

En la construcción de un porvenir próspero y viable para todos también es decisiva la defensa del medio ambiente. En este ámbito ha sido determinante la aportación de Costa Rica, uno de los países con mayor proporción de superficie protegida, mediante el desarrollo de una verdadera política de Estado.

No es casualidad que Costa Rica sea sede del Instituto para la Biodiversidad, una entidad ejemplar de investigación y promoción ecológica que recibió, en 1995, el Premio Príncipe de Asturias de Ciencia y Tecnología. España se honra en llevar a la práctica estos ideales mediante la participación en el innovador programa de conversión de deuda por naturaleza auspiciado por su Gobierno.

Señor Presidente:

Los lazos que unen España con Costa Rica, junto con el resto de la Comunidad Iberoamericana, son sólidos y duraderos. La comunidad que juntos formamos es real y goza de gran fortaleza.

España y Costa Rica están comprometidas en la consolidación de una Iberoamérica que se siente unida en torno a principios comunes tales como la democracia, el respeto del Estado de Derecho, la libertad económica y la promoción de los Derechos Humanos.

En Lima tendremos ocasión de reunirnos un año más en el marco de las Cumbres Iberoamericanas. El décimo aniversario de su constitución es una buena oportunidad para que evaluemos lo que hemos logrado hasta ahora y proyectemos cómo profundizar en este mecanismo de concertación de modo que siga funcionando para beneficio de todos.

Nuestras expectativas integradoras no terminan en el ámbito iberoamericano. Una de las consecuencias más palpables del actual fenómeno de cambio y apertura es el impulso que se ha dado en todo el planeta a las tendencias supranacionales e integradoras.

Costa Rica y España cuentan con sus respectivos ámbitos de integración regional. En el caso español, mediante el fortalecimiento y ampliación de la Unión Europea. En lo que respecta a Costa Rica, a través de la progresiva consolidación del espacio centroamericano, un entorno que cuenta con diversas ventajas de salida: identidad, lengua, cultura y sangre comunes. Pero además, dispone de la Historia, no sólo de la que precede a la emancipación, sino también de la que se deriva del hecho de que las naciones centroamericanas conformaran una entidad política unida hasta 1838.

Pero mucho más importante que todos esos antecedentes es la confianza en que el futuro puede ganarse mejor en una marco de integración y colaboración entre las naciones centroamericanas.

En marzo de este año tuvimos ocasión de reunirnos en Madrid con ocasión del Grupo Consultivo para Centroamérica. Entonces, los Presidentes y mandatarios centroamericanos expresaron su determinación de progresar en el proceso de integración, en el entendimiento de que las exigencias actuales imponen conjuntos más amplios que los meramente nacionales.

Señor Presidente,

España ha comprometido su prestigio y esfuerzo en el istmo centroamericano desde hace décadas, y le aseguro que tenemos la vocación de continuar acompañando a esa querida región en sus empeños por lograr una mayor integración como instrumento de progreso y democracia.

Por sus características tan especiales, por su nivel de desarrollo cívico y democrático, Costa Rica está llamada a desempeñar un papel ejemplar en todo este proceso. Nadie puede olvidar que fue precisamente Costa Rica el país clave en el inicio de la pacificación de la región mediante el lanzamiento y aval de los procesos de Contadora y Esquipulas.

Vuestra Excelencia puede, con razón, sentirse orgulloso de ser el Presidente de una nación trabajadora, educada, cívica, amante del derecho y de la paz y promotora de un desarrollo sostenible.

Permítame, Señor Presidente, que alce mi copa por el bienestar de ese pueblo noble y acogedor, que ha hecho de la convivencia razón de ser, por la profundización de nuestros lazos fraternales, por su ventura personal, por la de su distinguida esposa y por la de su familia.

Muchas gracias

Itzuli Hitzaldiak atalera
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+