Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Jarduerak eta agenda
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Brindis de Su Majestad el Rey en la cena de gala en el Palacio Presidencial de Perú

Perú(Lima), 26.11.2001

S

r. Presidente Constitucional del Perú,Sra. de Toledo,Distinguidas autoridades,Señoras y Señores,

Agradezco sinceramente sus generosas palabras, Sr. Presidente, y la cálida acogida que hemos recibido, tanto por parte del pueblo peruano como de sus más altas autoridades en nuestra segunda visita oficial al Perú. Mi última visita a Lima tuvo lugar hace ahora 23 años y recuerdo que se desarrolló en unos momentos particularmente delicados para su país, en los que la sociedad peruana pugnaba por encontrar nuevos espacios de libertad y democracia. Todos conocemos la evolución de los acontecimientos desde entonces.

Durante el último año el pueblo peruano ha dado muestras de una gran madurez al encontrar, primero, fórmulas constitucionales que le han permitido hacer frente, de forma pacífica, a la aguda crisis política desatada en noviembre de 2000 y, posteriormente, ser capaz de realizar un impecable proceso electoral, que ha concluido con vuestra elección como nuevo Presidente Constitucional del Perú.

Quiero aprovechar esta ocasión para reiterar mi profunda admiración por la figura del anterior Presidente Constitucional, el Doctor Valentín Paniagua, que supo presidir con gran habilidad, discreción, prudencia y tacto el delicado periodo que se extendió de noviembre del año pasado hasta el 28 de julio último.

Igualmente, Sr. Presidente, deseo rendiros tributo por el papel que habéis desempeñado en la lucha por la recuperación de la democracia y el Estado de Derecho en el Perú, sabiendo asumir, en muy difíciles circunstancias, la responsabilidad ante la nación peruana, aunándola para recuperar la democracia y evitar fracturas sociales.

Perú está ahora escribiendo las primeras líneas de un nuevo y esperanzador capítulo de su ya larga y rica historia. Puedo asegurarle que, en esta nueva etapa, al igual que en el pasado, Perú contará con todo el apoyo y la solidaridad de España y del pueblo español. Y también con el respaldo de la comunidad internacional, como se demostró recientemente en la reunión de la Mesa de Cooperación Internacional sobre el Perú, que tuvo lugar en Madrid el pasado 22 de octubre.

El mundo se encuentra todavía sacudido por los brutales atentados que sufrieron el pasado mes de septiembre los Estados Unidos. Tanto Perú, como España conocen bien los zarpazos del terrorismo y la insania en que se desenvuelve. El terror como argumento político es del todo punto inaceptable. En tal sentido, debe ser combatido por las sociedades democráticas utilizando todas las armas que el Estado de Derecho pone a su disposición y respetando siempre los derechos fundamentales que los terroristas vulneran, demostrando con ello la fortaleza de sus instituciones.

La complejidad actual del fenómeno terrorista, con ramificaciones a nivel mundial, hace que la lucha contra el mismo deba emprenderse desde la base de la colaboración internacional. El terror es uno, no admite matizaciones, por lo que se hace necesario coordinar las estrategias para hacerle frente de forma conjunta, perfeccionando los instrumentos de cooperación jurídica, judicial y policial internacionales, de modo que progresivamente los terroristas hallen menos refugios donde protegerse u organizarse. La libertad y la defensa de la sociedad democrática y del Estado de Derecho están en juego en este difícil combate.

Perú y España comparten en esta lucha los mismos principios y los mismos fines. En esta senda no marchamos solos, siendo la última expresión de este espíritu el claro pronunciamiento recogido en el marco de la Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y de Gobierno, que acaba de celebrarse en Lima.

Sr. Presidente,

Deseo agradeceros, y a través vuestro a todo el pueblo peruano, el haber acogido y organizado en esta bella Ciudad de los Reyes la Décimo-primera Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y de Gobierno. En ella, los más altos dirigentes de la Comunidad Iberoamericana de Naciones, en circunstancias particularmente delicadas del panorama internacional, hemos tenido ocasión una vez más de intercambiar abiertamente nuestros puntos de vista y de confirmar los sólidos vínculos que nos unen.

Una década después de haberse iniciado estas Cumbres, creo que ha sido de enorme utilidad el proceso de recapitulación y de reflexión que hemos realizado en Lima y cuya finalidad ha sido fortalecer estas reuniones, de manera que progresivamente sirvan de instrumento para que la voz iberoamericana pueda oirse con más fuerza en la escena internacional.

Sr. Presidente,

Perú y España mantienen unos vínculos profundos y antiguos, cuya mejor expresión es la rica lengua castellana, patrimonio común de todos los pueblos hispanohablantes. Me atrevería a decir, además, que las relaciones entre nuestros dos países conocen actualmente un grado de intensidad y riqueza nunca alcanzado anteriormente. En los últimos años, España se ha convertido en el primer inversor extranjero en el Perú, asumiendo así el sector financiero español un compromiso activo y no coyuntural en el desarrollo de este país. Con ello, España realiza una decidida apuesta por la prosperidad de esta nación hermana, convencida de que las iniciativas destinadas a crear nuevas oportunidades, unidas a la existencia de un clima de estabilidad jurídica y democrática, permiten mejorar las perspectivas de futuro de los ciudadanos.

Asimismo, el Perú tiene el carácter de país prioritario para la Cooperación Española, hasta el punto de ser el primer receptor mundial de los fondos de la cooperación no reembolsable española. La sociedad española se siente pues cercana de la peruana y la última prueba de este sentimiento fue la reacción de solidaridad que brotó en España tras el reciente terremoto que sacudió el pasado mes de junio la región sur del país.

Junto a este flujo de capitales y de fondos de cooperación, en los últimos años ha crecido también el número de ciudadanos españoles y peruanos que, por motivos laborales, han viajado y se han instalado en nuestros respectivos países, contribuyendo con su trabajo y su esfuerzo al desarrollo tanto de Perú, como de España. Su presencia ha ayudado también a un mejor conocimiento de nuestros pueblos y de nuestras realidades, geográficamente alejadas pero cultural y emotivamente muy próximas. A ellos quiero rendir mi homenaje y mi reconocimiento sinceros.

Señor Presidente,

Estamos convencidos de que el futuro nos deparará a españoles y peruanos nuevas y numerosas ocasiones de estrechar nuestras relaciones y nuestra cooperación, como corresponde a dos países hermanos, democráticos, social y económicamente dinámicos. Por ello, formulo mis mejores votos y propongo a todos los presentes un brindis por la amistad y el futuro de las relaciones entre nuestros dos pueblos, así como por vuestra ventura personal, la de vuestra esposa y la de vuestra distinguida familia.

Muchas gracias.

Itzuli Hitzaldiak atalera
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+