Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Jarduerak eta agenda
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Majestad el Rey en el almuerzo con empresarios participantes en el Foro organizado por la Cámara Oficial de Comercio Hispano-Peruana

Perú(Lima), 27.11.2001

Q

uisiera, en primer lugar, agradecer muy especialmente la presencia hoy aquí junto a nosotros del Presidente Toledo, que realza así la importancia de este Foro, en el que están presentes importantes empresarios y autoridades tanto de España como del Perú, y que constituye clara muestra del interés de las empresas españolas por reforzar su presencia en este país y contribuir a su desarrollo económico.

Permítanme, destacar el hecho de que su organización haya corrido a cargo de una institución como la Cámara de Comercio Hispano-Peruana, que ha llevado a cabo recientemente un importante proceso de renovación y que, estamos seguros, alcanzará en sus futuras actividades un lugar acorde con la creciente importancia que han ido adquiriendo las relaciones económicas y comerciales entre nuestros dos países.

A la interrelación económica que nos une, se suma en estos momentos el sentimiento de solidaridad y comprensión del pueblo español por el proceso de transición política que vive el Perú y que nosotros sentimos tan cercano.

En el caso español, la transición democrática permitió que, desde finales de los años setenta, la economía española experimentara un profundo cambio estructural, gracias al cual sus empresas compiten hoy en condiciones de igualdad con sus similares de los países más avanzados y España figura entre los principales exportadores de capital, cobrando especial relevancia las inversiones realizadas en Iberoamérica. Este es un fenómeno particularmente interesante, ya que en pocos años han conseguido posiciones de liderazgo en algunos de los principales mercados iberoamericanos, en particular los de las telecomunicaciones, la energía y las actividades financieras.

En los últimos años, el crecimiento de la inversión española ha sido espectacular, multiplicándose por quince entre 1990 y 2000, representando la dirigida a América cerca del sesenta por ciento del total. Creo firmemente que el balance de esta experiencia ha sido muy positivo tanto para la economía española como para la de los distintos países receptores en términos de ampliación y modernización de sus infraestructuras de producción. A ello hay que añadir el consiguiente efecto multiplicador en las economías de los distintos países en que están instaladas y la difusión de las tecnologías más avanzadas de los sectores en que desarrollan su actividad.

Este proceso ha puesto de manifiesto el interés de largo plazo de las empresas españolas, que no sólo han llevado a cabo un gran esfuerzo de inversión sino también ambiciosos planes de formación del personal local, tanto aquí como en el extranjero. La empresa que nos acoge en estos momentos es un claro ejemplo de ello.

Tras la llegada de estas grandes empresas, podemos esperar que en los próximos años la inversión española en Perú se vaya consolidando con la participación de empresas de mediano tamaño como viene ocurriendo en otros países del área, tales como Chile, Argentina y México. A esta segunda generación de inversiones contribuirán significativamente el buen resultado obtenido por las inversiones iniciales y, sobre todo, las grandes oportunidades que ofrece la economía del Perú.

En este sentido, existen diversos sectores en los que las empresas españolas han desarrollado nuevas tecnologías cuya aplicación en el Perú puede contribuir sensiblemente a su desarrollo. Me refiero a sectores tales como el agroindustrial (que ya ofrece experiencias de complementariedad entre empresas españolas y peruanas), el turístico, el pesquero o el manufacturero.

El incremento de misiones comerciales y de visitas y reuniones empresariales demuestra nuestro interés por colaborar en el proceso de diversificación económica y crecimiento que está produciéndose en el Perú. La continuación de los esquemas de privatizaciones y concesiones así como las mejoras del entorno jurídico anunciadas por el Gobierno, enmarcadas en un contexto democrático, serán la mejor garantía para los inversionistas. En este orden de ideas, la continuación del proceso iniciado recientemente de establecer convenios para evitar la doble imposición, tal como vienen haciendo la mayoría de países de la región, será una contribución adicional para la consecución de estos objetivos.

Las oportunidades de negocio son muchas. Nuestras economías son complementarias en muchos aspectos y será labor de todos los presentes el encontrar las mejores vías para sacar el máximo provecho de esta situación, permitiendo así una mejor inserción de la economía peruana en el entorno internacional.

La próxima presidencia española en la Unión Europea será una gran oportunidad para expresar nuestra voluntad de acercar las economías americanas al mercado europeo. Nuestra experiencia y conocimiento de estos mercados deberían ser aprovechados en un grado más amplio por los exportadores iberoamericanos. España aspira a constituirse en el puente natural entre ambos, existiendo ya diversas experiencias de colaboración empresarial con resultados muy alentadores.

Por último, me complace destacar que la realización de este foro no es un acontecimiento aislado sino que, muy al contrario, expresa la firme voluntad de estrechar las relaciones empresariales entre ambos países que en los próximos meses tendrán ocasión de celebrar nuevos encuentros que consoliden estos lazos.

Muchas gracias.

Itzuli Hitzaldiak atalera
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+