Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Jarduerak eta agenda
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Alteza Real el Príncipe de Asturias al concluir su visita oficial a la Región de Murcia

Murcia, 17.01.2001

A

l concluir, no sin sentimiento, mi visita oficial a la Región de Murcia quiero, en primer lugar, agradecer las atenciones que he recibido del Presidente de esta Comunidad, de sus instituciones y entidades, de las Autoridades que me han acompañado y de todos los murcianos con quienes he convivido durante mi estancia entre vosotros. Me habéis dispensado una cálida acogida en todos los lugares que he visitado y me habéis mostrado vuestro afecto, convirtiendo esta visita en unas jornadas de trabajo muy gratas, llenas de emociones y recuerdos difíciles de olvidar.

Sé que han sido muchas las personas que han trabajado diligente e ilusionadamente para que todo saliera bien y se pudiese realizar el intenso programa en estos tres días. Por ello, quiero que mi agradecimiento les llegue a todos ellos ahora de forma conjunta, y decirles que son parte responsable de este rico y provechoso acercamiento a tierras murcianas.

Con mucho gusto transmitiré a Sus Majestades los Reyes los sentimientos que, en nombre de sus conciudadanos, acaba de expresar vuestro Presidente, en la confianza de que son conocedores de ello y que siempre mostrarán su agradecimiento y el cariño que sienten por los murcianos.

A lo largo de estos días, las reuniones y encuentros que he mantenido con vuestras Autoridades y sectores más representativos me han permitido formarme una idea cabal de vuestra situación actual en el conjunto de España. (Ese era en parte el objetivo )

He podido constatar la dedicación y el interés de vuestros representantes en las instituciones autonómicas y locales por el bienestar de todos vosotros y el progreso de esta tierra; he comprobado el espíritu de tolerancia, y el sentido de la modernidad de vuestros jóvenes y de la Universidad; en las reuniones con empresarios y sindicatos, agricultores y ganaderos y con el sector turístico no solo he tenido la oportunidad de conocer de primera mano sus inquietudes y los importantes avances conseguidos estos últimos años, sino también apreciar su capacidad de adaptación a los constantes cambios que, de forma tan acelerada, se producen en nuestra sociedad.

He podido, en definitiva, comprobar vuestra disposición a trabajar por esta magnifica Región en un proyecto común que tiene a España como referencia.

Si obstáculos como las condiciones de escasez de recursos hídricos o las deficiencias de las infraestructuras no han impedido alcanzar el desarrollo actual de la Región, podemos pensar con optimismo en un próspero futuro.

Medidas como la mejora de la red viaria y de las comunicaciones más rápidas y frecuentes con el resto de España, tanto ferroviarias como áreas; una solución apropiada al problema del agua; el mantenimiento de una agricultura tecnificada, competitiva y en vanguardia; el mayor peso de la industria, y de los servicios en vuestra economía; la potenciación de un turismo de calidad, y la promoción de vuestro patrimonio cultural; y una población joven e ilusionada, cada vez mejor formada y más cualificada, son elementos de progreso que, no me cabe la menor duda, esta Región merece y va a aprovechar.

Y todo ello en el marco de vuestro interés en no limitar el necesario y legítimo desarrollo a sus aspectos puramente materiales, y de vuestra preocupación por darle un contenido social y distribuir equitativamente sus beneficios entre todos los ciudadanos y habitantes de este suelo.

Pero la consecución de todos objetivos no sería posible sin contar para ello con las cualidades que más caracterizan a los habitantes de esta Región.

En primer lugar, vuestra iniciativa y sentido emprendedor que son, sin duda, vuestro mejor atractivo aunque no el único.

Una iniciativa que, en ningún caso, ha eludido el riesgo y de cuyos resultados habla la presencia de los productos murcianos en los mercados internacionales más exigentes y competitivos y que hoy cuenta con el apoyo de las Administraciones merced a la existencia de múltiples líneas de ayuda europea, nacional y autonómica.

En segundo lugar, vuestro dinamismo, y vuestra laboriosidad que, no por conocidas, quiero dejar de resaltar en estas palabras.

Si la necesidad resuelta con ingenio, el acierto en las inversiones y la asunción responsable de riesgos, han sido esenciales en los avances conseguidos hasta hoy por esta Región, entonces la apuesta por la calidad y la innovación, que constantemente se manifiesta en vuestro suelo y la eficacia de vuestro empeño en situaros a la cabeza de los sectores y procesos que definen el futuro de nuestra civilización serán las claves del futuro.

No quiero terminar estas palabras sin hacer nuevamente mención a la población inmigrante en esta tierra.

Antes y a lo largo de esta visita he recibido información puntual y amplia de su situación, tanto por parte de las Autoridades como por las personas con las que he tenido encuentros y reuniones. En estos días he tenido también la ocasión de comprobar la mejor voluntad en lograr su inserción ordenada y equilibrada en nuestra economía y en nuestro sistema de convivencia, en el marco de nuestras leyes, cuyo respeto es la mayor garantía del Estado de Derecho. Ahora quisiera resaltar que los abusos que se hayan podido cometer no pueden extrapolarse al conjunto de vuestra sociedad, distorsionando la imagen de Murcia, que ha acogido mayoritariamente a esta población de forma solidaria, generosa y hospitalaria.

Deseo sinceramente que este nuevo siglo os traiga respuestas favorables a vuestras legítimas aspiraciones, y estoy convencido de que sabréis, como hasta ahora, convertirlas en nuevas posibilidades de bienestar para la Región de Murcia y para España entera.

Podéis estar seguros de que seguiré con interés este vuestro empeño, al que me siento directamente vinculado no sólo como una obligación mas de mi condición de Heredero de la Corona sino también en justa correspondencia al afecto con el que me habéis recibido y que sabéis que yo también os profeso.

Itzuli Hitzaldiak atalera
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+