Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Jarduerak eta agenda
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+

Palabras de Su Alteza Real el Príncipe de Asturias en la inauguración del VII Foro de Inversiones y Cooperación Empresarial España-Marruecos

Marruecos(Casablanca), 19.06.2012

E

s un placer y un honor dirigirme a todos ustedes con ocasión de la inauguración del VII Foro de Inversiones y Cooperación Empresarial España-Marruecos, un eslabón más en la cadena de encuentros de este tipo -como los celebrados anteriormente en las ciudades de Tánger y de Casablanca- que unen a nuestros países, a nuestras sociedades, en la búsqueda común de más desarrollo y bienestar.

La apuesta del ICEX por este tipo de foros en el Reino de Marruecos junto a la importante representación de empresarios de ambos países que hoy nos acompañan son ejemplo, tanto del buen momento por el que atraviesan las relaciones económicas entre nuestros países, como de la firme voluntad que compartimos por continuar buscando y ampliando espacios para el desarrollo de proyectos que nos interesen y beneficien mutuamente.

Por ello, quiero expresar mi agradecimiento, en primer lugar, a S. M. el Rey Mohamed VI por la hospitalidad y el afecto con que una vez más he sido recibido; gratitud que transmito igualmente al Príncipe Mulay Rachid. Doy las gracias asimismo al Jefe de Gobierno, S. E. Sr. Benkirane y a las autoridades marroquíes con ocasión de mi visita a este querido país. Los lazos profundos de cercanía y amistad que nos unen se han forjado a través de una historia larga, rica y compleja; y se refuerzan día a día gracias a las relaciones privilegiadas de buen entendimiento y vecindad que mantenemos los Reinos de España y de Marruecos.

Este Foro tiene lugar en un momento de cambios para el mundoárabe en general y para Marruecos en particular. Marruecos siempre encontrará en España un aliado leal y comprometido para apoyar sus esfuerzos en losámbitos político, económico y social. Para los españoles es del mayor interés contar como vecinos con un Marruecos cada día más próspero. Al igual que para los marroquíes lo es también que España y el conjunto de Europa encaucemos y superemos la crisis económica y financiera actual.

El Reino de Marruecos es uno de los principales receptores de la Ayuda Oficial al Desarrollo de la cooperación española, con unas cifras de desembolso que en losúltimos años se han situado de media en los 100 millones de euros. En losúltimos años esta ayuda ha priorizado todos aquellos programas estrechamente vinculados con servicios sociales básicos como la salud y la educación, así como en otrosámbitos de actuación que inciden directamente en el desarrollo económico, como son la buena gobernanza y el crecimiento económico para la reducción de la pobreza.

A este esfuerzo financiero se unen: más de 500 millones de euros que, en forma de créditos concesionales, el Estado español puso a disposición del Gobierno marroquí en laúltima Cumbre bilateral, compromiso recientemente renovado; así como casi 100 millones de euros destinados a Programas de conversión de deuda por inversiones públicas y privadas. Esta es una señal indiscutible de que el Reino de España quiere estar al lado del Reino de Marruecos en su proceso de modernización y desarrollo, de la misma forma que estamos juntos en tantos otros temas de interés común, como la gestión de los flujos migratorios o la cooperación en materia judicial y policial, por poner algunos ejemplos.

En esta semana se celebra el Día del Español, una fiesta con la que los hispanohablantes queremos conmemorar y celebrar la importancia del español como lengua internacional que compartimos ya una comunidad de cerca de 500 millones de ciudadanos en todo el mundo, y que, por cierto, tanto le debe a la influencia de la lenguaárabe.

En Marruecos hay más de cinco millones de hispanohablantes, a los que debemos sumar el casi millón de marroquíes que ahora viven en nuestro país. Es preciso aprovechar el ingreso del Reino de Marruecos, en 2010, como observador en la Conferencia Iberoamericana para que el español, con un importante arraigo ya en este querido país, permita a través de una mayor presencia y difusión, avanzar en un mejor conocimiento mutuo.

A esta tarea está contribuyendo con notableéxito la mayor red educativa que España tiene en el mundo, con 11 Colegios e Institutos, así como la mayor red de Institutos Cervantes, junto con Brasil, con 6 centros -en Tánger, Tetuán, Fez, Rabat, Casablanca y Marrakech- y 6 antenas -en Larache, Chauen, Meknes, Nador, Agadir y Essaouira. A ello se suma la red educativa marroquí en la que el español está cada vez más presente, de forma que hoy son ya casi 100.000 los niños y niñas marroquíes que estudian español.

Esta presencia cultural de España en Marruecos no se agota con la labor de los Centros Cervantes, hay muchas otras instituciones y proyectos dedicados a estrechar las relaciones culturales hispano-marroquíes. Cerca de donde nos encontramos, y en el marco de la Bienal de Casablanca, se puede apreciar en la exposición "Premios Delta: 50 años con el diseño 1960-2010" la evolución del diseño español, unámbito en el que España es puntera.

Tratándoseéste de un acto empresarial, quiero también destacar losúltimos datos del Informe "Haciendo negocios en el Mundoárabe 2012", publicado por el Banco Mundial a finales de mayo y presentado en Casablanca hace pocos días, en el que se señala al Reino de Marruecos como el país que mayor número de reformas ha emprendido a nivel mundial para facilitar el clima de negocios en 2011.

Como ha señalado acertadamente el Jefe del Gobierno, Sr. Benkirane, esas reformas no deben entenderseúnicamente como un medio para mejorar la competitividad de la economía marroquí, sino que deben servir también para alcanzar otras metas más altas relacionadas con el desarrollo social, reforzando la cohesión económica, social y territorial.

Lo anterior pasa, sin duda, por seguir eliminando obstáculos al crecimiento y mejorando el clima para la atracción de inversión extranjera, tan necesaria para acompañar los ambiciosos programas puestos en marcha enáreas importantes como las infraestructuras, el saneamiento de aguas, la modernización del sector agrícola o las energías renovables.

Permítanme recordar que, en todas estasáreas y en muchas otras, España ha experimentado en losúltimos años un extraordinario crecimiento, fruto de un proceso similar al que afronta actualmente Marruecos y del que surgen no pocas sinergias que podemos y debemos aprovechar en beneficio mutuo. Y aunque la realidad de la crisis no deja de recordarnos que vivimos momentos difíciles, lo cierto es que nuestras empresas han adquirido en estosúltimos años una experiencia y capacidad fundamentales que les ha permitido -y les permite- competir con fuerza y solidez, y liderar proyectos relevantes en el escenario internacional.

Las empresas españolas construyen, gestionan y mantienen líneas de transmisión energética en muchos países del mundo; facilitan el suministro de agua corriente a millones de personas; construyen y gestionan autopistas; exportan material rodante ferroviario; gestionan aeropuertos; construyen líneas de alta velocidad; y realizan proyectos de ingeniería por todos los rincones del planeta. Han adquirido o participado también en el capital de compañías eléctricas, petrolíferas, de telecomunicaciones y entidades financieras en muy diversas zonas geográficas. Y en todos estosámbitos de actuación han demostrado ser socios fiables y capaces de ofrecer soluciones adaptadas a las necesidades que cada situación demanda.

Marruecos ha sido testigo privilegiado de esta presencia internacional con vocación de permanencia de las empresas españolas y se ha consolidado como primer destino de nuestra inversión en el continente africano, con más de 700 empresas españolas, presentes en prácticamente todos los sectores de actividad.

De enorme trascendencia fue el Acuerdo de Asociación con la UE del año 1996, reforzado con el Estatuto Avanzado otorgado en 2008 y que reconoce al Reino de Marruecos como socio estratégico e interlocutor privilegiado de la UE. Así se señaló en la I Cumbre UE-Marruecos, celebrada en Granada en el 2010, durante laúltima presidencia española, y en elúltimo Consejo de Asociación UE-Marruecos donde se resalta el carácter singular y estratégico de estas relaciones dado el relevante papel que juega el Reino de Marruecos no sólo en el Magreb y en el resto del Continente africano, sino también en toda la región mediterránea.

Nuestro comercio bilateral también ha dado en losúltimos años un importante salto cuantitativo. Sirva como dato ilustrativo que las exportaciones de España a Marruecos han crecido más del 240% entre 2002 y 2011, y que las compras españolas a Marruecos lo han hecho en más del 215%. Marruecos ha pasado así a ser nuestro 2º mercado de exportación fuera de Europa, sólo detrás de Estados Unidos. España le vende a Marruecos más que a China, Brasil, México, Japón o la India. Mientras que somos, a su vez, el primer cliente para Marruecos a nivel mundial.

El próximo mes de septiembre celebraremos la décima RAN, la primera entre los nuevos Gobiernos formados después de las elecciones legislativas en los dos países. Esta Cumbre coincidirá, además, con los 20 años del Tratado de Amistad, Buena Vecindad y Cooperación, suscrito entre los Reinos de España y de Marruecos. Será una magnífica ocasión para profundizar y reforzar aún más si cabe nuestra relación estratégica y para que el diálogo y la cooperación sigan siendo la herramienta central de nuestro trabajo.

Hemos recorrido juntos un importante camino en el fortalecimiento de nuestras relaciones, gracias al sólido entramado institucional que se ha ido tejiendo, al interés creciente de nuestras sociedades y al enorme esfuerzo con el que las empresas se dedican a establecer vínculos sólidos y duraderos, apostando por el futuro marroquí y buscando el beneficio mutuo.

Este Foro ofrece de nuevo una inmejorable ocasión para confirmar esa realidad. Las empresas españolas asistentes van a tener una magnífica oportunidad para establecer contactos y explicar sus capacidades de actuación a potenciales socios marroquíes, con los que sin duda comparten la aspiración de conducir negocios en un contexto de respeto e igualdad.

Para terminar les transmito mi profundo deseo de que compartan esfuerzos, convicción, ilusión y confianza para continuar reforzando nuestras relaciones económicas y fortaleciendo la solidaridad y el progreso social en ambos países. En esa tarea, les deseo a todos el mayor de loséxitos.

Muchas gracias.

Itzuli Hitzaldiak atalera
  • Escuchar
  • Imprimir la página
  • Enviar a un amigo
  • Suscribirse al RSS de la página
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Google+